Menú

Alberto Fernández: "La conjura ya no está en la mezquita de la esquina, está en el ciberespacio"

Uno de los mayores expertos del mundo en la propaganda yihadista ha pasado por Madrid explicando las claves de la actuación de EI en las redes.

0
Uno de los mayores expertos del mundo en la propaganda yihadista ha pasado por Madrid explicando las claves de la actuación de EI en las redes.
Fernández, atendiendo a los medios en Madrid | C.Jordá/LD

Los atentados de París pueden estar marcando "un momento interesante en la historia del Estado Islámico" según Alberto Fernández, uno de los mayores expertos americanos en el terrorismo yihadista y, sobre todo, en sus estrategias de comunicación. Fernández, nacido en Cuba, ha sido prácticamente de todo en el departamento de Exteriores de Estados Unidos, incluyendo puestos relevantes en embajadas como Jordania, Siria o Afganistán, el de embajador en Guinea Ecuatorial y, sobre todo, durante tres años –hasta mayo de este 2015- ha sido coordinador del Centro Estratégico de Comunicaciones Contraterroristas, CSCC por sus siglas en inglés.

A pesar de que ya no trabaja para el gobierno americano –ahora es vicepresidente del prestigioso MEMRI- Fernández ha estado este martes en la Embajada estadounidense en Madrid en un encuentro con un pequeño grupo de periodistas españoles en el que se ha hablado de los atentados de París y, sobre todo, de la estrategia de propaganda del califato terrorista.

Para empezar, y a la luz de lo ocurrido en Francia, Fernández explica que la situación del Estado Islámico es contradictoria: por un lado en el terreno han empezado a sufrir sus primeras derrotas militares –como ser expulsados de la estratégica ciudad de Sinjar en el norte de Irak- y han tenido "bajas significativas como la de Yihad John", aunque tampoco sean "personajes esenciales". En resumen, "la presión en su contra va en aumento". Sin embargo, la otra cara del EI, su gran maquinaria de propaganda en internet, lo que los expertos han dado en llamar "el califato virtual" goza de muy buena salud.

Así, mientras que por un lado el atentado de París de este viernes puede ser "un gesto de desesperación", también cabe la posibilidad de que acabe siendo "un éxito a la hora de hacer más masivo su mensaje", un mensaje que "tiene mucho poder y mucha potencia".

Otro aspecto que aún es imposible dilucidar es si los atentados son un cambio en una organización que hasta ahora se había centrado en establecerse y fortalecerse en el territorio que controla en lugar de atacar a Occidente, al que por supuesto odia pero que hasta ahora estaba postergado para una fase posterior de su lucha. ¿Ya no es así? ¿Sigue siendo esa la estrategia y simplemente lo de París ha sido una oportunidad aislada que se ha querido aprovechar? Por el momento es imposible saberlo.

La estrategia de EI en Internet

Ese "califato virtual" ha sido y es una de las claves del éxito de EI y de su capacidad para captar militantes. Alberto Fernández nos explica algunas de sus claves: "La buena propaganda tiene tres rasgos: velocidad, veneno y, sobre todo, volumen". Esta última es su secreto hasta el momento: "Para el nicho ideológico al que se dirigen logran un volumen mucho mayor que el que pueden reunir Estados Unidos, el resto de Occidente y todos los países árabes amigos juntos".

Según Fernández el cambio se produce en 2013, cuando EI se enseñoreó de un ámbito más amplio y ya preexistente: el "submundo salafista virtual" que hace que "la conjura -el proceso de radicalización y fanatización-, ya no está en la mezquita de la esquina, está en el ciberespacio y allí nunca se han tenido los recursos suficientes para una respuesta del tamaño necesario, a pesar de que eso es algo que resultaría tan caro".

También hay errores clave en lo que podríamos denominar la narrativa: "Siria es una de las cosas que más prestigio da a EI y en las voces en su contra no se ha escuchado mucho al pueblo sirio", comenta Fernández, recordando que si quiere ser efectiva, la contrapropaganda "tiene que llegar a través de la voz correcta: musulmán, árabe y suní, si se lo dice un kurdo o un chiíta lo van a desechar de entrada".

Los "ministerios de EI"

Uno de los aciertos del EI ha sido darse cuenta de que no pueden controlar todo su mensaje desde el principio hasta el final –tal y como sí hacía Al Qaeda-, así que se centra en generarlos y en su primera puesta en el ciberespacio, y a partir de ahí es una legión de "miles de voluntarios y fanboys" la que les da relevancia y lo repite hasta la saciedad.

Ni siquiera la elaboración de vídeos está completamente centralizada: "Hay un gran ministerio de propaganda para todo el EI, dividido en dos departamentos que producen contenidos en árabe y en otros idiomas, pero cada una de las provincias tiene también su propio organismo bastante autónomo". Aunque Fernández cree que deben tener "una especie de libro de estilo" porque todo el material tiene bastante semejanza estilística.

A pesar de eso, también hay competencia entre ellos y algunas regiones están especializadas: "En Mosul, por ejemplo, son los más sádicos, en otras provincias se centran más en los mensajes positivos".

El modelo es muy diferente al de Al Qaeda, pero curiosamente algunas de las sucursales de este grupo terrorista están copiándolo: "La que mejor lo hace es el Frente de Al Nusra", la filial que opera en Siria.

Sin embargo, pese a la sofisticación y la eficacia del sistema también cosechan fracasos, de hecho varios en los últimos meses, como su campaña de vídeos para evitar el flujo de inmigración desde Siria a Europa, "llegaron a hacer ocho o nueve vídeos y el resultado ha sido que nadie les ha hecho caso", explica Fernández.

Escuchando lo que Fernández nos cuenta sobre el "Califato Vitual" la amenaza de Anonymous –que le ha declarado la "ciberguerra" a EI- parece cobrar una relevancia que quizá no le habíamos dado antes. Le preguntamos sobre ello al experto y su respuesta, desde luego, no descarta que sí haya consecuencias: "Primero habría que saber quién es Anonymous y qué están dispuestos a hacer, pero aunque todavía es temprano para decirlo sí podría ser importante". Mientras tanto, hay otras cosas que pueden serlo también, como la respuesta de las grandes compañías de la red, que también está mejorando: "Facebook está empezando a hacerlo muy bien, reaccionando con rapidez y contundencia, a Twitter y YouTube les cuesta un poco más".

Facebook, Twitter, You Tube o Telegram, la aplicación que está resultando especialmente exitosa en los países árabes: extraños frentes de batalla para la que probablemente será la guerra más importante del S. XXI.

En Internacional

    0
    comentarios

    Servicios