Menú

Madrid

La referencia de Ayuso a Zapatero y Tomás Gómez que no se esperaba el PSOE

La izquierda en bloque se agarra a la política fiscal del Gobierno madrileño para trata de desgastar a Isabel Díaz Ayuso.

La izquierda en bloque se agarra a la política fiscal del Gobierno madrileño para trata de desgastar a Isabel Díaz Ayuso.

La izquierda en Madrid cree haber encontrado un filón para tratar de desgastar a Isabel Díaz Ayuso, que en las pasadas elecciones consiguió más votos que todos los partidos que la conforman juntos y que las encuestas dan como clara vencedora en las próximas elecciones autonómicas de 2023.

Y es que si la política fiscal siempre ha sido un tema de confrontación entre la oposición y el Gobierno de la Comunidad de Madrid, los nuevos anuncios llevados a cabo por autonomías gobernadas por el PP - como Andalucía, fundamentalmente, pero también Murcia- siguiendo la senda emprendida por la región, han provocado que Más Madrid, PSOE y Podemos se conjuren en torno a ella, convencidos todos de que éste es un asunto que puede dañar al Ejecutivo madrileño.

El "paraíso" de Ayuso

"Vivimos en un paraíso de los suyos. En su paraíso entran los que tienen dinero para llevar a sus hijos a un colegio privado pero no entran los que no tienen plaza en un colegio público en su barrio. Entran los que tienen escaparates en la milla de oro. Entra usted que es amante de los atascos. Entró Toni Cantó en su paraíso y no sé qué vio dentro pero se ha marchado", le espetó en primer lugar la coportavoz de Unidas-Podemos durante la primera sesión de control de este nuevo curso.

A juicio de Alejandra Jacinto, su paraíso tiene "reservado el derecho de admisión" y cada día "deja a más gente fuera". "Somos muchos más fuera. Agárrese, Ayuso, porque yo sé lo que es un desalojo pero en mayo lo va a saber usted".

Tanto Jacinto como la portavoz de Más Madrid afearon a la presidenta madrileña su comentario en Twitter, nada más conocerse el anuncio de Juanma Moreno, que decía: "Andaluces, bienvenidos al paraíso".

"Al paraíso fiscal, supongo", le espetó Mónica García, que se preguntó "por qué llamarlo ‘no hay pediatras en este centro’ si ustedes pueden llamarlo ‘paraíso fiscal’; por qué llamarlo ‘la próxima cita disponible es en enero de 2023’ si lo pueden llamar ‘paraíso fiscal’; por qué llamarlo ‘900 euros de alquiler por 45 metros cuadrados’ si pueden llamarlo ‘paraíso fiscal’".

Para la jefa de la oposición, el Ejecutivo del PP "no fomenta los paraísos fiscales" sino que "fomenta a los parásitos fiscales, que son aquellos ricos que dejan de contribuir por la gorra a costa de degradar nuestros servicios públicos". Y, "mientras rinden pleitesía" a los millonarios, dijo, "abandonan" a los mayores, a las familias de la línea 7B del Metro o a las personas que están en una lista de espera en la Sanidad.

"Habló de impuestos lejos de mí"

Pero fue tras la intervención del portavoz del PSOE cuando se produjo una respuesta demoledora por parte de Ayuso. Y es que los impuestos conforman el eje sobre el que pivota el discurso de Juan Lobato, quien constantemente reta a la presidenta madrileña a mantener un debate sobre ellos.

"Habló de impuestos esta semana, lejos de la Asamblea, lejos de mí...", comenzó reprochando este jueves el socialista. "Ya sé que su mayor pesadilla es hablar de impuestos conmigo, se le nota mucho. Pero le diré una cosa: cada vez que manipule hablando de impuestos, ahí estaré yo para explicar su fraude fiscal masivo a las clases medias de esta Comunidad".

El flamante candidato madrileño de Pedro Sánchez en los próximos comicios le reprochó que hable de "sistema fiscal justo". Será "justo -le dijo- para regalar 992 millones a unos pocos cientos de multimillonarios…, ¿a cambio de qué? Ni de unas pequeñas migajas a más del 90% de la población". Y ya con el semblante y el tono más serio, le espetó: "Cada millón que usted regala es un peor trato en las residencias de mayores; es un aumento en las listas de espera. Cada millón que usted regala son menos profesores, peores ratios, menos plazas de FP".

Así las cosas, Lobato volvió a instar a la jefa del Ejecutivo autonómico a tener "un cara a cara en materia fiscal". "Donde usted quiera: aquí, en su Telemadrid… Incluso con Carlos Alsina", añadió en referencia a una entrevista que concedió la presidenta al presentador de Más de uno, de Onda Cero, y en donde para muchos salió mal parada. "Donde usted quiera y cuando quiera", le ofreció entre el aplauso de su bancada.

Lo que decían Zapatero y Tomás Gómez

Díaz Ayuso recogió el guante en su turno de réplica. "A la hora de hablar de impuestos y de patrimonios lo único que le pido es un poco de coherencia a su proyecto político, que no hace otra cosa más que perjudicar a todos los intereses de la Comunidad Madrid".

Y para ilustrar esa incoherencia que achaca al portavoz socialista decidió tirar de hemeroteca y citar al expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y al que fuera secretario general del PSOE madrileño, Tomás Gómez. Ambos abogaron hace ya 15 años por suprimir el impuesto de Patrimonio.

"Hay que eliminar el Impuesto de Patrimonio ya que afecta de manera especial a las clases medias. Su supresión permitirá a España unirse al grupo de países europeos que lo han eliminado y esta medida garantiza la igualdad de todos los españoles. Una política de reducción fiscal acertada y progresiva pretende buscar eficiencia y estimular el ahorro y que los ingresos incluso aumenten. Este tributo, el de Patrimonio, es transitorio, extraordinario, y su supresión es un estímulo para que en este país no se penalice el ahorro que representa el pago del impuesto" (El País, 4 de diciembre de 2007. José Luis Rodríguez Zapatero)".

"La eliminación del Impuesto de Patrimonio es un proyecto progresista porque trata de que los madrileños no paguen un impuesto injusto que nació con carácter causal, censal y no tributario, que tiene sólo fines recaudatorios porque grava dos veces la misma cosa. Afecta sólo a las clases medias, ya que los grandes patrimonios eluden el pago mediante sociedades fiscales" (El País, 18 de septiembre de 2007, Tomás Gómez).

Tras estos devastadores textuales, Ayuso le pidió que dedique un poco más de tiempo a prepararse los debates. "Por cierto, ya estamos debatiendo de impuestos. Traiga otra pregunta la semana que viene y seguiremos aquí", concluyó.

El PP madrileño combate el discurso

Quien también se empleó a fondo en defender las políticas económicas del Ejecutivo madrileño fue el portavoz parlamentario del PP. Pedro Muñoz Abrines explicó que "en un escenario de inflación hay que bajar impuestos" que graban la energía y los productos básicos.

Y hay que hacerlo "para ayudar a la gente a llegar a fin de mes, al menos durante todo el invierno". Y es que, expuso el diputado popular, "todo el mundo sabe que bajar impuestos estimula la economía y que subirlos frena el crecimiento". Así, "en un escenario de posible recesión, parece que lo lógico y razonable sea bajar y no subir".

A diferencia de lo que sucede en Madrid, "en España hay un Gobierno y hay una izquierda que ha hecho de los mantras, de la improvisación y de la hipocresía su seña de identidad. Si el PP solicita bajar el impuesto a la luz y el gas, es una irresponsabilidad. Pero eso sí, meses después, si lo hace el presidente del Gobierno, es todo un ejemplo".

Abrines puso más ejemplos: "Defender la autonomía fiscal de Madrid o Andalucía, es de derecha insolidaria. Eso sí, defender la de Cataluña y el País Vasco es federalismo progre y moderno. Si Zapatero defiende la supresión del impuesto de Patrimonio, es justicia social; si lo hace el PP de Madrid o Andalucía, es un fraude a las clases bajas y un regalo a los ricos".

El portavoz popular recordó también que "el pasado martes el señor Lobato dejó en evidencia a todos sus compañeros socialistas porque dijo que es falso que haya movilidad de millonarios entre regiones. Vino a decir que eliminar el impuesto de Patrimonio no perjudica a otras regiones. Gracias por reconocer que el señor Sánchez y los presidentes autonómicos de izquierda mienten cuando hablan de dumping fiscal y de competencia desleal". También es falso, añadió, que se perjudique a los servicios públicos "porque un impuesto que representa al 0,6% de la recaudación total del Estado no puede marcar nunca la diferencia".

Así, "si al final resulta que no hay fuga de ricos, como dice el señor Lobato, lo que le preocupa a los presidentes autonómicos es la comparación de políticas y, por lo tanto, perder elecciones y perder el poder".

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador