Menú

Portero acusa a Zapatero de impulsar la Alianza de Civilizaciones para que los islamistas "apunten a otro lado"

Florentino Portero, analista del GEES, ha dicho a "La Mañana" de la COPE que la iniciativa Alianza de Civilizaciones que impulsa el Gobierno español es un "proyecto diplomático" para trasladar al mundo islamista que una parte de Occidente está dispuesto a hacer "concesiones importantes" con "tal de que no nos apunten a nosotros, sino que apunten a otro lugar". Ese, subrayó, es el espíritu del proyecto que en Turquía ha impulsado el fin de semana el presidente José Luis Rodríguez Zapatero. Alertó que la consecuencia final a largo plazo es que en los países occidentales se logre aplicar la "sharia" o el doble marco jurídico dentro del propio Estado.

0
(Libertad Digital) En una entrevista concedida al programa "La Mañana" de la cadena COPE, Florentino Portero, analista del Grupo de Estudios Estratégicos (GEES), dijo que la iniciativa "Alianza de Civilizaciones" es un proyecto diplomático a través del cual el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, "representando a algunos españoles y algunos europeos", trata de ensayar, en términos históricos, una "estratégica de pacificación". Explicó que ello "no es otra cosa que decir: `mire, dentro de Europa nosotros no estamos en contra de ustedes. No hay ninguna lucha de civilizaciones, encontronazo o cosa que se le parezca. Nosotros estamos dispuestos a hacer concesiones importantes a ustedes con tal de que ustedes no nos apunten a nosotros, sino que apunten a otro lugar".
 
Recordó que ese "apuntar para otro lado" le recuerda a "una conversación" que tuvieron el dirigente de Esquerra Republicana de Cataluña, Carord Rovira, "con un etarra". La Alianza de Civilizaciones, opinó, "tiene mucho que ver con ese espíritu" al que incluso bautizó como el "Eje Perpiñan-Estambul", ciudad turca visitada el fin de semana por  Zapatero para encabezar, junto con el primer ministro Recep Tayyip Erdogan, la cuarta reunión de alto nivel.
 
Señaló que del "espíritu de la Alianza" hay "un ejemplo muy bonito" en un artículo periodístico firmado conjuntamente Zapatero y Erdogan a raíz de la crisis de las viñetas. En aquel texto, apuntó, un primer ministro europeo pedía a los periodistas autocensura y no molestar a los musulmanes. "Jamás se le hubiera ocurrido decir lo mismo cuando los medios europeos y particularmente los españoles hacen comentarios absolutamente ofensivos a la iglesia católica, a las iglesias cristianas no digamos ya a los judíos. En ese caso la libertad está totalmente justificada, pero en el caso del mundo musulmán habría que autocensurarse".
 
El analista destacó que las citadas concesiones adelantan otras que se van a plantear en los próximos años y "que ya estamos viéndolo" en países con una importante comunidad islámica que apunta a la "Sharia", es decir, al doble marco jurídico dentro de un solo Estado. Mencionó que hace poco Canadá celebró un  referéndum para decidir si se aplicaba o no la Sharia: "votaron que no, pero esto mismo es lo que vamos a ver en los próximos diez, quince o veinte años en Europa". Lamentó que en ese caso el Gobierno de España sea el más dispuesto, pero, aunque la comunidad musulmana crece rápidamente todavía es reciente y no tiene una conciencia de migración ni hay segunda generación. "Por tanto, en España tardaremos un poco de ver esas cosas".
 
El analistas del GEES subrayó que, desde la perspectiva del mundo árabe, la estrategia de la Alianza de Civilizaciones viene a decir que "nosotros no creemos que determinados valores o los derechos humanos tengan carácter universal sino que son relativos a una cultura o civilización. Por lo tanto, nosotros los europeos no vamos a molestar a los árabes sobre su respeto a los derechos humanos, sobre su respeto al marco constitucional o a una democracia, esas son cosas internas".
 
Por otra parte, critico que Erdogan vaya a ausentarse de Turquía justo en la visita del Papa Benedicto XVI poniendo como pretexto la asistencia a una cumbre de la OTAN. Portero explicó que en la figura del primer ministro turco confluye la paradoja lingüística de hablar de "islamista moderado". Un islamista, dijo, es un "radical musulmán" a diferencia de islámico que "sería un musulmán normal". Erdogan, afirmó, es un "radical que cree en la transformación del Estado-nación que heredó a un Estado mucho más involucrado en la aplicación de la `sharia´. Por ello, desde su ambiente familiar resulta intolerable la presencia del Papa y por lo tanto se va".
 
Acusó a Zapatero de ir a Turquía, defienda la entrada de ese país a la Unión Europea. Lamentó que mientras la comunidad europea está girando en el rechazo al ingreso turco, a pesar del crecimiento económico, el presidente en vez de ir a defender la posición común europea, "va allí a dar alas a un señor que es islamista, que da la espalda al Papa".

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios