Menú

Rajoy se despide de Zapatero y pasa al ataque del "hoy líder del PSOE"

Estocada final de Rajoy a Zapatero en sesión plenaria. El anuncio estrella del presidente le sirvió también para, por primera vez, cargar contra Rubalcaba.

0
Estocada final de Rajoy a Zapatero en sesión plenaria. El anuncio estrella del presidente le sirvió también para, por primera vez, cargar contra Rubalcaba.
Rajoy llega al Congreso con Moragas | Tarek/PP

Consciente de que tal vez haya sido su último rifirrafe contra José Luis Rodríguez Zapatero, Mariano Rajoy quiso echarle en cara al presidente toda su gestión económica, motivo esencial por el que España todavía no ha salido, en su opinión, del túnel de la recesión.

El líder de los populares sabía que Zapatero llevaba debajo del brazo su última medida estrella, aquella con la que se pretendía vender a la opinión pública como referente del consenso: una reforma de la Constitución para establecer una regla de estabilidad del gasto. El propio jefe del Ejecutivo ya se lo había advertido antes del pleno y el líder de los populares le había dado su plácet.

Ahora bien, esta vez Rajoy tenía un AS en la manga para dejar claro a todos que, más que un gran hombre de Estado, Zapatero debe de pasar a la historia por su oportunismo. Y es que, se encargó de recordar desde la tribuna, el Partido Popular ya propuso por primera vez esta reforma el 25 de junio de 2011, hace más de un año. "Creo que habría que haberlo hecho ya y las cosas nos habían ido mejor", sentenció, ante los aplausos de una bancada popular que vio en este golpe magistral la estocada final a Zapatero.

Pero es que, para rematar, el jefe de los populares utilizó este mismo hilo conductor para hacer lo que nunca antes había hecho en sesión plenaria: atacar a su rival en las urnas, Alfredo Pérez Rubalcaba. Y lo hizo para rememorar que, cuando el PP planteó esta reforma constitucional, el ex ministro se opuso a la medida con un sinfín de descalificaciones:

"Como todos sabemos la Constitución es una Ley que se cambia fácilmente y en un plis plas va a acabar con la crisis", se mofó Rubalcaba.

"Gracias y chanzas" del "hoy líder del PSOE", destacó Rajoy, para a renglón seguido ironizar: "Me pregunto si esta persona que demostró un alarde de conocimientos sin parangón ha cambiado de opinión".

Ataque total contra el Gobierno

Hecho este primer análisis, Rajoy se lanzó a la yugular cumpliendo así las previsiones de que iba a ser "crítico" con el Ejecutivo. El líder de los populares no dejó pilar económico sin tocar -muchos fueron los reproches a Elena Salgado- porque, en voz de un asesor, "es necesario que la gente sepa lo que está ocurriendo en España".

Un panorama que empeora cuando, a ojos del PP, el Gobierno saliente no coge el toro por los cuernos y sigue planteando "parches" y no un plan global. Traducido: algunas medidas neutras, otras que no sirven y la mayoría malas. De ahí la abstención en la votación del pleno extraordinario: "El Gobierno debería de traer un programa serio para serenar a nuestros acreedores, pero trae un nuevo paquete heterogéneo que se suma a los incontables paquetes fugaces que ha presentado ya", arguyó.

No se quedó ahí: "No es fácil recordar cuántos han sido los paquetes de planes anti-crisis, incontables, fugaces y estériles, que se nos han ofrecido. Señorías, se los voy a recordar: cuarenta. Lo que sí que es fácil recordar son sus resultados: 2.122.100 puestos de trabajo destruidos, 2.452.200 parados más y una economía que en este mes de agosto ha necesitado un recurso tan excepcional como que el Banco Central Europeo compre deuda".

Emplaza a Zapatero al "traspaso de poderes"

El líder popular se centró en especial en el intento de robo que, como adelantó en la víspera Soraya Sáenz de Santamaría, intenta perpetrar el Gobierno con los "pagos fraccionados" de las grandes empresas. "Le agradecería que todas las decisiones con tiempo futuro y que afectara a los -próximos- gobiernos las pactara", le sugirió en forma de claro ninguneo, para apuntalar: "Me gustaría poder decir, en su momento, que éste fue un Gobierno, encabezado por su presidente, modélico a la hora de gestionar el traspaso de poderes".

"Los gobiernos que puedan venir...", y que, según todas las encuestas, será de color azul. De hecho, y en ese traje de presidente en el que Rajoy se siente tan cómodo, lanzó su particular anuncio de precampaña: prorrogará doce meses la rebaja del IVA al cuatro por ciento para la compra de vivienda.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 11 comentarios guardados

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation