Menú
FRACASOS Y VICTORIAS

Los ganadores y perdedores de la otra liga del 20-N

   

Más allá de los ganadores y perdedores evidentes (Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba) el 20-N se ha llevado por delante muchas aspiraciones electorales, y ha consumado el éxito de otras.

Estos son los (otros) ganadores y perdedores de la cita electoral:

GANADORES

Toni Cantó (UPyD) 

Sin duda, el del actor ha sido uno de los rostros de la victoria de estas elecciones generales. Toni Cantó logró un escaño en el Congreso de los Diputados por la circunscripción de Valencia, comunidad en la que UPyD cosechó más de 144.000 sufragios, siete veces más que en 2007.

Cantó se sentará en el Congreso de los Diputados gracias al enorme carisma que ha exhibido durante toda la campaña, en la que han destacado sus originales propuestas –como pedir el voto a ritmo de rap- y su firme compromiso contra "el despilfarro, las mentiras y la corrupción", según sus propias palabras.

Rosa Díez (UPyD) 

El 20-N ha sido una fecha histórica para Rosa Díez. Más de 1.100.000 españoles confiaron en la sólida propuesta que presentó UPyD, lo que previsiblemente le proporcionará un grupo parlamentario propio en el Congreso de los Diputados. La formación magenta ha conseguido cinco diputados, cuatro por Madrid y uno por Valencia.

Rosa Díez ha valorado estos resultados como un punto de inflexión en la democracia en la que se marca "el fin del bipartidismo". La líder de UPyD ha conseguido todas las victorias que se había propuesto, salvo una que se antojaba imposible: la ley electoral. En virtud de ella, su formación con 1,1 millones de votos tendrá cinco diputados; y CiU 16, a pesar de que tiene 300.000 sufragios menos.

Cayo Lara (IU) 

Al líder de Izquierda Unida no le podían haber salido mejor las cosas. La formación comunista ha pasado de tener 2 diputados en el Congreso a aumentar hasta los 11, principalmente gracias los votos procedentes del descalabro socialista. IU ha conseguido reactivarse en un momento crítico para la formación, haciéndose con más de 1,6 millones de sufragios. Por este motivo, la noche electoral se vivió en la sede de Izquierda Unida como si hubiera tocado la lotería, o cómo lo definió el propio Lara, como "una alegría en casa de los pobres".

Francisco Álvarez Cascos (PAC)

Que un partido fundado diez meses antes de las elecciones generales consiga hacerse con un escaño en el Congreso de los Diputados sólo puede catalogarse como triunfo. El Foro de Ciudadanos de Francisco Álvarez Cascos obtuvo este asiento en el Hemiciclo por la circunscripción de Asturias, comunidad que ya gobierna.

Aún así, este triunfo tuvo una sensación agridulce para la formación, que se quedó sin el escaño que preveía lograr en Madrid lo que llevó a Cascos ha calificar el resultado como "un innegable paso hacia adelante" aunque "más corto" que el que deseaban.

Durán i Lleida (CIU)

La victoria de CiU en la noche electoral ha sido completamente histórica. La formación liderada por Durán i Lleida ha hecho realidad uno de sus mayores anhelos: ser la primera fuerza política en Cataluña en unas Elecciones Generales. Los nacionalistas se han beneficiado del descalabro socialista en la Comunidad, y han aumentado hasta los 16 el número de escaños en el Congreso de los Diputados.

Si UPyD es uno de los mayores perjudicados de la Ley Electoral, CiU es quizás uno de los que más beneficiados salen: tendrá 16 diputados en la Cámara Baja, aunque tenga 300.000 votos menos que UPyD, que se queda con 5. 

PERDEDORES

Josep Anglada (PxC)

Sin duda, Josep Anglada ha sido uno de los perdedores principales de las elecciones al no ver cumplida su aspiración de hacerse con un acta de diputado para el Congreso. Plataforma per Catalunya  obtuvo cerca de 60.000 votos (1,72 %) en Cataluña, pero no ha sido suficiente. Aunque en Barcelona ha cosechado muy buenos resultados, superando el 2% de los sufragios, sufre un importante varapalo en su principal feudo: Vic. Allí se ha quedado con 438 votos, perdiendo más de 2.500 sufragios y cerca de diecisiete puntos.

Patxi López (PSE) 

La situación en la que se queda Patxi López tras las elecciones del 20-N difícilmente podría ser peor. El espectacular resultado cosechado por las opciones nacionalistas PNV y Amaiur deja al presidente autonómico como la tercera opción en el País Vasco, haciendo tambalearse a su Ejecutivo. Los casi 200.000 votos que ha perdido el PSE le sitúan en una complicada tesitura, que cuestiona incluso si podrá terminar el mandato al frente del gobierno del País Vasco.

Carme Chacón (PSC)

Los nefastos resultados del PSC en Cataluña han sido especialmente dañinos para Carme Chacón. La número 1 del PSC era la gran alternativa a Alfredo Pérez Rubalcaba en el caso de que éste sacara unos muy malos resultados electorales, como así ha sido. Sin embargo, el desplome del socialismo catalán ha sido de tal magnitud que se hace difícil pensar que sea su cabeza de lista la que pase a encabezar el partido a nivel nacional.

Juan López de Uralde (Equo)

Mucho ruido y pocas nueces. Así es como puede calificarse finalmente el debut del ecologista Juan López de Uralde y la ex de IU Inés Sabanés, con su formación EQUO. Después de prometérselas muy felices creyendo que se harían con votos de IU, de los indignados y del desacalabro socialista este 20-N se han dado de bruces con la realidad. Finalmente Equo no ha conseguido su anhelado escaño por Madrid, aunque sí entrará en las Cortes gracias a su socio en la Comunidad Valenciana, Compromís, con quien han logrado un diputado."Nosotros no hemos ganado" dijo la coordinadora de campaña en la noche electoral, tras conocerse que se habían hecho con 215.776 de electores.

Miguel Ángel Revilla (PRC)

El batacazo del partido regionalista de Miguel Ángel Revilla ha sido de Órdago. Cuando aún no se había recuperado de la pérdida de la presidencia de Cantabria, el PRC cosecha un pésimo resultado (43.903 sufragios, el 12,54%) y se queda sin representación en el Congreso. El PP le arrebató el Gobierno de la Comunidad, y ahora también los diputados.

Revilla, lejos de responsabilizarse de esta derrota sin paliativos, ha echado la culpa a los medios por seguir "masivamente" a "Rubaljoy" y dejar de lado los regionalismos.

José Antonio Griñán (PSOE) 

Sin duda, el resultado de Andalucía fue uno de los más espectaculares de la noche electoral. Por primera vez en la historia, el PP ganaba las elecciones generales en este feudo socialista, obteniendo un 45,57% de los votos. Estos datos dibujan un futuro negrísimo para el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, que ha podido saborear cómo será la derrota que más que previsiblemente le espera en las autonómicas de marzo.

Íñigo Urkullu (PNV)

A pesar de que el presidente del PNV calificara de "exitosos" los resultados de su partido en las elecciones generales, con los datos en la mano, Urkullo no ha sido ni mucho menos el vencedor en el País Vasco. La irrupción de Amaiur ha dejado a la formación de Urkullu en un segundo plano, con un diputado menos y quedándose como segunda fuerza política del País Vasco.

José Blanco (PSOE) 

El ministro de Fomento ya no es profeta ni en su tierra. La lista del PSOE de Lugo, encabezada por Blanco, se ha pegado uno de los peores batacazos de su historia: ha perdido más de 40.000 votos y un diputado, que se queda el PP. José Blanco será el único representante de su partido en la Cámara Baja. 

 

En España

    0
    comentarios
    Acceda a los 7 comentarios guardados

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador