Menú

Aguirre: "Nos hace falta un PP en plena forma"

La presidenta de la Comunidad y del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, destacó este miércoles que es necesario "un PP en plena forma y perfectamente entrenado" que lidere la reconstrucción "de todo lo que ha roto" Zapatero, empezando por el consenso constitucional.

europa press
0

"Nos hace falta un PP en plena forma, perfectamente entrenado y que todos redoblemos nuestros esfuerzos y nuestro compromiso con los principios y los valores que defiende nuestro partido porque no podemos fallar a todos aquellos cientos de miles de ciudadanos, 1,6 millones en Madrid, que confían en nosotros", manifestó la dirigente autonómica ante la Junta Directiva regional que se reunió este miércoles en Génova.

Desde su punto de vista, los populares tienen que estar "preparados" para liderar la reconstrucción "de lo que ha roto" el presidente del Gobierno, "empezando por el consenso constitucional". "Son muchas las cuestiones que habrá que revisarse en el edificio constitucional de España después del paso del Gobierno de Zapatero", apuntó, al tiempo que consideró que el jefe del Ejecutivo central está dejando una España "irreconocible".

La dirigente autonómica calificó a Zapatero como el presidente "más sectario de la Historia democrática de España" porque "a pesar de contar sólo con una mayoría insuficiente" acometió desde la primera legislatura "una serie de iniciativas que buscaban acabar con el marco constitucional" que los españoles se habían dado en 1978 "del que estaban orgullosos y moderadamente satisfechos". "A Zapatero no le ha preocupado actuar de manera divisiva (desde su primera legislatura) y no ha dudado en poner en práctica reformas constitucionales y legislativas que no llevaba en programa electoral. Y lo más graves es que ha dado pasos que tienen difícil vuelta atrás y han ido hacia ese proyecto nunca confesado claramente de hacer una España federal o confederal", sentenció.

En este marco mencionó el Estatuto de Cataluña que, a su modo de ver, es "una cesión a los nacionalistas de izquierda para mantenerse en La Moncloa y un paso de gigantes en este proyecto no confesado pero real de convertir a España en un estado federal". Aguirre, que también sostuvo que Zapatero se presenta como "el adalid de la modernidad", dijo que el Ejecutivo central sólo tiene la intención de "meter el dedo en el ojo y dividir a la mitad de la sociedad española" con leyes como la de la Memoria Histórica, la denominación de matrimonio a la unión entre homosexuales, la de Igualdad o la del aborto. Además, recalcó que el presidente ha avanzado "hacia un país basado en unos principios que son la herencia del socialismo más antiguo mezclados con algunas recetas de los movimientos anticapitalistas, antiglobalización, antiamericanos, antisemitas...".

La dirigente regional no dejó pasar la oportunidad de reclamar una vez más al Gobierno que emprenda las reformas necesarias para acabar con la crisis económica que afecta a España y advirtió que las medidas que se están tomando hasta ahora son "erróneas".

"Zapatero ha decidido aumentar la deuda hasta extremos asfixiantes, fomentar los gastos no productivos, aplicar políticas keynesianas de abrir zanjas para luego cerrarlas, tapar los fracasos de todos los bancos sin distinguir los buenos de los malos y esparcir grandes dosis de populismo y de demagogia con un discursos en el que él se presenta como la única garantía de conservación del Estado del Bienestar y un discurso en el que amenaza veladamente a los parados con la desaparición de los subsidios si no gobierna él", aseveró.

Frente a ello, manifestó que los hombres y mujeres del PP tienen una responsabilidad "enorme" a la hora de reclamar e intentar poner en marcha las reformas estructurales "que España necesita", entre las que citó la reforma energética, la reforma del marco laboral porque el que está en vigor es "obsoleto y franquista", y reformas educativa, fiscal e institucional. Por ello, argumentó que la convención nacional que el PP celebrará en Barcelona los días 13, 14 y 15 de noviembre será una buena oportunidad para que el partido prepare sus propuestas en materia económica que "se hacen necesarias para los miles de españoles que van al paro cada día y para los miles de jóvenes que están desmoralizados ante la imposibilidad de encontrar un empleo como ocurrió en los 90".

Además de apelar al trabajo para fortalecer al partido, Aguirre mencionó en su discurso la situación que atraviesa el PP debido a la implicación de algunos de sus miembros en la trama de corrupción destapada en el caso Gürtel y, tras recordar que los imputados en Madrid han dejado ya sus escaños, subrayó que la formación ha tenido, tiene y tendrá la honradez como la principal seña de identidad. Como ya ha dicho en más de una ocasión, la presidenta madrileña advirtió que "ninguna organización, empresa privada, institución o partido político está libre de que en su seno alguno de sus miembros abuse de la confianza que en él se deposite". "La nuestra tampoco", indicó.

Así, matizó que la diferencia en estos casos es cómo se actúa contra estas personas "que se corrompen o que delinquen" y mantuvo que en este aspecto, el PP se diferencia de una forma "abismal" de sus adversarios políticos. "Cuento con vuestro apoyo y colaboración para que sigamos siendo inflexibles ante la corrupción y ante quien use la política para su beneficio personal", agregó. Asimismo, mencionó que la honradez del partido "molesta" a los que llevan casi un año "filtrando" conversaciones y escuchas que, dijo, no se sabe "si son legales, si son verdad, si las ordenaron los jueces o si están en el sumario". "A pesar de ello, seguiremos manteniendo la honradez como seña de identidad del partido", concluyó.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 8 comentarios guardados

    Servicios