Menú

Debate de altura en Moncloa: "Canto Amaral en la ducha"

A un año para las elecciones y con cuatro millones de parados, las canciones de Amaral centran la comparecencia del vicepresidente del Gobierno.

0

Un debate político de altura cuyo epicentro no está en los cuatro millones de parados, ni el caso Faisán, ni la guerra de Libia o la fijación de un techo presupuestario para las comunidades autónomas. En el Consejo de Ministros hoy se hablado de música y, en concreto, del single de Amaral 'Sin tí no soy nada'. Muchos creen que esta melodía, que Rubalcaba utilizó en el Congreso para responder a Gil Lázaro, podría ponerle letra a la música sucesoria del PSOE.

Rubalcaba no ocultado que le gusta el grupo maño, dúo con éxitos como Voy a acabar contigo, Pájaros en la cabeza, Son mis amigos, Lo que quiero oír de tu boca, Salir corriendo, No se sabe a donde va oRevolución. Y de ahí que la ridícula cuestión musical haya sido la más repetida en las preguntas dirigidas al vicepresidente y Portavoz del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Primera pregunta: "La cuestión está relacionada con el 'Sin tí no soy nada'. Quería preguntarle si usted cuando la pronunció sabía que se podía convertir en un lema o, en su defecto, si se puede convertir en su particular lema de campaña". Rubalcaba sonreía, pero no lo descartaba: "Bueno, fue una pregunta parlamentaria sin más. Además a mí me gusta mucho Amaral mis amigos no se vieron sorprendidos con semejante...".
 

El tema le divertía a un Rubalcaba que se hacía el interesante al ser preguntado por segunda vez por otro informador: "no me resisto a preguntarle ya por la cuestión musical. Si, por lo que usted pueda saber, el presidente empieza ya a tararear algún tema de Amaral". Se hacía el silencio y las risas. Y el supuesto 'sucesor' contestaba con una palabra: "Brillante".

Un tercer intento por parte de otra periodista pretendía conseguir una reflexión sobre la demora en la decisión de Zapatero cuyo "ruido", decía la periodista, está pudiendo producir "una erosión en la confianza del presidente". Y se lanzaba ya a la piscina: "¿cree usted que España está preparada para un presidente químico, con barba, delgado y que canta Amaral en el Congreso?".

"Que canta Amaral en la ducha",apuntillaba un divertidísimo Rubalcaba que respondía "es poco lo que puedo decir", apelando a que la materia no corresponde a la mesa del Consejo de Ministros. "Pensarán ustedes que es una forma de echar balones fuera, que también...", se reía, "pero hay algo más de fondo y es tratar de respetar los ámbitos institucionales".

"Y poco más puedo decir, a parte de mis gustos musicales que ya son conocidos... hay otros ¿eh? Tengo más...".

La Oreja de Van Gogh y Carlos Urquijo

El vicepresidente evitaba dar una respuesta política reveladora, pero se esmeraba en el titular televisivo. El tema le gusta. Y por eso, en el corrillo (que se produce en contadísimas ocasiones) no ponía reparos en seguir con el tema. "Os sorprenderían mis gustos musicales" le daba coba a la prensa. Desvelaba después que entre ellos no hay heavy metal sino POP español de los 80 y 90: "Carlos Urquijo, La Oreja de Van Gogh".

Terminado ya la rueda de prensa posterior al Consejo, la mayoría de los periodistas echaban pestes de la cuestión musical, aunque bromeaban con las canciones de Rubalcaba (Son mis amigos, de Amaral) y Carmen Chacón (Y si fuera ella, Alejandro Sanz).

Y la pregunta es ¿es esto lo que realmente preocupa a los españoles?

En España

    0
    comentarios
    Acceda a los 9 comentarios guardados

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD