Menú

Estampas de un tiempo político incoherente

Ramón Espinar no ha hecho nada ilegal, pero ha caído en todas las prácticas mafiosillas de la cultura del pelotazo que tanto critica.

Antonio Robles
0

Primera estampa

Es más fácil predicar que dar trigo, al menos para estos predicadores de Podemos, que a poco que nos descuidemos nos dirán con guasa: haz lo que digo, no lo que hago, ¡gilipollas!

El portavoz de Podemos en el Senado, Ramón Espinar, no ha hecho nada ilegal, pero ha caído en todas las prácticas mafiosillas de la cultura del pelotazo que tanto critica. ¿Por qué él, que no reside en Alcobendas, ni tiene posibles para pagar una entrada y la correspondiente hipoteca, es uno de los incluidos en el 15% que la promotora Vitra Madrid se reservaba para otorgar viviendas sociales fuera de los requisitos de concurso público de las restantes 85%, otorgadas por el Ayuntamiento de Alcobendas? Especulen, pero no se rompan el espinazo. Su padre, Ramón Espinar, como consejero de Caja Madrid e imputado por las tarjetas black, coincidió con el alcalde de Alcobendas en dicha entidad, además de conocer al presidente de Vitra, Francisco Navaro, que le otorgó el piso. Casualmente. O al menos eso es lo que tenemos que colegir.

No se rasguen las vestiduras, es el amiguismo ibérico de toda la vida, el compadreo necesario para colocar al cuñado, conseguir contratos ventajosos o dar un pelotazo. Algo muy corriente en nuestros lares. Pero lo lamentable de este caso es que quienes venían a acabar con esas prácticas políticas resulta que las vienen practicando desde la cuna. ¿No era Espinar quien nos aleccionaba a todos con que la vivienda de protección oficial no podría ser utilizada para especular, sino para ayudar a la gente con pocos recursos? Ni siquiera vivió en ella, y de ella se lucró.

De ese trance sólo me quedo con un refrán a la medida: te doy consejos que para mí no quiero; y una máxima de Séneca: lo que las leyes no prohíben debe prohibirlo la honestidad.

Segunda estampa

"Una de las principales lecciones que he podido sacar durante estos casi tres años de responsabilidad política al frente del PSOE es comprender la naturaleza de nuestro país: España es una nación de naciones, Cataluña es una nación de otra nación que es España, como lo es también el País Vasco" (Pedro Sánchez, ex secretario general del PSOE, de lloros y ajustes de cuentas en Sálvame de Luxébole).

¡Vágame dios!, el responsable político del partido que ha gobernado más legislaturas desde la Transición se acaba de enterar de que Cataluña y el País Vasco son naciones y de que es urgente reconocerlo. Mal está llegar a la Secretaría General del PSOE como un indocumentado cualquiera. Así nos va. Peor, que se acabe de dar cuenta de que gudaris y catalanistas nos quieran vender la burra desdentada de las naciones sin Estado. Y ya absolutamente insoportable, que haya caído en el síndrome de Cataluña, o se haya alistado directamente con el diablo para lograr sus ambiciones políticas personales, a costa incluso de la nación.

Por lo que se ve, en la meseta siguen aceptando como pardillos la mercancía podrida del PSC, ese caballo de Troya del nacionalismo en Ferraz.

Tercera estampa

El violador Tomás Pardo, acusado de agredir, robar, violar e intentar asesinar a una mujer aprovechando un permiso penitenciario, ha sido devuelto a la prisión. No es el primer caso, ni es de los peores. Muchos otros violadores han aprovechado permisos carcelarios para violar y asesinar. La rehabilitación de violadores está muy cuestionada. Sobre todo por los hechos. Si los responsables de la Administración, psicólogos y jueces están tan seguros de que tales permisos no serán aprovechados para dañar a nadie, ¿por qué no asumen en sus carnes los daños colaterales de sus decisiones? O lo que es lo mismo, ¿arriesgarían su firma si esta fuera aparejada a la misma condena que recibiera el recluso por quebrarla?

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation