Menú

La clínica es llamativa ya que da fiebre, tos, esputos con sangre, cansancio, etc. Todos estos síntomas nos llevan a pensar que estamos ante una persona infectada por el Mycobacterium Tuberculoso.

Dr. Enrique de la Morena
0

El pasado 24 de Marzo se ha celebrado en todo el mundo el día de la Tuberculosis. Una enfermedad que en España estaba prácticamente erradicada. Tan así era que incluso desaparecieron los llamados hospitales antituberculosos. No obstante, desde hace unos 20 años esta enfermedad ha regresado a España.

El flujo de inmigración hacia nuestro país ha sido uno de los responsables del regreso de la Tuberculosis. También los enfermos de SIDA que por sus condiciones fisiológicas son contagiados por esta bacteria. Por otro lado, en el regreso de esta enfermedad a nuestro país también ha influido mucho la alimentación no equilibrada en la juventud. Éstos son sólo algunos de los factores que han permitido el regreso de la patología a España.

El origen de la Tuberculosis es una bacteria del género Mycobacterium, que fue identificada por Robert Koch en 1882 (la comunidad científica le otorgó el Premio Nobel en 1905 por este descubrimiento). Se trata de una enfermedad infecto-contagiosa que se transmite por las gotitas de saliva y que es de declaración obligatoria.

El Mycobacterium Tuberculoso sólo pasa desapercibido si nos infecta por primera vez (primoinfecto) y estamos bien alimentados. Por el contrario, si se desarrolla el germen, nos origina la tuberculosis que afecta principalmente a los pulmones, donde se producen las llamadas cavernas.

La clínica es llamativa ya que da fiebre, tos, esputos con sangre, cansancio, etc. Todos estos síntomas nos llevan a pensar que estamos ante una persona infectada por el Mycobacterium Tuberculoso.

El descubrimiento de la Estreptomicina y las hidracidas hicieron que los médicos dispusiéramos de unos fármacos que curaban la enfermedad. No obstante debíamos seguir controlando posibles recidivas.

El Mycobacterium Tuberculoso desarrolló resistencia a la estreptomicina en muchas personas. Un antibiótico que a otros muchos ocasionó problemas de sordera. Ésta es la razón de que hoy en día tengamos que actuar combinando distintos fármacos. Los hemos dividido en medicinas de primera fila (estreptomicina, rifampicina, estambutol, isoniacida y pirazinamida) y medicinas de segunda fila (etionamida y ciprofloxacino).

Será el médico el que, según su criterio, elegirá una u otra vía de fármacos. Pero insistimos en que tenemos que seguir cuidando al enfermo para evitar recidivas. Hace varios años comenzó a usarse la vacuna con resultado negativo. Además, tenía el problema de que al hacer la conocida como prueba de la Tuberculina, las personas vacunadas daban reacciones positivas originando confusión para su diagnóstico.

Si el día mundial de la tuberculosis nos hiciera pensar cómo debemos llevar nuestra vida, deberíamos observar algunas cosas para evitar esta dolencia. No fumar, preocuparnos de nuestra alimentación, hacer deporte y llevar una vida sana. Siguiendo estos simples consejos podríamos decir que en unos años la tuberculosis habría desaparecido en todo el mundo.

Entre otras muchas cosas, el Dr. De la Morena es miembro del Comité Científico de la Fundación Ferrer para Investigación y Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad Complutense de Madrid.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios