Menú
Emilio Campmany

Tontos y maleducados

Pase que nos expriman, que nos traten como a idiotas y no nos cuenten lo que hacen, pero que no nos insulten por protestar en las pocas ocasiones que nos dan.

Pase que nos expriman, que nos traten como a idiotas y no nos cuenten lo que hacen, pero que no nos insulten por protestar en las pocas ocasiones que nos dan.
Teodoro García Egea y Félix Bolaños. | Cordon Press

Es costumbre entre nuestros políticos lo de tratarnos como si fuéramos menores de edad. Lo hacen para no contar una verdad que creen que no merecemos saber. Cuando la ocultación conviene a los dos grandes partidos, el trato es aún peor. Del fulminante acuerdo al que han llegado en menos de horas veinticuatro el nuevo Rasputín de Sánchez, Félix Bolaños, y el valido intonso de Casado no sabemos nada. Está claro que el acuerdo de hoy es muy anterior. Si no se había formalizado es porque alguna de las partes insistió en que o todos, incluido el Consejo General del Poder Judicial, o ninguno. Es evidente que quien tuviera bloqueada la transacción con este argumento ha dejado de hacerlo. En principio, parece que era el PSOE quien así actuó, como sugiere el que Sánchez rechazara en principio la oferta pública de Casado. Pero, por eso mismo, por ser el popular quien tendió la mano, puede haber sido él quien cambió de opinión. El caso es que no se sabe quién obstaculizaba el acuerdo ni, sobre todo, por qué ha dejado de hacerlo. Lo que han dicho los dos es que esto demuestra que, si se quiere, se puede, perogrullada que retrata a quien la dice.

Tampoco sabemos, y esto sí que tiene delito, si el acuerdo es entre el Gobierno y la oposición o entre el PSOE y el PP. Egea farda de que Podemos no ha metido la cuchara en el potaje. Belarra ha saltado como una pantera y ha dicho que el pacto es con el Gobierno, todo el Gobierno. Bolaños no ha dicho ni que sí ni que no. Como no nos han dado la lista de los agraciados en la lotería de bicocas y mamandurrias, no hay forma de saber quién miente. Pega que la negociación la haya llevado el PSOE, pero defendiendo los nombres que le haya dado Podemos. Y si es así, ¿por qué no lo dicen? Pues porque entonces tendrían que explicar PSOE y PP por qué respaldan candidatos comunistas, cuando entre los dos tienen votos de sobra para sacar a quien quieran sin la ayuda de los podemitas.

Todo esto ocurre dos días después de que Sánchez y Casado se negaran el saludo durante las ceremonias del día de la Fiesta Nacional. Y eso sin contar con el intolerable modo en que despachó el presidente al alcalde y a la presidenta de la Comunidad de Madrid, que estaban allí representando a todos los madrileños. Luego viene la señorita Rottenmeier del Gobierno, Margarita Robles, a decir que quienes abuchearon a Pedro Sánchez son unos maleducados, cuando el que más ejemplo da de mala educación es precisamente el presidente del Gobierno del que ella, para su vergüenza, sigue siendo ministra. Pase que nos expriman como a limones, pase que nos traten como a idiotas y no nos cuenten lo que hacen ni por qué, pero al menos que no nos insulten por protestar en las pocas ocasiones que nos dan.

Temas

En Opinión

    0
    comentarios