Menú

Historia 10 de Noviembre de 2010

LA ÚLTIMA COLONIA

Érase una vez el Sáhara... español

Fernando Díaz Villanueva
No existe en todo el norte de África una zona con más vínculos políticos y sentimentales con España que el Sáhara Occidental, un pedazo de desierto del tamaño de Nueva Zelanda encajonado entre Marruecos y Mauritania. Aunque no siempre fue así.
ESTADOS UNIDOS

Otra vez Jefferson contra Hamilton

Carlos Alberto Montaner
La nota pintoresca de estas últimas elecciones norteamericanas la dieron los organizadores de los tea parties, unos entusiastas conservadores que se dicen herederos y defensores de la tradición política de los Padres Fundadores. ¿Lo son? Sí, pero sólo hasta cierto punto.
UN REPASO A LOS ORÍGENES

La formación de la nación española

Pío Moa
La agónica pregunta sobre lo que sea España, que tantos torrentes de tinta ha desatado, me parece de respuesta harto sencilla, como he tratado de exponer en Nueva historia de España: con la II Guerra Púnica se inicia en la Península Ibérica (y en todo el Occidente europeo, con desigual intensidad) un amplísimo proceso cultural que llega hasta nuestros días y que es de esperar y desear continúe largo tiempo: somos los herederos y continuadores de aquel suceso clave, el más trascendental de la historia europea.
ESTADOS UNIDOS

Los confederados negros de Virginia

Walter Williams
Una de las consecuencias trágicas de las guerras es que quienes luego escriben la historia son los vencedores, y a menudo lo hacen de manera deshonesta y tendenciosa. Un ejemplo de ello lo encontramos en la Guerra de 1861, erróneamente llamada "guerra civil".
CEROS Y UNOS

Software libre: la venganza de los hackers

Daniel Rodríguez Herrera
Richard Stallman.
Los hackers originales habían abandonado la universidad para dedicarse a los más variados quehaceres relacionados con la informática. Ya no eran hippies, sino emprendedores o trabajadores de las mejores empresas. Las nuevas generaciones se interesaban más por pergeñar videojuegos que por crear, compartir y usar software de otro tipo. Sólo un cabezota resistía. Se llamaba Richard Stallman.