Menú
Manuel Llamas

Izquierda y derecha comparten alarmismo: así exageran las cifras de violencia de género

Unos y otros manipulan la realidad de la violencia de género con fines electoralistas.

Manuel Llamas
0
Manuel Llamas - Izquierda y derecha comparten alarmismo: así exageran las cifras de violencia de género

Cualquiera que vea un telediario o escuche los boletines de la radio vivirá en una estado permanente de alerta ante el incesante goteo de víctimas que deja tras de sí la hoy llamada "violencia machista". Quien sólo se fije en los titulares y atienda a las siempre interesadas declaraciones de la inmensa mayoría de los políticos pensará, con toda la razón del mundo, que España sufre una auténtica "lacra" en esta materia, ante la impresión de que el número de mujeres muertas y violadas a manos de hombres no deja de aumentar.

Sin embargo, la frialdad de los datos arroja, de nuevo, una realidad bastante diferente de la que difunden la mayoría de medios y partidos. España, por suerte, no es un país violento ni, mucho menos, machista, en el que las mujeres deban temer por su seguridad e integridad física. Para empezar, porque tanto en España como a nivel global el número de homicidios se ha desplomado en los últimos siglos. Nunca antes el mundo ha sido tan seguro como en la actualidad.

gravi1.png

Además, España, con apenas 331 homicidios en 2017, equivalente a 0,71 casos por cada 100.000 habitantes, es, de lejos, uno de los países menos violentos del mundo, con una incidencia inferior a la de Francia, Italia, Alemania o Noruega, por poner tan sólo algunos ejemplos.

gravi2.png

Y, dentro de este particular contexto, muchos olvidan que la mayoría de víctimas mortales son hombres, no mujeres. Un reciente análisis realizado por el Ministerio del Interior muestra que los hombres matan más, sí, pero también mueren en mayor medida. En concreto, el 62% de los homicidios son de hombres a manos de hombres; el 28% son mujeres asesinadas por hombres; el 8% son hombres muertos a manos de mujeres; y el 3% mujeres que acaban con la vida de otras mujeres. La violencia, por tanto, no es cuestión de sexo.

Asimismo, España ocupa el puesto 36 de un total de 44 países analizados en cuanto a violencia específica sobre la mujer, con una tasa de 5,15 mujeres asesinadas a manos de cualquier agresor por cada millón de habitantes, la mitad que en la UE (11,66) y ocho veces menos que en América (39,6). Y todo ello sin contar que el número de violaciones por cada 100.000 habitantes se sitúa en 2,65, veinte veces menos que Suecia, cuya tasa asciende a 57, al igual que sucede con los abusos sexuales, con 18,6 casos por cada 100.000 habitantes, situándose así a la cola de la UE en este tipo de delitos.

Tanto es así que España presenta la quinta menor percepción de violencia de género de todo el continente, según la Comisión Europea. Y en cuando al machismo en sentido estricto, basta señalar que sólo el 9% de los españoles piensa que el hombre tiene más capacidades que la mujer a la hora de trabajar, ganar dinero y formarse, uno de los porcentajes más bajos del mundo.

Éste es, sin duda, el gran engaño de la izquierda, hacer pensar a la opinión pública que España sufre una especie de oleada incontenible y creciente de violencia contra las mujeres en forma de asesinatos y violaciones cuando, en realidad, tales delitos rondan mínimos históricos, siendo, además, uno de los países más seguros e igualitarios del mundo para ser mujer.

Incidencia delictiva de los inmigrantes

La nueva derecha, por su parte, se aprovecha de este fenómeno para justificar su particular discurso político contra la inmigración. Así, al igual que PSOE y Podemos se hacen eco de cada asesinato o agresión que sufren las mujeres para apuntalar su delirante y perniciosa visión feminista contra el manido "heteropatriarcado", Vox hace lo propio para señalar como principal culpable al colectivo de extranjeros, especialmente si el delincuente en cuestión está en situación irregular, tal y como ha sucedido con la manada de Bilbao, tras enfatizar "que la gran mayoría de las agresiones sexuales en grupo y ataques contra la libertad sexual perpetrados en los últimos meses lo han sido por inmigrantes procedentes del Magreb".

Sin embargo, se trata de una verdad a medias, ya que, tal y como evidencia el periodista Matthew Bennett haciendo uso de estadísticas oficiales, la mayoría de los delitos cometidos contra la mujer son protagonizados por españoles, tanto en números absolutos como en porcentaje. En concreto, de los 2.624 condenados por delitos contra la libertad sexual que, de media, registra España cada año, 2.001 son españoles (76,3%) y 623 extranjeros (23,7%), según el Instituto Nacional de Estadística.

Es cierto que el peso relativo de estos crímenes es mayor entre los inmigrantes si se tiene en cuenta el tamaño de la población, con 3,2 condenados por cada 10.000 extranjeros frente a la ratio de 1,2 españoles, casi tres veces más. Pero, si bien esto es así, no es menos cierto que resulta igualmente injusto y engañoso criminalizar a todo un colectivo de los males que protagonizan unos pocos.

Y es que esos 623 condenados apenas representan el 0,03% de los extranjeros que residen en España. O, dicho de otro modo, el 99,97% de los inmigrantes están exentos de culpa, frente al 99,99% de españoles. Izquierda y derecha, por tanto, caen en un alarmismo similar en esta materia, solo que de distinta naturaleza e intencionalidad política. Los primeros exageran de forma vergonzosa los datos para señalar con el dedo a los hombres en general, mientras que las denuncias de los segundos apuntan a los extranjeros y, especialmente, a los sin papeles, sin reparar en el hecho de que este problema no es una simple cuestión de nacionalidad.

Algunas de las propuestas que defiende Vox en materia migratoria son dignas de tener en cuenta, como la expulsión de delincuentes o el fomento de los contratos en origen para facilitar la llegada legal de extranjeros, pero, al igual que la izquierda, manipula, tergiversa y exagera la realidad con fines puramente electoralistas... Nada nuevo bajo el Sol.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco