Menú
Martín Higueras

De los posibles males... el menor

La etapa norteamericana de Alonso ha sido muy positiva. Victoria en Montreal y un quinto puesto en EEUU. Nada mal, sobre todo que sólo pierde 4 puntos con respecto a Schumacher.

Martín Higueras
0
A nadie sorprende lo ocurrido este fin de semana en el increíble circuito de Indianápolis, ni por el ganador ni por el puesto final ocupado por Fernando Alonso. El resultado tiene que tomarse fríamente ya que perder apenas seis puntos con respecto a su más inmediato perseguidor en la clasificación general no es ninguna tragedia, en especial por la manera en que transcurrió el gran premio. Todo por el contrario. Ahora Alonso tiene 19 puntos de ventaja sobre Schumacher esperando el regreso del campeonato a Europa, con carreras que benefician a los Renault.
 
Este año, felizmente, Michelin no llegó a montar el esperpento del año pasado, pese a que sus neumáticos fueron infinitamente inferiores a los Bridgestone y eso se notó desde las clasificaciones del sábado hasta las primeras vueltas del gran premio. Los Ferrari volaron literalmente y Schumacher no pudo doblar a Massa hasta la primera parada en boxes (en las vueltas 29 y 30). Muchos podrán decir que estaba preparado pero lo cierto es que los tiempos de Massa era tan buenos como los de su jefe de filas. Los comentaristas de televisión perdieron su apuesta, una vez más.
 
La pena es que los dos punteros no tuvieran más competencia. Fisichella era el mejor posicionado para eso pero una pésima partida (generada por una perfecta reacción de Alonso que lo llevó a pelear el segundo lugar con Schumi) y el tapón que sufrió de su compañero de equipo –era bastante más rápido– lo impidieron. Sobre esto último tampoco insistieron mucho los comentaristas. Si el caso hubiera sido el contrario, otra cosa hubiéramos oído. Además, los incidentes del inicio perjudicaron al italiano ya que durante varias vueltas no pudo doblar al español por la presencia de banderas amarillas en la zona más propicia de adelantamientos, la curva 1.
 
La ausencia de los McLaren en toda la carrera fue una noticia positiva para Alonso ya que es muy probable que ambos (en caso de llegar hasta el final) hubieran logrado mejores posiciones en la clasificación final. No pasaron de la primera curva y el español "ganó" dos puestos. Esto, sumado al abandono de Ralf Schumacher –que regresaba a su circuito maldito– permitió un quinto lugar bastante merecido, pese a que la segunda parada en boxes –en el que perdió dos posiciones– preveía males mayores. Es evidente que Alonso dio todo lo que tenía en su Renault. Fue superado sin problemas por Fisichella pero esto producto de un mejor motor del italiano: realizaba su primer ciclo y además tenía una nueva evolución que le otorgaba más caballos.
 
La etapa norteamericana de Alonso ha sido muy positiva. Victoria en Montreal y un quinto puesto en EEUU. Nada mal, sobre todo que sólo pierde 4 puntos con respecto a Schumacher (logró 10+4 puntos y el alemán 8+10) y llegará a Europa con 19 puntos de ventaja. Ahora llega Magny-Cours el próximo 16 de junio. Circuito Renault y sobre todo Michelin pero en el que Alonso "sólo" ha ganado una vez (2005) y Schumacher, como no, siete veces (1994, 1995, 1997, 1998, 2001, 2002 y 2004). Pese a esto, el asturiano será el favorito y allí podría dar un nuevo golpe de autoridad.
 

En Deportes

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios