Menú
Matías Jove

Los móviles y el control del Estado

Los cubanos siguen teniendo exactamente la misma capacidad de maniobra que tenían antes de que Raúl Castro anunciara las llamadas "medidas de apertura", es decir, ninguna.

Matías Jove
0

Antes estaba prohibido vender teléfonos en Cuba. La prohibición continúa en vigor con una sola excepción: la de los teléfonos vendidos por Etecsa, la compañía telefónica estatal.

La aclaración no es caprichosa. Los cubanos siguen teniendo exactamente la misma capacidad de maniobra que tenían antes de que Raúl Castro anunciara las llamadas "medidas de apertura", es decir, ninguna. Los cubanos no pueden tomar ninguna iniciativa sin contar con el omnipotente Estado, que abarca todas las esferas de la vida de los cubanos. No pueden vender móviles, ni abrir sus casas para alojar a turistas; no pueden abrir un pequeño taller o cocinar o regentar un restaurante para turistas; no pueden pertenecer a un sindicato que no sea el estatal o escribir algo en contra de los dictados del Gobierno. El Estado sigue siendo dueño de todo. O al menos pretende serlo.

La libertad, sin embargo, siempre encuentra nuevas vías y esa omnipresencia del Estado estaba siendo amenazada a través de la economía informal. En Cuba existe un inmenso mercado negro donde los cubanos pueden comprar múltiples productos que llegan a la isla por mil vías. Ahí acuden los beneficiados de una de las grandes desigualdades creadas por los hermanos Castro: la que existe entre los que tienen familiares en el exilio y los que no. La existencia de este mercado informal abría un espacio de libertad paralelo al Gobierno cubano que Raúl Castro ha tratado de neutralizar. Habrá móviles pero los venderá el Estado cubano, que mantendrá un férreo control sobre los titulares y, no me cabe ninguna duda, utilizará su monopolio telefónico en tareas de información. Que le pregunten a Oswaldo Payá.

La medida aprobada por Raúl Castro trata así de apoderarse de una parte del mercado imposible de controlar por régimen con una intención clara: lograr legitimidad internacional creando una imagen de cambio y, al mismo tiempo, evitar a toda costa que los cubanos puedan llevar a cabo cualquier iniciativa al margen del Estado.

Pero lo más interesante será ver la reacción de Raúl Castro ante el órdago lanzado por Estados Unidos. Como a los cubanos ahora les está permitido el uso de teléfonos móviles, los americanos podrán enviar móviles a sus familiares en la isla. Parece que al Gobierno cubano lo van a vencer las reglas del mercado.

Matías Jove es director ejecutivo de la Asociación Española Cuba en Transición.

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios