Menú

El Parlamento catalán rompe con la legalidad española y proclama la República catalana

"Esto ya no tiene forma de pararse", avisó Romeva al arrancar el pleno. La votación fue secreta, como querían los nacionalistas.

(Barcelona)
483

No hubo fisuras ni sorpresas. Por 72 votos síes, y 63 noes, ha quedado aprobado el "Estado catalán" en el pleno extraordinario celebrado este lunes sobre la propuesta de resolución de JxSí y la CUP. Dentro, estuvieron todos los grupos en el hemiciclo, con la tribuna de invitados a rebosar. Fuera, una cincuentena de independentistas lanzó proclamas a favor de la independencia frente a la pantalla gigante que se instaló para emitir todo lo que ocurría dentro.

Después de las solemnes proclamas de Romeva y Anna Gabriel, del ¡Salud y República! de la portavoz de la CUP, del "hoy comienza el Estado catalán" del número uno de Junts pel Sí, los diputados separatistas se negaron a votar uno a uno, de forma personal e intransferible dos de los puntos del texto.

La oposición en bloque pidió que así fuera en los puntos seis y ocho, relativos a la desobediencia al Constitucional y a que el gobierno regional sólo cumpla las resoluciones de la cámara. Una votación por llamamiento, personal y no sólo electrónica.

Tras evacuar consultas, Carme Forcadell decidió someter la cuestión al voto y los marcadores electrónicos mostraron el nulo entusiasmo que la idea tenía en las bancadas de Junts pel Sí y la CUP. Suman 72 y sólo uno se salió de la disciplina. Así pues, 71 votos en contra, 52 a favor y 11 abstenciones, las del Podemos catalán. La votación fue, pues, secreta y favorable al proyecto secesionista de Mas.

La fotografía de las banderas

En ese momento los diputados del Partido Popular se levantaban con banderas españolas y catalanas, lo que pudo ser la foto de la jornada. García Albiol sostenía una gran bandera española. Los demás diputados alternaban españolas y senyeras. Los de Podemos mostraban unos carteles con la etiqueta "referéndum". Los de Ciudadanos permanecieron sentados, como los del PSC. Y el resto, los separatistas, de pie aplaudiendo. Forcadell levantó la sesión sin añadir nada.

El pleno arrancó con la intervención del número uno de la lista de Juntos por el Sí. Raül Romeva fue el encargado de anunciar el nacimiento del "Estado catalán", una "República" definida como un "auténtico Estado de Derecho" frente al "Estado fallido" español. "Damos inicio al Estado catalán, la República de Catalunya. Abrimos la última legislatura de carácter autonomista", fueron las primeras frases de Romeva en la sesión de la ruptura. Tan nervioso como aparatoso, Romeva justificó el comienzo de la desconexión en el mandato del 27-S. A pesar de que la suma de Junts pel Sí y la CUP no alcanzó el 48% por ciento de los sufragios, Romeva insistó en que el separatismo había ganado "en votos, escaños y porcentajes". De modo que "la ciudadanía catalana ha apostado masiva, clara e incontestablemente a favor de hacer camino". Además, dejó caer que la "revolución" ha sido "ejemplarmente pacífica".

A partir de ahí, leyó los puntos de la "propuesta de resolución". Hizo especial énfasis en la redacción de tres leyes en un plazo de treinta días: la de proceso constituyente, seguridad social y hacienda pública. También subrayó la "deslegitimación del Tribunal Constitucional". Su cierre consistió en dar por anunciado al mundo que Cataluña ya es independiente y que "esto ya no tiene freno; si no somos nosotros, serán otros".

Más grandilocuente incluso estuvo Anna Gabriel, la portavoz de la CUP, que mantuvo la política de las camisetas con una a favor del aborto. Ese fue uno de los puntos destacados por la diputada, que glosó la revolución social catalana en la que hombres y mujeres serán iguales, nadie pasará frío ni sed en invierno y que acabará por alcanzar a todos los "Països Catalans". "¡Salud y República!", se despidió la portavoz antisistema.

El tercer portavoz, Joan Coscubiela, de Catalunya sí que es pot, emprendió su intervención con un recuerdo a las mujeres asesinadas este fin de semana. En puridad, la sesión de la desconexión comenzó con un minuto de silencio por las cuatro ancianas muertas en las últimas riadas en Lérida. Coscubiela dijo: "Las mujeres asesinadas este fin de semana no son catalanas pero también son nuestras mujeres". El sonrojo pudo con Carme Forcadell y las diputadas de la CUP y Junts pel Sí. Fue un detalle clave en el discurso de Coscubiela, cuyo grupo defiende la celebración de un referéndum pactado con el Estado.

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. El misterio de las cremas de Mercadona que se venden en Amazon mucho más caras
    2. El drama de Estíbaliz Sanz: de sex symbol a barrendera
    3. David Gistau destroza a Letizia: "Cada vez más desdeñosa y fruncida"
    4. Impactantes confesiones de Ágatha Ruiz de la Prada sobre su divorcio: "Pensé que estaba con una tía"
    5. Tropezón histórico y literario de Iglesias y Echenique a cuenta del discurso del Rey
    0
    comentarios

    Servicios