Menú

El "efecto Streisand" destroza la estrategia de Rajoy con el 1-O en Lavapiés, según 'La Vanguardia'

Cataluña, Cataluña, Cataluña y más Cataluña. Y tras el 1-O, más Cataluña, no se hagan ilusiones.

0
Tardá, ayer, en Lavapiés. | EFE

El Mundo nos cuenta que hay vida tras el 1-O. "El Govern llamará a las urnas para frenar las inhabilitaciones". Los catalanes van a acabar por aborrecer las urnas. "Moncloa sopesa la aplicación del 155". ¿Es una broma? Cinco años sopesando la misma historia. Rosell no entiende nada. No entiende que Colau, "cabeza visible de una coalición de partidos no independentistas está al frente de las manifestaciones más separatistas". Tampoco entiende "la posición adoptada por el PSC, que continúa apoyando a Colau en el consistorio de la capital catalana, a pesar de sus veleidades independentistas". Es Pepe García Domínguez quien explica lo de Colau. "No puede ser clara" porque "un pronunciamiento rompería el partido" que es ya en sí "una compleja sopa de siglas". "El cantinflismo retórico de Colau es producto del fracaso del catalanismo", "el electorado de Els Comuns es el que más se parece a la Cataluña real", o sea, un manicomio. Federico Jiménez Losantos dice que "la crisis nacional que padece España es la peor de los últimos siglos", peor incluso que la Guerra Civil, porque "en todas las crisis se discutía una forma de organizar España. Lo que no se ponía en duda era su existencia. Ahora, sí". Y ve a Rajoy "yéndose a casa sin aplicar el 155". ¿Rajoy se va? Eso sí que es una novedad.

El País dice que "Sánchez apoya a Rajoy ante 'la deriva de la ilegalidad'". Ya, no se lo cree ni él. Almudena Grandes nos inyecta un soplo de optimismo, una bocanada de esperanza. "Algún día no muy lejano dejaremos de hablar de Cataluña". ¿De verdad, Almudena? ¿Y nos puedes dar una pista de más o menos cuándo? Ese día, "nos hallaremos en un escenario que aún desconocemos y cuyas consecuencias apenas se pueden aventurar", chupiii, algo nuevo nos espera tras este día de la marmota interminable. "Lo más preocupante deriva de la paradoja, enunciada por mi admirado Juan-Ramón Capella, de que en estos momentos la fractura entre las sociedades española y catalana es considerablemente menor que la brecha abierta entre catalanes. Reconducir las relaciones entre Cataluña y España resultará mucho más fácil que reinstaurar la armonía entre vecinos". Pero Almudena, eso ya lo dijo Aznar mucho antes que tu admirado Capella. "Antes se romperá Cataluña que España", ¿recuerdas? Quién te lo iba a decir a ti, que algún día tendrías que dar la razón al odiado expresidente.

ABC advierte del "éxodo silencioso: 8.000 empresas se fugan de Cataluña en diez años". "La obcecación de los separatistas ahuyenta a empresarios e inversores". Isabel San Sebastián advierte a Rajoy de que no se fíe un pelo de Sánchez. "Mariano Rajoy está solo, como siempre ha estado. Suya es la responsabilidad de actuar, pues suyo es el poder de actuación que le han dado los electores". Así que, que se deje de zarandajas con la unidad de los demócratas y aplique ya el 155. Ignacio Camacho nos fastidia el día a los que pensamos que sólo quedan 15 días de tortura catalana. "La partida no va a terminar el 1 de octubre. Al contrario, los días siguientes serán decisivos porque los soberanistas difícilmente aceptarán el fracaso". Como en las series, terminará una temporada y empezará la siguiente.

La Razón se centra en el aspecto corrupto de Cataluña. "El PDeCAT forzará la salida de Mas por el 3% con la sentencia del Palau". ¡Anda, Artur Mas!, cuánto tiempo si saber de él. Dice Pilar Ferrer que se pira a EEUU. "Empezará de cero en EEUU, pero con el ojo puesto en los procesos de CDC". Qué tío, después de meternos en este lío va él y coge las de Villadiego, menuda cara. Marhuenda recuerda nostálgico a CiU, "aquel partido moderado dispuesto a pactar con el PP o el PSOE está aliado con una agrupación anticapitalista y antisistema de diez diputados dispuestos a todo". No mires atrás, Marhuenda, sólo te producirá tristeza, como ya le decía Escarlata O'Hara a Ashley cuando sentía nostalgia de la vida sureña antes de la Guerra de Secesión Norteamericana.

La Vanguardia dice que "Sánchez apoya a Rajoy pero le pide una solución política", "más autogobierno". ¿A estas alturas? ¿Este tío nos vacila o qué? Pedro Valin relata el acto de ayer en Madrid en Lavapiés en clave de humor. El acto "se celebró desbordando en más de diez veces el aforo, en el Teatro del Barrio, en Lavapiés". El aforo no llega ni a cien personas. Resultó "muy perjudicial para la causa del Gobierno de Mariano Rajoy en su ofensiva por evitar el 1-O. Por dos razones de peso: la primera, muy obvia, porque el conocido efecto Streisand –fenómeno digital por el que un intento de censura fracasa, ya que multiplica la divulgación de lo perseguido– hizo que cientos de madrileños, acaso más de un millar, colapsaran desde primera hora de ayer la calle Zurita del barrio de Lavapiés". Que se pase para las fiestas de San Cayetano y verá lo fácil que es colapsar Lavapiés, la guarida de Podemos, por otra parte.

En España

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Nuevo dardo de Cristiano Ronaldo a Florentino Pérez: "Quiero retirarme en el Real Madrid, pero no depende de mí"
    2. La encuesta prohibida de El Periódico de Andorra da la victoria a ERC
    3. Soraya Sáenz de Santamaría asegura que Rajoy ha "descabezado" a ERC y JuntsxCat
    4. Loquillo en Madrid: qué manera de estremecer la nación
    5. Katy Mikhailova: 'Me gustan gorditas'
    0
    comentarios

    Servicios