Internacional
Noticias y opinión en la red
Los soldados regulares son 50.000

Gadafi se blinda con un 'ejército personal' de 120.000 mercenarios

La ONU ha hecho saltar las alarmas: Gadafi estaría pagando a mercenarios extranjeros para reforzar su guardia pretoriana.

BÁRBARA AYUSO

Parece que a Muamar Gadafi no le quedan los días contados. Su demoledor discurso del pasado miércoles lo dejó claro: morirá matando y perseguirá a los opositores como si fueran ratas. Y no se trataba sólo de un exceso verbal o un intento por intimidar a los ciudadanos: tiene medios y refuerzos para hacerlo, en forma de una guardia pretoriana de dimensiones terroríficas: 120.000 hombres preparados para matar a cambio de un sueldo. Y estaría reclutando aún más mercenarios extranjeros para llevar a cabo una auténtica masacre contra la población civil, y así sofocar las protestas que quieren derrocarle.

Así lo han asegurado varios testigos a diarios y prensa extranjera, como el sueco Expresen, y la agencia Reuters. Organismos como Amnistía Internacional cuentan con relatos de testigos que dan cuenta de ello. Según aseguran, han visto cómo veteranos de guerras de países de África han sido reclutados por el régimen de Gadafi para aumentar aún más a los 120.000 hombres con los que ya cuenta. Es necesario recordar que el Ejército regular libio cuenta con apenas 50.000, cifra que se ve reducida día a día por las deserciones en masa de soldados que no quieren bombardear a la población civil.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ya ha expresado su preocupación a este respecto, y ha confirmado que ya han sido detenidos 36 personas que se dirigían a unirse al régimen libio en calidad de mercenarios. Provenían de Chad, Níger y Sudán. Según diversas organizaciones internacionales, estos mercenarios también podrían proceder de Zimbaue, Mali, además de liberianos que lucharon junto al genocida Charles Taylor.

Con esta espectacular guardia, lo que pretende el sátrapa libio es blindarse ante la deserción masiva del Ejército regular que se avecina. Si su objetivo sigue siendo masacrar a los ciudadanos hasta que cesen las protestas, es más que probable que se quede sin efectivos que quieran disparar contra sus propios hermanos. Cosa distinta es encomendar la tara a asesinos a sueldo, que además de superar en número a los soldados oficiales, tendrán que enfrentarse a una población desarmada.

Esta no es la primera vez que Gadafi acude a mercenarios extranjeros para atacar a la población. Durante los enfrentamientos de los años 90, ya contrató a mercenarios libios, esta vez pilotos, para que bombardearan los civiles, ante la negativa del Ejército.

De los 120.000 con los que ya cuenta, 3.000 de ellos están en la capital, según reza un informe de la Federación Internacional de Derechos Humanos. 

Acceda a los 10 comentarios guardadosClick aquí

Lo más popular