Opinión
Noticias y opinión en la red
Opinión

La prensa y el discurso socialista

Leo la prensa y hallo estulticia por todas partes. Un repaso somero a la de ayer es suficiente para comprobar que la imbecilidad nos tiene rodeados. La maldad es su consejera y la mentira su alimento. Necedad, maldad y mentira hallo en dos entrevistas. La primera está dedicada  a Bono, quien le dice al entrevistador que “cree en el Dios que es amor”. Entonemos un bravo por la declaración pietista del ministro, que sin embargo compatibiliza su amor al altísimo con el desprecio del prójimo. O acaso no es un desprecio comparar las palabras del ex ministro del Interior con el desmentido de ETA sobre su participación el 11-M... Pero lo más estulto no es que Bono llame mentiroso a Acebes por un lado, y por otro nos hable del Dios del amor, sino que en la entradilla de la entrevista se nos diga que “José Bono tiene una cualidad innata: enseguida se pone en el lugar del otro.”
 
He leído la frase sobre Bono y  he dado un respingo hasta alcanzar a leer el titular que abre la otra entrevista. Se trata de  Felipe González quien declara en un grueso titular: “Tengo vocación de todo menos de político”. ¡Olé por mi Felipe, el más grande de los socialistas vivos! Pareciera que con esas palabras nos quisiera presentar a un hombre cabal, dicharachero y espontáneo, pero se adentra uno en los primeros compases del diálogo y  lee el “viaje” que le tira González a quien le ganó las elecciones del 96: “Soporto mal la tele, y me gustan las piedras. Otros juegan al pádel.” Sigue uno un poco más adelante y aparece otra insidia contra Aznar: “Yo eso de pagar una cátedra para que me escuchen ...”. Pero, por si alguien no tenía claro que trataba de ofender a Aznar, cuenta González que durante la última campaña electoral le regalaron a su esposa un perrito horrible, “parecía un pollo tomatero, versión reducida, como Aznar...”, y se lo quedó porque “en campaña te gusta todo, te lo comes todo.”
 
Si el discurso socialista va por aquí, o, peor todavía, por decir que ETA no mata indiscriminada y cruelmente, según ha dicho Pérez Rubalcaba, entonces tenemos que prepararnos para oír cosas peores. O sea, cuando siga subiendo el precio del petróleo, cuando los camioneros le hagan una huelga al Gobierno porque no baja el precio de los combustibles, cuando el país pase por malos trances, entonces oiremos que la culpa de todo lo pasado, lo presente y lo porvenir la tuvo, la tiene y la tendrá quien supo autolimitarse para ejercer el poder, quien se fue por decisión personal:  Aznar. ¡País!