Opinión
Noticias y opinión en la red
Oleiros

Ayuntamiento antidemocrático .com

Cuando a un fanático se le da poder y herramientas para transmitir sus odios y fobias el resultado es nefasto. Esto es lo que ha ocurrido con el alcalde de la localidad coruñesa de Oleiros, Ángel García Seoane. El edil de marras, apoyado por su formación "Alternativa de Vecinos" y el BNG, utiliza el sitio web de su ayuntamiento de pantalla de sus radicales prejuicios, en vez de utilizarlo como una herramienta de servicio a los ciudadanos que pagan los impuestos de los que sale su sueldo.
 
Si un internauta despistado aterriza en el site municipal puede creer que ha caído en la página de algún grupúsculo de extrema izquierda anti-todo (judeofoba, antioccidental, antiamericana...) en vez de el sitio municipal de una localidad de un país democrático. Ya desde el inicio, el visitante se encuentra con un botón de prueba: el anuncio de la venta de camisetas "contra la política genocida de Sharon y a favor del pueblo palestino". Así mismo, al menos este martes, aparece de forma constante un titular: "El alcalde, Ángel García Seoane, recibió amenazas del embajador de Israel en España, Víctor Harel". Si se pincha sobre el enlace, ni una palabra más. Menos mal que La Opinión de la Coruña da más datos de las "amenazas": una simple conversación donde Harel pidió al alcalde anti-todo que pusiera fin a la campaña.
 
Pero una navegación nada exhaustiva permite descubrir muy pronto más prejuicios de los responsables municipales. En la sección de solidaridad se venden camisetas "USAme", que llevan el dibujo de un rollo de papel higiénico con la bandera de EEUU. Xenofobia en estado puro: odio a los israelíes y odio a los estadounidenses. Claro que si se visita la sección de actualidad nos damos cuenta que el Ayuntamiento está en manos de personas que cumplen hasta la última coma el "manual del perfecto radical antiglobalización": apoyo a Fidel Castro e insultos a la martirizada oposición (a la que califica de "mercenarios"), insultos a las democracias y al libre mercado y ofensas a todo el que no comparta su visión del mundo.
 
Las autoridades nacionales han hecho bien en tomar cartas en el asunto, esperemos que no se queden en meras frases  y se trate de una acción efectiva por parte de Exteriores, la Federación de Municipios y la Xunta de Galicia. Desde un ayuntamiento español se insulta a otras dos democracias y a quienes luchan por la libertad contra un tirano. Y no sólo eso. Se hace un uso partidista y totalitario de los servicios municipales. Sin duda, muchos habitantes de Oleiros no se sienten identificados con la judeofobia y el antiamericanismo de su alcalde. Sin embargo, García Seoane los ha convertido en ideología oficial del ayuntamiento (y no sólo en Internet, también en carteles luminosos en las calles).
 
La página debe ser modificada con urgencia para que desaparezca toda la porquería vertida por los responsables municipales. Pero no sólo eso, el alcalde debe pedir perdón a todos los que ha insultado y plantearse la idoneidad de seguir en el cargo.