Menú

Resucita la polémica del testamento de Paquirri

Las declaraciones de Fran Rivera, que aseguró que no había recibido objetos que le dejó Paquirri en su testamento, reaviva la polémica.

Resucita la polémica del testamento de Paquirri
Paquirri, en una imagen de archivo

En plena polémica originada por la entrevista que su hermano Kiko Rivera a Sálvame Deluxe, en la que éste aseguraba que no fue invitado a la boda de Fran Rivera, la reacción del extorero no se hizo esperar, montando en cólera contra la familia Pantoja y reabriendo una herida que parecía cerrada. Una guerra, la de los Rivera y los Pantoja, que parece haberse reavivado con fuerza.

En este contexto, no ha tardado en salir a colación la herencia de Paquirri. Fran Rivera confesó furioso en El Programa de AR que sigue molesto porque todavía no le han devuelto objetos de su padre que considera suyos. De modo que a 29 años de su muerte, la herencia de 1.000 millones del diestro (entre objetos, dinero y propiedades) sigue demostrando ser una herida sin cerrar en la familia.

Tal y como recordó el programa Sálvame, Paquirri dejó el 45% de sus bienes y la finca Cantora a Isabel Pantoja y Kiko Rivera, un 40% y la dehesa Los Rosales a sus hijos Francisco y Cayetano y el 15% restante y la finca El Robledo a su padre y sus tres hermanos.

Una serie de lotes equitativos en las que todo parecía atado y bien atado... hasta que han llegado las declaraciones de Fran, que dice no haber recibido parte de lo que le corresponde. ¿Qué es lo que supuestamente no ha recibido el hijo de Paquirri y Carmina Ordóñez?

Según el testamento, a Fran Rivera le correspondía varios objetos chapados en oro y monedas, así como ropa de torear de su padre: dos trajes sin estrenar y cuatro usados. A todo esto se suman varios utensilios de toreo como son capotes y muletas, y una capilla portátil de su padre.

Todo formaría parte del lote de los Rivera, Fran y Cayetano, aunque con algunos objetos exclusivos para Fran, como una funda de piel. Según el testamento, que deja constancia de que fueron recibidos al abrirse éste, para el diestro también fue una parte de las alhajas y relojes de Paquirri.

Lo económico, en todo caso, quedó repartido, y lo que señala Fran Rivera son determinados objetos de valor sentimental que nunca se les llegó a dar a los niños: desde cabezas de toro y capotes de paseo hasta trajes de torear, que están todos ellos perfectamente establecidas y enumerados en el testamento.

Según la periodista Ángela Portero, Carmen Ordóñez reclamó algunos de estos objetos en su momento, pero Isabel Pantoja aseguró que algunos fueron robados de Cantora. No obstante, jamás presentó denuncia alguna y, cuando la Guardia Civil quiso comprobarlo debido a esa denuncia, los encontraron en la propia finca, y así figura en su atestado. La tonadillera quiso darle el cambiazo con uno de los objetos, un armario de cocina de la madre de Carmen Ordóñez que Pantoja se comprometió a devolver, pero luego no.

Lolita cuenta en su círculo íntimo que, estando en Cantora con Pantoja, ésta le enseñó esas mismas pertenencias que están en el testamento, y ésta le dijo que "por encima de su cadáver" tendrían que pasar para darle esos objetos a los hijos del torero.

Temas

En Chic

    0
    comentarios