Menú

Se alquila Ambiciones, la mítica finca de Jesulín de Ubrique

El torero y su hermano Humberto quieren acondicionar la propiedad para celebrar eventos de lujo.

0
El torero y su hermano Humberto quieren acondicionar la propiedad para celebrar eventos de lujo.
Un paseo por la finca Ambiciones

Jesús Janeiro, más conocido como Jesulín de Ubrique, ha tomado la decisión de alquilar su emblemática finca Ambiciones para explotarla económicamente en estos tiempos de crisis. La intención del extorero es celebrar en la propiedad diversos eventos de lujo y alto nivel y lo hará con la ayuda de su hermano mayor (el más desconocido) Humberto, según adelanta Semana.

El que fuera hogar del torero ya ha cogido dos eventos privados con aforo reducido, siguiendo las recomendaciones sanitarias por la covid-19, pero su intención de cara a 2021 es acondicionar la finca para preparar eventos de mayor envergadura.

El lugar se encuentra algo desangelado porque ha estado sin habitar durante mucho tiempo, por lo que necesita varias reformas en sus más de 2.000 metros cuadrados. El objetivo de sus propietarios tras finalizar las obras es convertir Ambiciones en uno de los lugares más exclusivos para la celebración de eventos de alto nivel.

Fuentes cercanas a la familia aclaran a la citada revista que Jesulín no tiene problemas económicos, sino que ha visto una oportunidad perfecta para mejorar su situación y, de paso, darle una buena salida a una finca deshabitada.

Los orígenes

La Dehesa Ambiciones se encuentra en la localidad gaditana de Prado del Rey y durante años fue el emblema de la familia Janeiro. Jesulín la adquirió a principios de los 90, en su mejor momento como torero, y pagó alrededor de 90 millones de pesetas (unos 540.000 euros). Allí vivieron Carmen Bazán y Humberto Janeiro con sus cuatro hijos: Humberto, Jesús, Carmen y Víctor.

Allí también se instaló Belén Esteban mientras duró su relación con el matador de toros. Pero una vez que Jesulín se casó con María José Campanario, abandonaron el lugar y se trasladaron a una urbanización privada en Arcos de la Frontera. Desde entonces, Jesulín se ha hecho cargo de los gastos de mantenimiento.

La finca completa tiene 300 hectáreas de terreno y en 1995 se levantó la casa de 2.000 metros cuadrados. La vivienda tiene 10 dormitorios, una sala de trofeos taurinos, gimnasio, sala de juegos y una pequeña capilla. La propiedad tiene además su propia plaza de toros en la que la familia ha pasado muy buenos momentos y una ganadería de reses bravas.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios