Menú

El retiro de Pablo Alborán tras una vida de vértigo

Pablo Alborán ha conseguido mantener lejos de los focos su vida privada tras declararse homosexual. Su retiro temporal viene tras muchos éxitos.

Pablo Alborán ha conseguido mantener lejos de los focos su vida privada tras declararse homosexual. Su retiro temporal viene tras muchos éxitos.
Pablo Alborán y Vanesa Martín. | Gtres

Por segunda vez en su afortunada vida musical, Pablo Alborán ha decidido retirarse por un tiempo, sin concretar cuánto, tras culminar una gira americana, que lo ha colmado de éxito. No es la primera vez que se toma un largo descanso: en 2015 anunció que iba a permanecer un par de años lejos de los escenarios. Lo que en su caso no significa mantenerse ocioso. Dice necesitar esa parada, para componer nuevas canciones. Y es que estar muchos meses fuera de su hogar, cumpliendo largas estancias, viajando sin desmayo y actuando tan seguido, alteran su mente. Y él no es una máquina, ni ha de competir para un constante número 1. Por lo demás, no ha variado de actitud acerca de sus amores, desde que confesó abiertamente ser homosexual. Su última pareja conocida era un financiero de su misma edad con el que, tras mantener relaciones sentimentales durante un par de años, rompió hace de esto justo doce meses.

Pablo Moreno de Alborán Fernández, que así aparece en su carné de identidad, cumplirá treinta y cinco años en próximo 31 de mayo. Descendiente del marqués de Alborán, su bisabuelo, pertenece a una familia adinerada, que le proporcionó una completa educación, y él derivó hacia estudios musicales, llegando a dominar la técnica del piano, guiado por su notable inspiración y talento. Resulta anecdótico señalar que, a sus trece años, llevado por su incipiente vocación artística, se unió a un grupo de gitanos para cantar en bares de Málaga, su ciudad natal. Los calés lo llamaban "El blanco Moreno", en razón al color de su piel y su apellido. Sirviéndose de YouTube, el joven Pablo Alborán encontró el medio para hacerse notar en redes sociales. Lo amadrinó su paisana, Diana Navarro. La grabación de la balada "Solamente tú" le abrió las puertas al pop melódico, demostrando la calidad de sus letras y su música junto a una agradable voz de sonoridad romántica.

Su carrera musical iniciada en 2010 ha sido imparable. De su primera juventud sabemos que se enamoró de una compañera de estudios, llamada Marta Camino Duarte. Pero más adelante admitiría sentirse atraído por los varones. Tímido, defensor a ultranza de su vida privada, creyó oportuno en junio de 2020 confesar en su cuenta de Instagram ser homosexual. Y en algunas de las escasas entrevistas en las que explicó sus sentimientos, dijo lo siguiente: "He tenido la libertad en mi casa, en mi familia de poder amar a quien he querido". Le parecía maravilloso haberse convertido en un icono gay. Para estar completamente seguro y tranquilo, acudió a un psicólogo, y a un terapeuta. Había estudiado Filosofía. Y todo ello significó para él estar seguro de sus convicciones sexuales, sin complejos, sin miedos. Al ser un artista muy popular se convirtió en la diana de los reporteros del corazón, que fueron investigando sus contactos masculinos, desde su gran amistad con Ricky Martin o con su estilista Pelayo Díaz. Otros nombres con los que se le relacionó intimidad sentimental, fueron: el actor José de la Torre y el bailarín y coreógrafo italiano Giuseppe di Bella. También, en su época de estudiante universitario, se sintió atraído a menudo por un compañero. Y hasta en un portal mexicano se dijo que entre él y Miguel Bosé existía algo más que una amistad profesional. Permítasenos que lo pongamos en duda.

Pero toda esa lista de posibles amantes de Pablo Alborán nunca pudo comprobarse con certeza, pues él jamás se refirió a ello. En una palabra: sus amores entran dentro de las conjeturas. A Pablo le disgusta que haya quienes prefieran interesarse por su vida íntima más que por la artística. Siendo, como se ha probado, uno de los cantautores que más discos vende, con giras por España e Hispanoamérica que lo sitúan como un ídolo pop-melódico. Merece Pablo Alborán ser respetado por su obra musical. Es un estudioso de sus composiciones, nada triviales en general. Su vocación sigue intacta como el día que creó su primera canción. Y así, aun cuando haya decidido descansar una temporada imprecisa, dice que sus mejores vacaciones consisten en encerrarse en un rincón de su vivienda acompañado de su guitarra y un piano. Ya tiene una meritoria obra musical.

Temas

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro