Menú
Katy Mikhailova

¿Y si se mea?

La moda de mujeres con chuchos en el bolso. Cada vez hay más personas con pretensiones que se suman a esto.

Katy Mikhailova
0
La moda de mujeres con chuchos en el bolso. Cada vez hay más personas con pretensiones que se suman a esto.
Paris y su perro | Cordon Press

Siento estar tan fina y filosófica en esta ocasión, pero este es un asunto de tal relevancia que en varias ocasiones me ha quitado el sueño. Veo y veo, y cada vez más, tanto en vivo como en fotografías por redes, a mujeres -la mayoría son mujeres- con chuchos en un bolso. Cada vez son más personas las que se suman a esto. Y el grado de endiosamiento se puede medir por una regla muy básica. El bolso, cuanto más caro, y el perro, cuanto más pequeño, mejor que mejor. Más cool, más chic, más it.

No entiendo ni de perros ni de razas, -lo mío son los gatos-, pero sí entiendo de bolsos. Y mi gran duda versa sobre el fenómeno de apreciar a un perrito dentro de un maxi-bag de Hermés valorado en unos 4.000 euros como poco o un Vuitton valorado en 800. Señoras, ¿no se mean nunca -me refiero a los perros-? ¿Qué hacen para que el animal soporte horas y horas en un saco? ¿Y sus pelos y pulgas no se fusionan con sus objetos personales? ¿O estos los llevan en un saquito aparte? ¿Cómo hacen para llevarlos? ¿Hay pañales para perros?

Que alguien me responda a estas preguntas, pues "muero" de ganas por conocer estos detalles. No puedo seguir tranquila mientras observo fotos de celebridades y no-celebridades que son incapaces de acudir a un evento, a una cena, a un desayuno sin su chucho en la mochila. ¿Existirá algún trastorno para este fenómeno?

Me pregunto cuál será la próxima tendencia: ¿una iguana en el sombrero? ¿No eran unos japoneses los que inventaron el sapo-sombrero en medio de una tormenta de ideas? ¿Un abrigo-koala? ¿Un reloj transparente con varias cucarachas dentro? Tiene menos glamour pero es tan exótico lo de las cucas… que se convertirá en "trendy" en cuanto la famosa de turno suba a Instagram una imagen de esas.

Y ya, para terminar, ¿cómo lo llevan sus mascotas, amigas? Eso de tener que ir de sitio en sitio muy a su pesar, por no hablar ya de gafas de sol, de vestidos, gorras, sombreros y lazos que le ponen a sus chuchos. Gracias a Dior los perros no diferencian el rosa del azul, y le da igual a un macho, por ejemplo, llevar un tutú en color rosa; pero no me cabe la menor duda de que gustarles, lo que se dice gustarles, el llevar objetos encima e ir obligados a los sitios acoplados en un saco y aguantando flashes y demás historias, no les complace precisamente. No sé qué opinan. Probad ir un día metidas en una maleta grande, a ver qué tal se sienten.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios