Los políticos nos obligan a molestarte con la obviedad de que este sitio usa cookies propias y de terceros. Al navegar por nuestra web, aceptas el uso que hacemos de ellas.

Más información
Portada


Análisis 'DiRT 4': rally para todos

Codemasters regresa para mostrar la mejor cara de los juegos de rally, capaz de convencer tanto a jugadores exigentes como a novatos.

Dentro de las categorías del automovilismo de competición, el rally es, por mérito propio, la disciplina más desafiante. Mientras en el resto de modalidades, generalmente, los vehículos se adhieren al asfalto en alfombrados circuitos mientras repiten los mismos giros una y otra vez, los recorridos en entornos naturales que propone el rally se trazan en terrenos sucios, resbaladizos, huidizos incluso a las habilidades del piloto más curtido. En los rallys no hay escapatorias, ni muros de neumáticos para evitar desastres; todo lo contrario, pues la competición se suele desarrollar entre árboles, acantilados, pendientes y otros elementos del terreno que reducen el margen de error drásticamente. En Codemasters lo saben muy bien.

La llegada de DiRT Rally supuso el nacimiento de una excelente franquicia que rápidamente se desarrolló con dos nuevas entregas repletas de coches, pistas y modos, que llenaron el corazón y el tiempo de una cantidad insospechada de atrevidos pilotos. Después de una tercera entrega en la que Codemasters parece haberse quitado la espina de producir un juego más centrado en la simulación, por fin hemos podido disfrutar en profundidad de DiRT 4, un juego tan completo como divertido.

Han pasado casi dos años desde el lanzamiento de la anterior entrega y había algunos elementos que hacían sospechar que el título cedería el terreno necesario de su ambiciosa incursión en la simulación más radical, hasta posicionarse en un segmento intermedio donde la conducción es más suave a raíz de un sistema simplificado, creado específicamente para que todo el mundo se divierta, incluso los menos acostumbrados a los simuladores de velocidad. Tan solo han bastado un par de minutos para despejar cualquier tipo de duda: DiRT 4 se las arregla para emocionar, divertir y sorprender desde el primer kilómetro.

El placer de conducir (4x4, camiones y 'buggies')

Comenzamos entonces a desgranar todo lo que guarda DiRT 4 en su interior, destacando antes de enredarnos entre modos, coches, buggies y clases, que la sensación de velocidad siempre es muy alta e incluso la conducción se percibe más equilibrada y realista que nunca. El trabajo de los desarrolladores para crear un sistema de conducción equilibrado, profundamente escalable, estructurado y eficiente es cuanto menos meritorio. Todo parte de una pantalla de inicio que plantea una importante cuestión y nos invita a elegir entre dos tipos diferentes de juego: el primero con un sistema de conducción más casual (Jugador) y un modo de simulación rudo y exigente (Simulación), opción recomendable para los más habilidosos. De este modo profundidad y accesibilidad están al alcance tanto de nuevos jugadores como de los más experimentados con la franquicia. Un buen lugar para comenzar a familiarizarse con los controles es la Academia DiRT, donde los pilotos pueden aprender las habilidades, técnicas e incluso practicar para ir mejorando en la conducción.

El juego tiene modos tanto para jugadores que quieren pilotar de verdad como para quienes sólo desean una partidita

El nivel de control y la precisión que se alcanza en esta entrega es impresionante y la perfecta sincronía de movimientos está absolutamente garantizada. Desafiar al destino es un buen ejercicio para comprobar el nivel que alcanza el sistema de control en un título de estas características, desactivando todas las ayudas en algunas etapas especialmente arduas. Aunque es recomendable revisar algunos parámetros para ajustar el coche al gusto de cada jugador, retocando la configuración en función del vehículo, el trazado y las condiciones atmosféricas. El resultado, lejos de convertirse en un triste peregrinaje, nos ha dejado gratamente sorprendidos, ya que se mantienen muy buenas sensaciones en el coche e incluso se puede luchar para conseguir una posición decente.

La percepción en la conducción se mantiene a lo largo de cada trazado y batirse el cobre en escenarios espectaculares como Gales, donde la intensidad es máxima, aporta un incentivo en la confianza del jugador. Pilotar bajo cualquier tipo de superficie es realmente divertido, ya sea en el barro australiano, la tierra estadounidense o el asfalto europeo, que cuenta con una fantástica representación de trazados en Tarragona. Las mismas sensaciones se repiten cuando se logra alcanzar el final de etapa sin arañar el coche, algo aún más gratificante cuando se logra bajo condiciones ambientales adversas, como la lluvia o cubierto por una espesa niebla. Algo que obliga al piloto a concentrarse y gestionar con precisión la dirección y velocidad del vehículo atendiendo con confianza las órdenes del copiloto.

Mi equipo, mi carrera

El juego cuenta con vehículos Supercars, RX2, Super 1600x, clásicos Grupo B y crosskarts para disputar los intrépidos Rallycross. De hecho, el menú inicial de DiRT 4 anticipa un aluvión de pruebas y competiciones que, combinadas con el modo Mi Equipo, esconden una completa campaña. Codemasters nos permite crear un piloto y competir en todas las disciplinas, lograr la atención y el dinero de los patrocinadores para crear un equipo desde cero, dotándole de nombre, colores y aspecto de escudería, seleccionando personal como mecánicos, ingenieros y relaciones públicas que busquen más patrocinadores mientras el jugador compite y mejora las instalaciones, estableciendo objetivos y otros parámetros, como el sueldo de cada integrante de la plantilla.

El juego se engloba en cuatro disciplinas: Rally, Land Rush, Rally Cross y Rally Historic, que se reparten en 5 localizaciones: Australia, España, Michigan, Suecia y Gales. Para recorrer los circuitos, el jugador cuenta con una lista de 50 conocidos vehículos todoterreno: como el Mitsubishi Lancer Evolution VI, Subaru WRX STI NR4, el Ford Fiesta R5, Peugeot 205 GTI, el Audi Sport quattro S1 E2 o el último Seat Ibiza RX de 2016, entre otros. Pero los coches hay que mantenerlos y el desgaste de los vehículos ha sido creado de forma más fidedigna con un modelado de daños realista.

Además de los coches de rally tradicionales también podremos conducir 'buggies'

Cada prueba del circuito nos propone el mismo reto: conducir hasta el final de etapa en la menor cantidad de tiempo posible, ya que en la meta hay esperando una bolsa de premios para los tres primeros puestos. Con los buenos resultados, además de la economía, aumenta la reputación del jugador, que aquí se mide en niveles. Esto nos permite desbloquear licencias que dan acceso a otras categorías. En estas competiciones, prácticamente siempre contamos con la ayuda del copiloto. El doblaje en castellano en este punto se antoja como una necesidad, ya que las indicaciones son precisas y rigurosas. Al principio cuesta acostumbrarse, pero muy pronto estaremos preparados para afrontar un "izquierda 6, derecha 5, no atajes, para horquilla cerrada" y hacer un buen uso del freno de mano para completar el tramo saliendo de la curva de forma espectacular.

La nueva entrega del simulador de Rally también incluye un apartado denominado Joyride, con propuestas diferentes, donde el jugador puede participar en divertidos modos como Smash Attack, donde el piloto debe destruir bloques dentro de un límite de tiempo. También encontramos los retos Time Attack, aquí el jugador debe darse mucha prisa para recoger todas las esferas verdes que suman tiempo antes de agotarlo.

Conducir hasta el infinito

Una de las novedades más importantes de DiRT 4 también tiene relación con el carácter de rejugabilidad. Esto es a consecuencia de un modo denominado Crea tu Circuito. En realidad, se trata de una comodísima herramienta para crear rutas, que permite al jugador elaborar una cantidad prácticamente infinita de tramos simplemente pulsando un botón, con tan solo establecer una localización y marcar parámetros como la hora del día, la longitud o las condiciones atmosféricas, entre otros. Una vez finalizado, el propio modo desarrolla un tramo de rally único donde se puede competir, incluso invitar a otros jugadores a probar el trazado y superar nuestros registros. Una característica adicional que tiene como objetivo proporcionar una experiencia aún más variada, algo que se logra por la cantidad de contenido que se puede generar.

Continuando con las ofertas de juego, dentro del modo Competitivo podemos reforzar nuestras habilidades al volante de forma regular, ya que se aseguran desafíos diarios, semanales y mensuales contra otros jugadores de todo el mundo. En el modo De Paseo, también aguardan retos para mejorar el tiempo de paso por vuelta, desafíos de golpes, zona de juego libre y la posibilidad de enviar desafíos a amigos. Por último, la vertiente multijugador de DiRT 4 nos permite crear una sesión de juego o buscarla en relación a nuestras preferencias.

A nivel gráfico, el título (analizado en PlayStation 4 PRO), transmite toda la intensidad y velocidad que necesitan este tipo de producciones. Los efectos, especialmente el tratamiento de la lluvia, la tierra y las partículas de polvo, así como los modelados de los coches, pistas, escenarios, elementos ambientales, todo se ha tratado para ofrecer muchas y muy buenas sensaciones. Además de escuchar la potencia de los motores y el chirriar de las ruedas, la banda sonora destaca con 40 temas que incluye artistas como The Chemical Brothers, Queens Of The Stone Age, Disclosure, The Amazons, Sigma, Freak, Pretty Vicious, y Bastille.

Conclusiones

Codemasters ha escuchado las plegarias de sus seguidores y DiRT 4 ha sido su respuesta. Regresa la mejor cara de los juegos de rally con una entrega que combina ofertas adecuadas para cualquier tipo de jugador. Además de una excelente experiencia de conducción, de la cantidad y variedad de modos de juego, y de la herramienta para crear tus propios circuitos casi hasta el infinito, Codemasters logra sacar la cabeza muy por encima de otras propuestas similares gracias a una estructura tan sencilla como fiable que se puede aplicar a cualquier tipo de jugador, ya seas un novato o un piloto curtido. Una sobresaliente entrega a la altura de la serie a la que daba nombre un monstruo sagrado de la disciplina: el fallecido Colin McRae.

Temas



Suscríbete a nuestro boletín diario

Lo más popular

  1. Carlos Pérez Gimeno: 'Paula Echevarría: "El tiempo ha puesto las cosas en su sitio"'
  2. La CNN recomienda a los turistas no visitar Barcelona y en su lugar ir a Valencia
  3. Pedro J. señala a Santamaría y al presidente de La Razón como los muñidores de su despido de El Mundo
  4. Lo que no sabías sobre Falete: su minusvalía, la muerte de su padre y su matrimonio
  5. La prensa danesa: el "amor fallido" con Dinamarca del "terrier catalán"