Menú

Padilla: "No lo he querido hacer público nunca, pero no estaba en las condiciones que debía para estar frente al toro"

El torero, retirado hace ya dos años, comentó en esRadio sus nuevos proyectos centrados en en las futuras promesas del toreo.

0
Es Toros: Con Juan José Padilla y Justo Hernández Es Toros

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

El torero, retirado hace ya dos años, comentó en esRadio sus nuevos proyectos centrados en en las futuras promesas del toreo.
El torero jerezano Juan José Padilla | Cordon Press

Juan José Padilla (Jerez de la Frontera, 1973) se retiró de los ruedos en la plaza de La Misericordia de Zaragoza el 14 de octubre de 2018. En esa misma plaza volvió a nacer el 7 de octubre de 2011 cuando sufrió en la cara la cornada más grave de su carrera y que le hizo lucir un parche sobre el ojo izquierdo convertido en el símbolo de su identidad. El ciclón de Jerez regresó a los ruedos cinco meses después y se mantuvo en activo ocho años más.

Después de su retirada el torero se ha dedicado a su familia y ha empezado a potenciar la carrera de jóvenes promesas del toreo. Padilla ha sido fichado por la empresa mexicana Casa Toreros como director artístico del Centro de Alto Rendimiento Taurino (CART) de Guadalajara, México, y en el programa Es Toros de esRadio contó en qué consistirá su labor. Explicó que este centro va a contar con "60 novilleros" estarán "en una finca concentrados y van a tener un equipo de profesionales que darán clases teóricas prácticas y tentaderos" y que "a partir de la tercera o cuarta semana se hará la final".

padilla-vuelve.jpg
Padilla, en su regreso triunfal en Olivenza

"A Pablo Moreno y a Juan Pablo Corona hay que felicitarles y agradecerles el acierto que han tenido porque el CART compone ahora mismo una serie de oportunidades para los chavales importantísima" dijo Padilla sobre los organizadores del certamen. El torero, que piensa que "será todo un éxito", apuntó que "en estos tiempos que corren los chavales imagino que estarán como locos porque, con todo parado como está, estarán encantados".

Padilla cree que "es muy importante todo lo que se pueda hacer en estos momentos" y que los profesionales no tienen que quedarse "en el sofá esperando verlas venir". El jerezano afirmó que "aquí hay que estudiar, idear y reinventar" porque "vamos a un proceso de avance en todo el la vida y la tauromaquia no puede quedar estancada". "Yo tengo ilusión en que tengamos puesta la vacuna si puede ser más del 50%-60% de la población y que se puedan desarrollar las ferias y los espectáculos taurinos porque sería muy duro pasar otro año en blanco y sería una oportunidad para los que están en contra de la Fiesta", señaló el torero que cree que "la salud es lo principal".

Un hombre afortunado

Juan José Padilla también habló de superación. Contó que él ha sido "muy afortunado dentro del infortunio". "Es algo que forma parte de nuestra profesión. Nosotros nos debemos al toro y nos entregamos en cuerpo y alma y algunas veces este tributo se paga con sangre. A veces se paga con cornada, incluso algunas veces con la muerte, como hemos visto en estos últimos años. He sido afortunado porque he tenido principalmente una familia que me ha apoyado muchísimo y me he sentido muy respaldado con mis hijos y mi mujer", dijo el torero.

También se siente afortunado por "tener muchos amigos, por los que me siento muy amparado" y "un equipo médico fantástico". Sobre su equipo médico añadió que "el doctor Antonio Val-Carreres, que fue el médico que me tuvo en sus brazos donde se me iba la vida y él ahí fue lo suficientemente profesional y tuvo la capacidad de entubarme y enviarme al hospital donde me operaron". "He tenido una suerte de seguir en manos del Dr. Esteban y el Dr. García Perla que me siguen interviniendo intentando llevar un tratamiento para poder llevar una vida normalizada, dentro de lo que cabe", contó el matador de toros.

padilla-puerta-principe-toros-2016.jpg
El torero saliendo por la Puerta del Príncipe

"Nunca me ha gustado la autocompasión, nunca me ha gustado ser digno de lástima, las cosas ocurren y los toreros nos tenemos que enfrentar a un toro y jugarnos la vida" señaló el torero. Padilla también habló de que los toreros tienen "la suerte y la oportunidad de tocar el cielo con las manos cuando sales a hombros de un plaza, cuando te rompes con un toro y te integras con él y sientes el toreo profundamente y lo trasmites arriba". "Eso forma parte de la profesión y si ha servido de algo esta cornada para demostrar, y lo digo humildemente, que todos, si queremos, podemos conseguir nuestros objetivos y nuestros retos pues bendito sea Dios", apuntó.

El torero quiere "trasmitir esos valores a los 60 chavales" con los que se va a encontrar en el CART. Para Padilla esos valores son: "El esfuerzo, la tenacidad, la capacidad, la humildad y la fe". También espera que los alumnos "pasen por el CART no con el recuerdo de haber tenido un aprendizaje o un rodaje de novilleros sino que sean capaces de reconocer que nuestra cultura del mundo del toro les ha marcado unos valores".

La razón de su retirada

El torero fue preguntado en el programa si su retirada era definitiva o podría volver a enfundarse el vestido de torear. Juan José Padilla aseguró que "desgraciadamente, ni aun queriendo podría". "No lo he querido decir ni lo he querido hacer público nunca, pero no estaba en las condiciones que debía para estar frente al toro. Estaba jugándome la vida no al 200% ni al 150%, estaba muy por debajo del 100%. No se notaba en las facultades pero yo sí notaba, desgraciadamente, la falta de equilibrio. Me faltaba muchísimo de lo que es mi identidad como torero y mi personalidad delante del toro".

padilla-sevilla-2016-toros.jpg
Padilla poniendo banderillas

Padilla explicó que "eso formaba parte de la cornada de Zaragoza" por las secuelas que ha tenido y las "intervenciones de oído y de los nervios de la lengua". El torero añadió que "el desequilibrio me atormentaba y lo pasaba muy mal. Me vestía de torero los últimos momentos muy mal. He seguido el tratamiento y las intervenciones y no puedo ponerme ni delante de una becerra porque no siento estabilidad y no me siento seguro".

Sin embargo, Juan José Padilla ha encontrado un pupilo con el que pueda seguir vinculado al mundo del toro además de su función en el CART. Ese torero al que lleva como apoderado es Manuel Perera, una joven promesa de la escuela taurina de la Diputación de Badajoz que debutó con picadores justo antes del inicio de la pandemia.

"He tenido la suerte de que Dios me brindara en el camino a Manuel Perera. Es un torero como la copa de un pino, un novillero con unas grandes cualidades", contó Padilla. Explicó que él apoyó a la familia de Perera porque "había pasado por un accidente de tráfico que tuvo en el que pudo perder la vida". De ese accidente "tiene más de 15 placas en la cabeza con tornillos y estuvo once días en coma". En esos momentos se involucró y estuvo "cerca de la familia".

"Después, cuando reapareció, vi la evolución y me aparté un poco" aseguró Padilla que dijo que el joven novillero "como agradecimiento" le siguió mandando "vídeos entrenando o de alguna novillada sin picadores que había toreado". Manuel Perera "ganó el certamen de las escuelas andaluzas y un certamen en Vistalegre en Madrid. Después de todo esto me invitó a que lo viera con un toro a puerta cerrada y me pidió que lo apoderara. Yo le dije que no tenía la cabeza para apoderar a nadie, me habían brindado la oportunidad figuras del toreo, matadores de toros para seguir lo más cercano al toro. Yo no estaba".

Pero después cambió de opinión justo hace un año. Juan José Padilla contó: "Lo vi después de Navidades, antes de que se acercara Olivenza, y me tuve que echar para adelante porque me conmovió mucho la forma de interpretar, los conceptos suyos, el valor, la forma de torear… Me encantó, tiene una personalidad". A partir de ahí el novillero "debutó con picadores, ganó el bolsín de Ciudad Rodrigo, debutó en Olivenza y al día siguiente le hice 15 novilladas". Esto sucedió el 6 de marzo de 2020, pocos días antes de que el Gobierno decretara el estado de alarma y comenzara el confinamiento.

"A partir de ahí se fueron quitando novilladas, suspendiendo espectáculos… pero lo que no ha dejado Manuel Perera es de entrenar, de prepararse, de ilusionarse y de reconocer que toca ahora mismo esperar", señaló el torero. Para esta temporada el novillero "estaba puesto en las ferias de Arles, Istres y Castellón" y había hablado con "Simón Casas para Valencia y con Ramón Valencia para Sevilla". "Trabajar no voy a dejar de trabajar ni de ilusionarme porque es un torero que tiene muy buenas cualidades y podemos estar hablando de una próxima figura del toreo. Yo apuesto por los jóvenes porque hay muchos con muy buenas cualidades y muchísima capacidad para ser figura del toreo, remarcó Padilla.

Por ahora, en esta temporada que va retrasando cada vez más su inicio por la situación sanitaria, Padilla mantiene la ilusión y espera que su pupilo pueda torear en las próximas ferias que, si la pandemia lo permite y la vacunación se acelera, se celebren a lo largo de 2021.

En Cultura

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot