Menú

El Madrid vuelve a reinar con Mourinho

Doble golpe del equipo blanco, que ha derrotado (0-1) a los azulgrana para volver a conquistar la Copa del Rey dieciocho años después.

0

El madridismo vuelve a estar exultante, y no es para menos. Después de tres años de sequía de títulos, el equipo blanco se ha proclamado campeón de la Copa del Rey, un torneo que no ganaba desde hacía dieciocho años. Lo ha hecho además a lo grande, derrotando al Barcelona (0-1) en una intensa final disputada en Mestalla y resuelta en la prórroga gracias a un golazo de Cristiano Ronaldo. Todo a pedir de boca: título y victoria ante el eterno rival, un adversario al que es muy difícil poder meterle mano. Como las que sacó a relucir Iker Casillas en la segunda parte del tiempo reglamentario. El portugués marcó el gol de la victoria, pero el capitán madridista fue el gran héroe de la noche con sus paradas salvadoras. Una vez más.

No hubo sorpresas de salida en los planteamientos de uno y otro técnico. José Mourinho repitió el trivote que puso en liza el pasado sábado en el Bernabéu, en el primero de la serie de cuatro clásicos ante los azulgrana, con Pepe, Xabi Alonso y Khedira en el centro del campo. Pero esta vez no había un nueve puro. Cristiano era la referencia arriba, aunque se alternaba frecuentemente la posición con Di María y Özil, que no jugó de titular en el choque liguero. En el otro bando, Pep Guardiola alineó finalmente a Mascherano como pareja de Piqué en el centro de la defensa, dejando a Puyol en el banquillo. En contra de lo que se había especulado, Pedro fue titular, formando tripleta atacante con Messi y Villa, mientras que Iniesta jugó en el centro del campo junto a Busquets y Xavi.

Lo que cambió, y mucho, fue la intensidad con la que salió el Madrid en esta final, muy distinta a la mostrada días atrás en su propio feudo. Tuvo color blanco la primera parte, en la que los de Mourinho supieron maniatar a un Barcelona que, pese a tener la posesión como de costumbre, apenas creaba peligro. No había profundidad en su juego y sus centrocampistas se veían asfixiados por la presión blanca.

Khedira, a veces casi de mediapunta, y Cristiano tuvieron un par de internadas con peligro en los primeros minutos, aunque las verdaderas ocasiones no llegaron hasta bien entrada la primera mitad. Con Iniesta, Messi y Villa desaparecidos en combate –especialmente anulado estuvo el asturiano–, el Madrid se limitaba a hacer su juego, que no era especialmente bonito, pero sí muy efectivo. Mourinho había pulido la táctica que puso en liza el sábado y el resultado se veía sobre el campo.

Cristiano Ronaldo lo intentó en un mano a mano con Pinto, titular en la portería azulgrana en detrimento de Víctor Valdés –así se lo prometió Guardiola–, pero disparó muy centrado y atrapó el cancerbero. La mejor ocasión la protagonizó Pepe justo antes del descanso. Después de un gran centro de Özil, el internacional portugués soltó un soberbio testarazo que se estrelló en el palo. Protagonista también fue el árbitro Undiano Mallenco, que tuvo que poner orden en más de una ocasión ante el cariz que tomaban los acontecimientos. La intesidad fue tal que el colegiado navarro se vio acosado por los futbolistas de uno y otro equipo, tratando de que los rivales vieran la amarilla en cada falta. Así, hasta el intermedio fueron amonestados Pepe –uno de los habituales– y Pedro. Con el 0-0 se llegó al descanso.

El Real Madrid se marchó al vestuario con la sensación de ser el momentáneo ganador a los puntos. Pero lejos de rematar la faena, dio alas al rival, que salió en la segunda parte con bríos renovados. ¡Y qué bríos! Está claro que a este Barça no se le puede dar oxígeno porque te mata en cualquier momento. Pronto empezó a asediar el área de Casillas, mientras que los blancos iban de más a menos.  

Avisó primero Pedro, que minutos después vio cómo el árbitro le anulaba un gol por un fuera de juego. Era muy justo, pero lo era. Ya no había dudas de quién mandaba en el césped de Mestalla, que a petición de Mourinho no fue regado en el descanso. De nuevo el canario volvió a probar fortuna y fue entonces cuando Casillas empezaba a hacer de las suyas con un recital tremendo. Sólo un minuto antes le había sacado otra mano milagrosa a Messi. Estaba claro que el argentino en algún momento tenía que aparecer. Lo hizo también Iniesta, pero el manchego fue otra víctima de San Iker.

El Real Madrid estaba fundido y parecía cuestión de tiempo que llegara el gol del Barça. Eso sí, los blancos también tuvieron una opción de Adebayor, que entró al campo en sustitución de un Özil que fue de más a menos, tras una extraña salida de Pinto. Combate nulo tras los noventa minutos reglamentarios.

El pequeño respiro le vino bien al Madrid. El partido no había cambiado de dueño, aunque los blancos ya no estaban con la lengua fuera. Y mucho menos Cristiano Ronaldo, que tuvo una gran oportunidad al comienzo de la prórroga, aunque su disparo raso y cruzado se marchó rozando la cepa del poste.

No perdonó en la siguiente el portugués. Di María recibió de Marcelo y la colgó al área para que CR7 rematara de forma impecable de cabeza para superar a Pinto y terminar de hundir al Barça. Intentaron reaccionar los de Guardiola, pero el Madrid se encerró atrás, impidiendo que su rival volviera a acechar con peligro la portería de Casillas. La Copa estaba más cerca y el milagro, el de acabar con la hegemonía de este Barça que parecía imbatible, se acabó consumando tras 120 minutos de emociones fuertes.

Dieciocho años después, el Real Madrid volvía a conquistar la Copa del Rey. El Barcelona aguarda ahora su oportunidad de vengarse en las semifinales de la Liga de Campeones. El primer duelo, el próximo miércoles en el Bernabéu.


Ficha técnica

FC Barcelona, 0: Pinto; Dani Alves, Piqué, Mascherano, Adriano (Maxwell, m.119); Busquets (Keita, m.107), Xavi, Iniesta; Messi, Pedro y Villa (Afellay, m.105)
Real Madrid, 1: Casillas; Arbeloa, Sergio Ramos, Carvalho (Garay, m.119), Marcelo; Pepe, Khedira (Granero, m.104), Xabi Alonso; Özil (Adebayor, m.69), Di María y Cristiano Ronaldo

Gol: 0-1, m.102: Cristiano Ronaldo
Árbitro: Undiano Mallenco (Colegio navarro). Expulsó por doble amonestación a Di María (ms.85 y 120). Mostró tarjeta amarilla a
Pepe (m.26), Xabi Alonso (m.59) y Adebayor (m.73), del Real Madrid; y a Pedro (m.33), Messi (m.63) y Adriano (m.117), del Barcelona
Incidencias: Final de la Copa del Rey disputada en el estadio de Mestalla ante unos 55.000 espectadores. Terreno de juego en buenas condiciones

En Deportes

    0
    comentarios
    Acceda a los 33 comentarios guardados

    Servicios