Menú

NBA

Malone-Stockton: la pareja récord de la NBA a la que Michael Jordan privó del anillo

Los dos últimos capítulos de The Last Dance repasan los títulos logrados por los Chicago Bulls en 1997 y 1998, ambos frente a los Utah Jazz.

0
Los dos últimos capítulos de The Last Dance repasan los títulos logrados por los Chicago Bulls en 1997 y 1998, ambos frente a los Utah Jazz.
Michael Jordan y Karl Malone, amigos y rivales. | Archivo

Eran otros tiempos. Eran los años 90, en los que los Chicago Bulls dominaban con puño de hierro la NBA, con seis anillos de campeones en ocho años. Sencillamente increíble para un equipo de leyenda, el mejor de la historia, liderado por el mejor jugador de todos los tiempos.

Michael Jordan se echó a los Bulls a la espalda y, junto a Scottie Pippen, Dennis Rodman, Steve Kerr, Toni Kukoc o Luc Longley, entre otros, y bajo la batuta del entrenador Phil Jackson, lideró al equipo de Chicago a sus dos three-peat (dos tricampeonatos) en los períodos 1991-93 y 1996-98. Los dos últimos títulos, los de 1997 y 1998, fueron posiblemente los más difíciles pero los que mejor le supieron a la franquicia de la Ciudad del Viento antes de que el gerente general, Jerry Krause, desmantelara un equipo que él mismo se encargó de construir a mediados de los 80, precisamente con la llegada de Jordan.

Krause acabaría pasando de héroe a villano en las casi dos décadas que estuvo en el cargo con carta blanca por parte del propietario Jerry Reinsdorf.

Este lunes han salido a la luz los dos últimos capítulos de The Last Dance, la brillante serie de Netflix que repasa la trayectoria de Jordan en los Bulls, donde se trata precisamente esos dos últimos anillos ganados por Chicago, ambos ante unos Utah Jazz liderados por Karl Malone y John Stockton —en aquel equipo también había jugadores de la talla de Jeff Hornacek o Bryon Russell— y entrenados por el veterano Jerry Sloan.

Pero los líderes indiscutibles eran Malone, El Cartero, y Stockton, que formaron una de las mejores parejas de la historia de la NBA. No en vano, el ala-pívot es el segundo máximo anotador en la historia de la liga con 36.928 puntos —por delante del mismísimo Jordan y sólo superado por otra leyenda como Kareem Abdul-Jabbar—, mientras que el base del estado de Washington es el máximo asistente con 15.806 (con un promedio de 10.5 por partido). Casi nada...

Fueron dos ocasiones de oro para el equipo mormón, pero se toparon con unos Bulls en plenitud y, sobre todo, con un extraordinario Michael Jordan, un jugador súper competitivo que se tomaba cada partido como si fuera una final, especialmente en los playoffs. El mejor jugador de todos los tiempos se enfrentaba a su amigo Karl Malone, otra leyenda. Ambos formaron parte del maravilloso Dream Team que ganó el oro en los JJOO de Barcelona'92, en un equipo en el que también estuvieron presentes Pippen y Stockton, otros de los contendientes de aquellas Finales de 1997 y 1998.

Las dos últimas Finales de Chicago y Utah

El equipo de Chicago finalizó la temporada regular de 1996/97 con una marca estratosférica de 69-13 (64-18 para Utah) y, después de arrasar a los Miami Heat en la Final de la Conferencia Este, se veía las caras con los Jazz. En el quinto partido, Jordan anotó 38 puntos a pesar de un virus estomacal que le hizo sufrir una alta fiebre, pero no impidió ganar por 90-88 en el Delta Center. Los Bulls volverían a casa con un 3-2 en la serie y, gracias a una canasta de Steve Kerr y a un robo de Scottie Pippen que acabó con un mate de Toni Kukoc, acabaron llevándose el gato al agua en el sexto partido (4-2).

Jerry Sloan y los suyos aprendieron de aquella experiencia. La historia se repetía al año siguiente: de nuevo Chicago-Utah en las Finales, con factor cancha para los de Salt Lake City. Tanto los Jazz como los Bulls se presentaron en las eliminatorias por el título con una marca de 62-20 en temporada regular.

Los de Chicago llegaron bastante más cansados (4-3 ante los Pacers en la Final del Este por el 4-0 que los Jazz le endosaron a los Lakers en la del Oeste) a una serie final que se resolvió en el sexto partido (4-2 para los Bulls). En aquel sexto encuentro, los Jazz ganaban por 86-85 a falta de 17 segundos y disponían de un último ataque para forzar el séptimo duelo, de nuevo en el Delta Center de Salt Lake City. Stockton le pasó el balón a Malone, que esperaba en el poste bajo, pero Jordan se lo arrebató para hacerse con la posesión. His Airness condujo la pelota y esperó el momento preciso para atacar a Bryon Russell y lanzar a canasta. Con seis segundos por delante, el 23 de los Bulls se zafó del marcaje del 34 de los Jazz para dar el zarpazo definitivo: Jordan se elevó en el aire, lanzó con la clase y el tino que siempre le han caracterizado y, en su último partido con los Bulls, logró una extraordinaria canasta para firmar el definitivo 86-87, dando así el sexto anillo a su equipo. Sencillamente espectacular. Sencillamente Michael Jordan, el mejor jugador de todos los tiempos...

[an error occurred while processing this directive]
0
comentarios

Servicios