Menú

Verdasco sigue en plena forma y disputará su segunda final consecutiva

Tras perder la final del Masters de Montecarlo, Fernando Verdasco ha accedido a su segunda final consecutiva al imponerse a su compatriota David Ferrer en semifinales del Conde de Godó en tres sets (6-7, 7-5 y 6-1). Su rival será el sueco Soderling.

Tras perder la final del Masters de Montecarlo, Fernando Verdasco ha accedido a su segunda final consecutiva al imponerse a su compatriota David Ferrer en semifinales del Conde de Godó en tres sets (6-7, 7-5 y 6-1). Su rival será el sueco Soderling.
Verdasco golpea la pelota ante Ferrer en el Godó. | EFE

Ferrer había advertido en la víspera que Verdasco era mejor que él y que, por tanto, parte de sus opciones de victoria pasaban por que el madrileño, con un balance favorable de 5 triunfos y 3 derrotas en los enfrentamientos directos, no tuviese su mejor día. Fue exactamente así. El de Jávea mandó en la pista hasta que el mejor Verdasco apareció para remontar el partido y finiquitar su pase a la final, donde se medirá a Soderling.

El noveno jugador mundial, zurdo de físico imponente y de golpes potentísimos, no apareció, en todo su esplendor, hasta mediado el segundo set. La primera hora y media de juego fue para un Ferrer rapidísimo, felino, que supo agarrarse a la tierra de la central e imponer un ritmo frenético en el intercambio con el que Verdasco no se sintió del todo cómodo. 'Ferru', todo un especialista sobre el polvo de ladrillo, supo sufrir con su servicio -salvó cinco bolas de ruptura en tres juegos diferentes- alargar el set hasta el 'tie-break' y jugar un desempate prácticamente inmaculado (7-3) que le permitió llevarse la primera manga.

El alicantino mantuvo su ritmo frenético en los primeros juegos del segundo set. Parecía tener el partido ganado con 4-3 y saque, pero entonces Verdasco le devolvió el 'break' y se vino arriba. El madrileño afinó y sobre todo aceleró sus golpes hasta acorralar a Ferrer, quien se defendió lo indecible para no ceder este segundo parcial. Verdasco necesitó hasta cinco bolas de set para adueñarse finalmente de él (7-5).

Ferrer, impotente, destrozaba su raqueta camino de su silla sabiendo que quizá no tendría otra oportunidad. Estaba en lo cierto. Un Verdasco crecido ya no le dio opción en la tercera manga. Después de dos sets largos e intensos, el tercero fue un visto y no visto (6-1). Un triste epílogo de torneo para el finalistas de las dos últimas ediciones.

Soderling fulmina a De Bakker

El sueco Robin Soderling fulminó, en una hora y dieciséis minutos, a la revelación del Godó, el holandés Thiemo de Bakker (6-1 y 6-4).

Soderling, segundo cabeza de serie y octavo jugador mundial, no tuvo oposición en De Bakker, sobre todo en el primer set, que se adjudicó en poco más de media hora y sin ceder ni una sola vez su servicio. Parecía el que el sueco finiquitaría el encuentro por la vía rápida cuando arrancó la segunda manga con dos rupturas de saque consecutivas y un claro 4-0 en el marcador. Sin embargo, De Bakker todavía daría algo de guerra antes de entregar la cuchara.

Mejor con sus servicio y sobre todo, menos errático en el intercambio desde el fondo de la pista, el holandés aprovechó un exceso de relajación de su rival para ponerse 4-3. Eso alertó al sueco, quien volvió a exhibir toda su potencia con la derecha para cerrar el choque por 6-4.


Temas

En Deportes

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso