Menú

¿Efecto dominó? El Este tiembla tras el colapso de la deuda pública de Letonia

El colapso de la deuda pública ha comenzado. La penúltima fase subprime ha explotado en el Este de Europa. La última emisión de bonos de Letonia ha quedado desierta y su Gobierno estudia la posible devaluación de su moneda. Los países del Este y la banca sueca, muy expuesta a este país, tiemblan.

0

LD (M. Llamas) El pasado miércoles Letonia no logró colocar entre los inversores ni un solo bono de deuda pública -una emisión próxima a los 70 millones de euros-, disparando el temor a que el Gobierno se vea obligado a devaluar su moneda nacional, aunque su primer ministro negó firmemente tal posibilidad.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) concedió a Letonia un crédito urgente de 7.500 millones de euros el pasado diciembre ante la dura crisis económica que sufre el país. La imposibilidad de colocar sus bonos sitúa al borde de la quiebra al Estado, ya que se prevé que el déficit público se dispare por encima del 9% del PIB este mismo año, haciendo insostenible la financiación pública. Letonia precisa reducir su déficit al 5% para poder recibir el siguiente tramo del crédito concedido por el FMI, que se esperaba aprobar el próximo julio y que asciende a 1.200 millones de euros.

El problema es que el valor de su divisa (el lat) depende, en última instancia, de la capacidad del Estado para financiarse. Es decir, de su deuda pública. Ante el fracaso que obtuvo la última emisión de bonos, un asesor sueco del primer ministro letón, Valdis Dombrovskis, alertó de que la devaluación del lat con un tipo de cambio fijo al euro es tan sólo cuestión de tiempo.

"Letonia parece haber alcanzado el punto de no retorno, ya que su tipo de cambio fijo puede no sobrevivir mucho más", según un informe de TD Securities. Un déficit fiscal para 2009 próximo a los dos dígitos y el rechazo a su deuda pública refleja la significativa disminución de la capacidad del Estado para financiarse, según Gyula Toth, economista especializado en la Europa emergente de Unicredit en Viena, informa Reuters. "A lo mejor no es inminente, pero la devaluación del lat es inevitable", aseguró un economista de Morgan Stanley a Bloomberg.

El Gobierno letón busca desesperadamente recortar su presupuesto público para evitar una devaluación monetaria que, sin duda, pondría en graves aprietos al país, ya que la mayoría de su deuda exterior está nominada en euros. Y es que, en caso de devaluación, las familias y empresas del país tendrían graves problemas para poder devolver sus préstamos. La devaluación del lat frente al euro puede rondar el 50%, según los expertos.

Además, la depreciación de su divisa asestaría un duro golpe a la banca sueca que, en los últimos años de expansión crediticia, ha invertido un enorme volumen de préstamos en este país báltico. Así, la crisis monetaria ha dado comienzo, tal y como avanzó LD, y pone en serios aprietos a la banca del centro de Europa.

¿La nueva Islandia?

La amenaza de quiebra e, incluso, corralito financiero, es real en los países bálticos y del Este de la UE, tal y como avanzó este mismo periódico. Dichas economías emergentes han crecido al abrigo del crédito barato de los últimos años, alimentando el surgimiento de burbujas inmobiliarias y financieras que ahora están explotando con especial virulencia. De hecho, el precio de la vivienda en Letonia se ha desplomado un 50% interanual, y se prevé un desplome del PIB próximo al 18%.

Desde el pasado miércoles el sistema financiero letón vive inmerso en el pánico. El fracaso en la emisión de deuda se reflejó de inmediato en el mercado interbancario: el tipo de interés al que se prestan dinero las entidades del país se disparó hasta un nivel récord del 16,4%, en una jornada muy similar a la que sufrió el mercado interbancario estadounidense tras la quiebra de Lehman Brothers el pasado octubre.

Además, se disparó la percepción de los inversores sobre la posibilidad de que el país quiebre. Así, los bonos letones a cinco años alcanzaron los 638 puntos básicos en el mercado de credit default swaps (CDS), en el que se negocian seguros para protegerse del impago de todo tipo de deuda (pública y privada). Esto implica que para garantizar la compra de 10.000 dólares en deuda letona hay que desembolsar 638.

Los expertos consultados por LD temen que este proceso acabe provocando un efecto dominó en los países del Este. De hecho, Lituania prevé emitir hasta 600 millones en bonos, pero los analistas advierten de que el fracaso de Letonia se repita en este país debido al temor existente en los mercados de deuda.

Estos mismos analistas señalan que "afortunadamente para Europa, Letonia tiene su propia moneda". Y es que, el estallido de un proceso de estas características en el seno de la zona euro pondría en riesgo la estabilidad misma de la moneda única y, como consecuencia, de la propia Unión Monetaria. Sin embargo, "España, Italia y, especialmente, Grecia acechan en la sombra, y tan sólo es cuestión de tiempo que estos tres países sigan su ejemplo" -en referencia a Letonia-, alertan. De hecho, se suceden las quinielas sobre el riesgo de que algunos países acaben abandonando el euro, entre ellos, España

En Libre Mercado

    Servicios