España vuelve a las quinielas para dejar el euro: los inversores temen impagos de deuda

Los programas de gasto público de Zapatero y el desplome de la economía aumentan los riesgos de impago por parte del Estado.

Relacionado
L. Ramírez /

Cuando la agencia de calificación crediticia Standard and Poor´s decidió rebajar la calidad de la deuda española el pasado 19 de enero el Tesoro vio cómo se disparaba el precio de los bonos y obligaciones emitidos por el Reino de España, es decir, los intereses que había que pagar a los inversores por esa deuda.

La situación no cogió por sorpresa a los inversores y analistas, ya que el mercado de los credit default swaps (CDS) anticipaba esta rebaja. Estos productos son una especie de seguros contra el riesgo de impago de la deuda soberana y habían reflejado desde la segunda mitad del pasado año el hundimiento de la economía española, superando ampliamente los 100 puntos básicos.

Como los mercados ya descontaban esta rebaja, los meses posteriores reflejaron una reducción de este riesgo, situándose los CDS de la deuda española en el entorno de los 80 puntos básicos. Pero, como explicaban las publicaciones extranjeras "la fiesta se había terminado" y los analistas e inversores vuelven a estar ahora muy preocupados por la salud de las finanzas públicas españolas.

¿Quebrará España? El riesgo existe, tal como avanzó LD, hasta el punto de la cuestión circulando entre los analistas económicos y los medios de comunicación. Incluso algunas fuentes cercanas a Moncloa señalan que el presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, quiere saber qué pasaría si España abandonara el euro.

La recesión, el aumento del desempleo a un ritmo récord, la necesidad de financiación exterior (déficit del 10% anual en la balanza de pagos por cuenta corriente), la elevada exposición del sistema financiero a la crisis del ladrillo y, sobre todo, el gran desequilibrio presupuestario de las cuentas públicas son las principales amenazas que sobrevuelan sobre la economía nacional

El Banco de España estima que el déficit público superará el 8% del PIB en 2009. Un cálculo que se puede quedar muy corto, a la vista de la evolución que registran los ingresos fiscales y, sobre todo, el aumento exponencial del gasto público que está aplicando el Gobierno con tal de salvar la situación. Los últimos anuncios de Zapatero van por este camino.

Todo ello ha provocado que los CDS de la deuda española vuelvan a una senda de crecimiento, superando otra vez los 100 puntos básicos. Esto eleva los riesgos de que se produzcan nuevas degradaciones crediticias, ya que S&P es la única que ha reducido su valoración sobre España. Moody´s y Fitch Ratings la mantienen, por el momento.

Fuente: Bloomberg, datos recogidos por Random Spaniard

La razón de este repunte se encuentra en el derroche de gasto público del Gobierno español que -junto con las emisiones de las comunidades autónomas- se acercará al 60% del PIB en un año. Los costes por intereses se van a triplicar en 2009. El déficit no sale gratis, tal como avanzó LD.

Aunque los CDS no son la única forma de calibrar cuál es la salud de la economía española y la capacidad de pago de la deuda. La ola de emisiones que están realizando todos los países está provocando un aumento de los rendimientos. Hay que pagar más intereses para colocar la nueva deuda.

España, Italia, Grecia e Irlanda son los países con más riesgos en la eurozona. Reino Unido y EEUU también sufren en sus rendimientos de deuda pública la fiebre derrochadora de sus respectivos Gobiernos:

En este escenario, las agencias rebajarán la calidad del papel español y el Tesoro deberá pagar más por las emisiones por el mayor riesgo de impago a aquellos inversores que quieran arriesgarse a comprar deuda española. En el seno de la UE ya se debate abiertamente sobre la posibilidad de que haya que rescatar a España ante la amenaza de suspender pagos.

El Tesoro conoce estos riesgos, aunque no los admita en público y, por ello, se están dando prisa en apurar el calendario de emisiones. Fuentes del Fisco admiten que "es muy probable que en los próximos meses se encarezca la financiación, por tanto, es el momento de coger buenos precios y por ello se adelanta el calendario".

La avalancha de papel del Estado es de tal magnitud que en unos meses ha salido al mercado a financiarse por una cantidad similar a la que utilizaba anteriormente para todo el año. Por ello, el Tesoro está realizando emisiones extraordinarias que no estaban en su agenda con el objetivo de pagar los menores intereses posibles. Temen que el precio se dispare en los próximos meses.

España e Italia las favoritas para "fugarse primero"

Precisamente, el último informe macroeconómico elaborado por la gestora británica Schroders que ha sido publicado este lunes, pone el foco en España, Francia e Italia, después de mostrar su preocupación la pasada semana por la economía británica.

El estudio alerta también de los incrementos de deuda pública motivados por la crisis en la zona euro, y de la preocupación que supone esta "espiral de deuda" para la continuidad de todos los miembros de la unión.

En este sentido, Schroders asegura que España e Italia son las "favoritas" para "fugarse primero", aunque Irlanda, Portugal y Grecia "se han sumado a este club" recientemente. Aún así, considera que la posibilidad de que este riesgo se materialice se ha ido reduciendo con el paso de los meses.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

En Libre Mercado

    Lo más popular