Menú

Salgado pide a Bruselas un año extra para cuadrar el déficit en 2013

La vicepresidenta económica del Gobierno quiere un año extra para cuadrar las cuentas públicas. El compromiso de los países de la eurozona es tener un déficit público máximo del 3% del PIB en 2012, pero Salgado pide a Bruselas que "reflexione" y amplíe el plazo hasta 2013.

0

No obstante, Salgado aseguró que el Gobierno realizará el esfuerzo necesario para volver a una situación de consolidación fiscal en 2012, según lo previsto, si bien, a la vista del déficit generalizado en otros países, indicó que la Comisión Europea debería "reflexionar".

En este sentido, indicó que "si con carácter general se alarga un año el periodo" marcado para volver a un déficit del 3%, ello supondría "una mayor holgura". En cualquier caso, reiteró que la economía española comenzará a crecer "antes de verano" de 2010, pero rehusó dar cifras puesto que, en su opinión, no es necesario "ajustar tanto" las previsiones.

Por otra parte, aseguró que "no habrá más subidas e impuestos en enero" y precisó que, en todo caso, se valorará la eficacia del último aumento cuando se elaboren los Presupuestos para 2011.

Más concretamente, indicó que "no está en el ánimo" del Gobierno modificar el "cheque bebé", ni subir el marginal del IRPF para las rentas más altas, pero dejó caer, sin embargo, que "las subidas de los impuestos especiales nunca se anuncian".

Durante su participación en el Foro Cinco Días, Salgado defendió la actual política fiscal del Gobierno y aseguró que el incremento previsto de la recaudación en 2010 permitirá mantener los incentivos a la economía sin que ello suponga "presiones excesivas" para las cuentas públicas. Además, confió en que el "núcleo central" de los Presupuestos aprobados la pasada semana permenezca sin cambios tras los trámites de enmiendas.

Así, apostó por mantener la política de estímulos a la economía mientras no se consolide la recuperación de la economía, aunque también advirtió de que el momento de retirada será importante, por cuanto "si hubiera un exceso de liquidez, se produciría un repunte del IPC".

Por otro lado, el Gobierno atisba señales positivas en la economía. En el caso del desempleo, Salgado consideró que las cifras del paro que arrojó la Encuesta de Población Activa (EPA) en el tercer trimestre, con un descenso de 14.100 personas, indican una "ruptura de tendencia" en la destrucción de empleo.

"No hay recetas milagrosas" contra el paro

Si bien, pese a esta tendencia hacia una "lenta mejoría", no quiso lanzar las campanas al vuelo y precisó que mientras ésta no se consolide, difícilmente se podrá hablar de creación neta de empleo "sostenible".

Además, Salgado aprovechó este punto para recordar, ante la presencia del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, que, aunque "el mercado de trabajo puede y debe mejorar, no existen soluciones milagrosas a corto plazo", y añadió que éstas "suelen suponer una gran carga a largo plazo". Dicho esto, insistió en que cualquier cambio en el mercado laboral debe pasar por el consenso en el seno del diálogo social.

En Libre Mercado

    Servicios