Menú

Interior compra 400 cascos y 1.395 espinilleras para los antidisturbios de la Policía

La adquisición se inicia dos meses y medio después del 22-M, cuando hubo casi setenta agentes heridos.

17
La adquisición se inicia dos meses y medio después del 22-M, cuando hubo casi setenta agentes heridos.
Ignacio Cosidó, director general de la Policía. | Policía

Nuevo material para los agentes antidisturbios del Cuerpo Nacional de Policía. El Ministerio del Interior ha hecho públicos este jueves a través del Boletín Oficial del Estado (BOE) dos concursos para la adquisición de material de protección personal para las Unidades de Intervención Policial (UIP), consistente en juegos de espinilleras y cascos antidisturbios, para lo que cuenta con un presupuesto ligeramente superior a los 318.000 euros.

El primero de los concursos es para la compra de 400 cascos antidisturbios de color azul con sus correspondientes fundas portacascos, para la que hay un presupuesto de 156.816 euros. El segundo, es para la adquisición de 1.395 protectores de piernas, conocidas habitualmente como espinilleras, para lo que hay un presupuesto económico de 162.043,20 euros. En ambos casos, el procedimiento es por vía urgente, y las propuestas de las empresas se abrirán en Interior el día 23 de este mes.

La compra de este nuevo material para los agentes de la UIP de la Policía se produce dos meses y medio después de que casi setenta agentes de esta unidad policial resultaran heridos durante las denominadas Marchas por la Dignidad que se encontraron con un gran acto final en Madrid el pasado 22 de marzo, y en el que grupos de antisistema protagonizaron graves incidente en el centro de la capital.

Tal y como denunció Libertad Digital, aquella jornada los agentes antidisturbios que salieron a trabajar lo hicieron con menos material del habitual, pues en la base se les proveyó de apenas una tercera parte de los que suele ser habitual, en lo que a pelotas de goma y bocachas (las escopetas que se utilizan para disparar las pelotas) se refiere.

Además, lo hicieron con su material de dotación habitual, que está en bastante mal estado. Los escudos de protección están caducados (debido a los efectos de sus 10-15 años de antigüedad), no tienen faldones de protección y las fijaciones están estropeadas. Los cascos antidisturbios tienen el barbuquejo dado de sí y las pantallas rayadas, además de empañarse con la respiración al no ser antivaho. Tampoco contaban con ningún tipo de material para proteger las espinillas.

Para aquella jornada de protestas, las autoridades habían preparado un dispositivo policial conformado por 30 grupos de la UIP y otros cinco en reserva en el Complejo Policial de Moratalaz, más que suficiente para controlar a los manifestantes que ese día estaban en las calles, por mucho que algunos grupos de incontrolados pudieran provocar incidentes, pero según denunciaron los agentes que trabajaron en aquella jornada, los mandos del dispositivo no supieron mover a los efectivos que tenían sobre el terreno.

Debido a esos graves errores de coordinación de los mandos, el director general de la Policía, Ignació Cosidó, destituyó al Jefe de la Primera UIP, Francisco Javier Virseda, aunque mantuvo en su puesto a otros dos mandos cuya destitución también exigían los agentes de la UIP y los sindicatos policiales: el Jefe de las UIP a nivel nacional, José Miguel Ruiz Igurquiza; y el Comisario General de Seguridad Ciudadana, Florentino Villabona.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios