Menú

Mas confirma que se reunió con Pujol: "¿Y qué? ¿Alguien me está siguiendo?"

El presidente catalán admite que se reunió el miércoles, día de los arrestos, con su padrino político. "Lo he visto varias veces y volveré a verle".

El presidente catalán admite que se reunió el miércoles, día de los arrestos, con su padrino político. "Lo he visto varias veces y volveré a verle".

Las pruebas se acumulan en contra de Artur Mas, aspirante a la reelección como presidente de la Generalidad. El 3% se confirma con documentos y pruebas indestructibles. Caen detenidos los tesoreros y funcionarios del partido, el más alto preboste de "Infraestructures de Catalunya", la empresa pública que adjudica la obra pública, o el marido de la comisaria de Transparencia de la Generalidad, Núria Bassols, magistrada en excedencia del TSJC y juez que archivó entre otros los casos Adigsa o Casinos. El marido, exalcalde convergente, presidía una empresa que aparecía constantemente en los contratos y adjudicaciones de la Generalidad.

A semejante panorama de putrefacción se une la circunstancia de que Artur Mas se jacta de mantener contactos frecuentes con el expresidente Pujol, autor confeso de la ocultación de una fortuna al fisco. Cuatro de los hijos biológicos de Pujol están imputados en la Audiencia Nacional y los otros tres en un juzgado de Barcelona por todos los delitos que caracterizan la corrupción política. Y su hijo político, Artur Mas, afronta un proceso por desobediencia en un TSJC que su partido tiene infiltrado y es más que probable que acabe teniendo que dar cuentas de las irregulares y disparatadas finanzas de su partido y las fundaciones que cuelgan, todas ellas beneficiarias del "impuesto" del 3% para trabajar en Cataluña.

Mas no sólo ha confirmado que el mismo día, miércoles, que la Guardia Civil, por mandato judicial y en presencia de los fiscales anticorrupción, detenían a su tesorero en CDC, Andreu Viloca, se reunió con Pujol sino que le ha tratado de "president" y ha mostrado un deje de soberbia al decir que no era la primera vez y que no tiene que dar explicaciones de con quién se reúne y con quién no y de lo que habla. El encuentro, uno de tantos, según Mas el cuarto o el quinto desde la confesión de Pujol, hace poco más de un año, se produjo antes de que la Guardia Civil irrumpiera en la sede convergente con el actual tesorero, Andreu Viloca, detenido. A las nueve de la mañana, Jordi Pujol entraba en un domicilio de la calle Avenir, en la zona alta de Barcelona, propiedad de un exconsejero de Banca Catalana. Minutos después lo hacía Artur Mas con un gran despliegue de escoltas que alertó a los vecinos, acostumbrados a las visitas de Pujol al inmueble pero no a las de Mas y sus escoltas.

Según Mas, eso ocurrió a las nueve de la mañana y las diez y cuarto le avisaban de lo que estaba sucediendo en el partido por lo que, afirmó, decidió abandonar la reunión. Se negó a aportar más datos. Sólo dijo que no tenía que dar cuenta de sus reuniones privadas aunque hablara de política. Ese detalle del encuentro con Pujol marcó parte de la comparecencia en el parlamento regional de Mas para explicar las implicaciones de su partido y de la Generalidad en el método 3%. Mientras negaba que hubiera corrupción, prometía luchar contra la corrupción en la nueva "república catalana"; mientras abrazaba la tolerancia cero con la corrupción se reunía con el símbolo de la corrupción en Cataluña. Y no una, sino cuatro o cinco veces, según confesó.

En el plano de fondo, la idea de que si Cataluña consigue convertirse en un "estado catalán independiente en forma de república", tal como han pactado con la CUP para comenzar a hablar, la idea de que será la "justicia catalana" la que tenga la competencia para condenar a Mas por el referéndum ilegal y por la corrupción generalidad, el método tres por ciento.

Mas volvió a protagonizar un espectáculo parlamentario a cuenta de su nueva comparecencia a cuenta de la corrupción. Dijo que se sentía aludido por la extensión del sumario a la Generalidad como consecuencia de la detención del responsable de "Infraestructures de Catalunya" en el marco de la tercera fase de la operación judicial Petrum.

Volvió a escudarse en que La Razón había publicado hace unas semanas que después del 27-S habría detenciones relacionadas con los registros en CDC y varios ayuntamientos convergentes del 28 de agosto. Esa información es a la que se aferra Mas para denunciar que las operaciones contra su partido se filtran a los medios para convertirlas en espectáculos y que además coinciden con fechas claves del proceso. El 28 de agosto se presentaba "Junts pel Sí", recordó. Y el pasado miércoles, cuando comenzaron las detenciones y hubo nuevos registros, era el día en que firmó el decreto de constitución de la cámara catalana para el próximo lunes. Todas las jornadas son claves e históricas para Mas, cuya investidura está ahora mismo en el aire. La CUP insiste en que no aceptará un candidato con la mochila de la corrupción a sus espaldas. En ERC cunden las dudas sobre la reedición del pacto con CDC para las generales mientras Mas se defiende cada vez con menos convicción y más groserías.

"Nuestro sistema es impecable"

Tras el intento de deslegitimar la Justicia, se puso a hablar del sistema de adjudicaciones y contratos de la administración catalana en una larga disertación plagada de frases grandilocuentes. Sobre el sistema llegó a afirmar que "es impecable. No hay errores, no hay posibilidad de influir de una manera partidista o personal. Se ha ido sofisticando de tal manera que cada vez limita más la posibilidad de poder influir. Se fundamenta en un sistema de máximas garantías y absoluta transparencia".

Citó con orgullo el portal de la transparencia de la Generalidad, adjudicado a una empresa dirigida por una sobrina, Eugenia Menéndez Rakosnik, y que ha sido denunciada por su opacidad. Aún así, Mas dijo que cualquier dato sobre un contrato de la Generalidad está a disposición de cualquier ciudadano "on line".

Admite cobros, "pero legales"

En cuanto a la investigación sobre el partido, Mas admitió que CatDem, la fundación de Convergencia, había recibido dinero de empresas, pero que eso era público, estaba declarado y era perfectamente legal. Tal cual. "Están criminalizando las aportaciones a la fundación de un partido y no a las de otros", declaró tajante. "Mientras la ley lo permita, agrade o no, es legal", remachó. "Si la pregunta es si ha habido donaciones de empresas, la respuesta es: cierto". También reconoció que ese dinero pasaba al partido por supuestos servicios que el partido prestaba a la fundación. "Está declarado, es público". Además, lo calificó de "error administrativo". Y por último, negó que tales donaciones fueran consecuencia del 3% porque el "sistema de adjudicaciones y contratos de la Generalidad no lo permite".

De tal manera que admite los cobros, el traspaso de fondos al partido, pero no que sean fruto de adjudicaciones a los donantes.

"Llevan diez años investigando, revolviéndolo todo, ampliando el foco, dándole publicidad y no han encontrado nada, no hay ninguna sentencia en contra", dijo. "Si no hay trato de favor de la administración, todas las demás acusaciones caen por su propio peso".

En el turno de los partidos, ERC, su socio en Junts pel Sí, pidió a través de Marta Rovira la dimisión de la comisionada para la Transparencia de la Generalidad, Núria Bassols, magistrada del TSJC en excedencia y esposa de uno de los empresarios detenidos en el marco de la tercera parte de la operación Petrum. "Ni una sombra de duda", dijo Rovira y asegiuró que "en la república catalana, que ya ha comenzado, no habrá corrupción". Esta petición es consecuencia de una información del digital Crónica Global.

El desliz de Turull: "Transparencia cero"

Jordi Turull, el portavoz de Convergencia, protagonizó el desliz de la sesión al afirmar que en su partido practican la "transparencia cero contra la corrupción". Ante las carcajadas, preguntó: "¿Qué he dicho?". "Tolerancia, tolerancia, tolerancia", balbuceó. Después se dedicó a lamentar las prácticas judiciales: "Cuando ves a los guardias civiles vestidos casi de ninjas, cuando ves que todo está diseñado para hacernos daño". "No nos hagan probar lo que no podemos probar porque no ha sucedido. El delito es ser militante de Convergencia", añadió.

Arrimadas, con galones de jefa de la oposición

Mas cerró la sesión con respuestas vagas al aluvión de preguntas que le habían realizado los representantes de los grupos, en los que destacó Inés Arrimadas, que intervino en español y reprochó con dureza al presidente en funciones de la Generalidad que dijera que no había corrupción pero a la vez prometiera que lucharía corrupción. Arrimadas debutó como líder de Ciudadanos en Cataluña con una intervención en la que dejó claro la diferencia entre hacer oposición y lo que hizo durante los dos últimos años Oriol Junqueras.

"O hay trato de favor o no hay tema"

"O hay trato de favor o no hay tema", declaró Mas en su turno de vuelta y respuesta. Insistió en su defensa de la legalidad de las aportaciones de las empresas y las desvinculó del tres por ciento. En cuanto al papel de "Infraestructures de Catalunya", aceptó que empresas que han recibido adjudicaciones hicieron aportaciones a Convergencia, "pero dentro del marco legal porque no hay vinculación entre la adjudicación y la aportación". Admitió además que "es cierto que hay presidentes de esas empresas son militantes de Convergencia. ¿Y qué? El tripartito les contrataba también".

"La responsabilidad, del tesorero"

En cuanto a sus responsabilidades sobre las finanzas de CDC, la atribuyó en exclusiva al tesorero. "En nuestro partido funciona así, qué quieren que les diga", dijo Mas para eludir cualquier derivada penal sobre su figura. Se jactó incluso de haber adoptado una postura tajante contra la corrupción con los ceses de su secretario general, Oriol Pujol, y la retirada de prebendas a Pujol. "Fueron muy dolorosas en el plano personal, pero adopté decisiones en cuarenta y ocho horas", manifestó.

El futuro de Bassols y de Rosell

Respecto al cese o la dimisión de Núria Bassols, se escudó en que todavía no ha podido hablar con ella y que esperará a que "nos dé las explicaciones pertinentes y que lo valoremos". La cabeza política de la magistrada del TSJC en excedencia depende de la presión que ejerza ERC. Mas presumió de que en diez años no han encontrado nada ilegal y volvió a quejarse: "Es brutal el espectáculo mediático". Defendió a Osàcar y a Viloca, los tesoreros detenidos, "pero sobre el señor Rosell (Josep Antoni Rosell, director general de Infraestructuras detenido ayer) tengo que decir que no puedo defenderle porque es un empleado de la Generalidad".

Se siente víctima de seguimientos

Confirmó la reunión con Pujol y añadió que no sólo se vio con Pujol el miércoles, sino que lo ha hecho en varias ocasiones: "¿Dónde esta el problema? ¿Es que tengo que dar explicaciones de mi conservaciones privadas o incluso polçiticas con Pujol?" E incluso especuló que es motivo de seguimientos. ¿Hay seguimientos especiales, quién los hace, por qué motivo? E insistió en que si Cataluña es independiente se deberá a los tribunales catalanes, "que llevan trescientos años sin poder para actuar y será tan legítimos como los españoles".

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro