Menú

Junqueras pide la libertad en el Supremo por ser un "hombre de paz"

La vista, señalada para las 10.30 horas, se celebrará a puerta cerrada ante tres magistrados de la Sala de lo Penal.

0

Encomendado a Dios, continúa la espera. Como desde que el pasado 2 de noviembre ingresara en la cárcel de Estremera, Oriol Junqueras aguarda la gracia de un Tribunal que permita su libertad provisional. La Sala de lo Penal del Supremo le ha concedido un turno extraordinario para que hablara en la vista que determinará su futuro inmediato. El líder de ERC ha justificado su pretensión en que es "un hombre bueno", que solo busca el dialogo y la negociación. ¿Cómo habría actuado de forma violenta si se define como "creyente"? Argumentos "muy alejados del Derecho Penal", en palabras de Javier Ortega, representante de la acusación particular que conduce VOX.

De acuerdo con fuentes presentes en la vista, la Fiscalía ha intervenido con especial dureza. Personificada por el exfiscal jefe de la Audiencia Nacional Javier Zaragoza y con el respaldo de la exfiscal general del Estado Consuelo Madrigal, siguen apreciando un evidente riesgo de reiteración delictiva. Al parecer, Zaragoza ha recordado tajantemente a Junqueras que "la Justicia no es moneda de cambio" y que su eventual "nombramiento como presidente de Cataluña no puede afectar a su situación de prisión provisional". Como VOX, ha pedido a la Sala Segunda que mantenga la medida cautelar más gravosa.

"Estamos confiados y espero que triunfe la valoración de los derechos", ha declarado a la salida Andreu Van der Eynde. El abogado de Junqueras ha apelado al derecho de participación política, reproduciendo el discurso del compromiso con el diálogo que sirvió al resto de exconsejeros salvo a Joaquím Forn para la libertad provisional. Según el letrado, el Estado de Derecho persigue la discusión política de la República: "la propia Constitución protege la disidencia política si respeta las vías políticas y dialogadas". Ha añadido que "los riesgos de fuga y de reiteración delictiva son puras especulaciones".

Junqueras ha llegado alrededor de las 09:20H a los calabozos de la Audiencia Nacional en coche camuflado y escoltado por dos vehículos de la Guardia Civil. Con los discursos de la defensa –se han adherido los imputados Jordi Sánchez de la ANC y Joan Josep Nuet de Cataluña sí se puede Podemos– y el Ministerio Público y el alegato final concluidos; los tres magistrados retomarán este viernes la deliberación. Fuentes consultadas apuntan que lo más probable es que la resolución se retrase, por lo tanto, al menos hasta mañana.

Colegiarán la decisión los magistrados que componen la Sala: Alberto Jorge Barreiro, Francisco Monterde y Miguel Colmenero; este último presidente y ponente en sustitución del exfiscal general del Estado Cándido Conde-Pumpido incorporado al Tribunal Constitucional.

Sobre la mesa del Supremo

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo determina si los resultados del 21 de diciembre modifican la situación personal y procesal de Oriol Junqueras. Y, sobre todo, si aconsejan o no la retirada de la medida cautelar de prisión incondicional acordada el pasado 2 de noviembre por la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela y que posteriormente ratificada por el magistrado del Alto Tribunal Pablo Llarena.

El presidente de Esquerra ha acudido a la cita a petición de su abogado ha obtenido la palabra, una posibilidad nada habitual. No obstante, su alegato no varía en nada respecto al que prestó ante Llarena y que desembocó en la prisión preventiva. El magistrado que instruye el grueso de la causa por delitos de rebelión, sedición, malversación y otros conexos con el desafío separatista concluyó que la presencia de Junqueras en las listas acentuaba el riesgo de reiteración delictiva. Según el auto, "va unido a responsabilidades públicas". Tampoco le otorgó credibilidad y optó por la cárcel hasta "constatar que la posibilidad de nuevos ataques haya desaparecido o que paulatinamente se vaya confirmando que el cambio de voluntad es verdadero y real. Solo así se justificará rebajar la intensidad de la medida cautelar adoptada".

Si la Sala confirma la prisión incondicional, Van den Eynde planteará la próxima semana otra petición de libertad, esta vez a Llarena, para que Junqueras pueda participar en la sesión de Constitución del Parlamento autonómico del día 17. Además, reclamará que se autorice su traslado a una cárcel catalana para que, cada vez que se celebre un pleno en la Cámara, el líder de ERC acuda como diputado electo. El abogado ha sostenido que el mantenimiento de su patrocinado en la cárcel es una "alteración de la voluntad popular" y ha apelado al derecho de participación política.

Se sumará a este postulado el exconsejero Joaquim Forn, y los líderes de la ANC y Òmnium Cultural, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, durante la comparecencia prevista para el día 11 ante el juez Llarena. En su caso, han optado por la declaración voluntaria en vez de elevar un recurso a la segunda instancia. Según VOX, "despliegan argumentos relacionados con negociaciones políticas para llevar a cabo un intento de golpe de Estado. No pensamos que vaya a tener ninguna influencia en la Sala"

Poca presencia

Una delegación de Esquerra Republicana de Cataluña ha acompañado a Junqueras a las puertas del Supremo: los diputados Gabriel Rufián y Ester Capella; los senadores Mirella Cortés y Bernat Picornell y cinco electos al Parlamento de Cataluña en el 21D Bernat Solé, Rubén Wagensberg, Jenn Díaz, Óscar Peris y Gemma Espigares. También se han acercado miembros de la ANC luciendo el lazo amarillo, aunque la afición rupturista no ha contado este jueves con integrantes de Juntos por Cataluña, el partido de Carles Puigdemont. Una "anécdota" para Rufián.

Más noticias sobre el desafí­o separatista en Cataluña en Flipboard

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios