Menú

Torra desafía otra vez al Estado y nombra consejeros a presos y fugados

Los exconsejeros de ERC, salvo Comín, renuncian a la "restitución". Artadi será portavoz y Miquel Buch asume Interior.

Los exconsejeros de ERC, salvo Comín, renuncian a la "restitución". Artadi será portavoz y Miquel Buch asume Interior.
Torra, durante la segunda sesión del debate de investidura. | EFE

El presidente de la Generalidad, Quim Torra, ha dado a conocer este sábado a primera hora de la tarde la composición del nuevo ejecutivo autonómico. A pesar de las advertencias del Gobierno, Torra ha decidido restituir a los presos Josep Rull y Jordi Turull en los departamentos de Territorio y Presidencia. Lluís Puig, fugado en Belgica, retomará Cultura y Toni Comín, en idéntica situación, Salud. Esas consejerías contarán con "comisionados" para hacer frente a las tareas de gestión.

ERC se ha negado a seguir la estrategia del grupo parlamentario de Puigdemont, un nuevo desafío al Estado. Comín, que pertenecía a la cuota del partido de Junqueras, pero sin militar, ya está fuera de la órbita republicana. El nuevo hombre fuerte del partido, Pere Aragonés, ocupará la vicepresidencia y la consejería de Economía. Elsa Artadi será consejera de Presidencia y portavoz del gobierno. El consejero de Exteriores será Ernest Maragall, con carné de ERC desde el 1 de mayo.

Los Mossos, en manos de un duro

En Interior, Torra ha colocado al exalcalde de Premià de Mar y expresidente de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), Miquel Buch (Junts per Catalunya), uno de los nacionalistas de perfil más duro, sector supremacista. El republicano Josep Bargalló, que ya fue consejero del Tripartito, se hará cargo de la consejería de Enseñanza. En el reparto, ERC también se queda con Justicia (Ester Capella), Trabajo (Chakir El Homrani) y Agricultura (Teresa Jordà).

El gobierno de Torra tendrá un nuevo departamento de "Políticas Digitales y Administración Pública", del que se ocupará Jordi Puigneró, de la confianza de Puigdemont y hasta ahora secretario de Telecomunicaciones de la Generalidad. Se considera que Puigneró tuvo un papel clave para facilitar la celebración del referéndum ilegal del 1-O y para dificultar la instrucción judicial por el golpe de Estado.

De este modo, Torra vuelve a actuar al margen de las "orientaciones" de Moncloa. Primero prohibió la presencia de cualquier representante del Estado en su toma de posesión, en la que se abstuvo de mencionar siquiera la Constitución y el Estatuto. Ahora con un ejecutivo que es un desafío al Estado y que podría aparejar que Rull y Turull juren sus cargos en la cárcel y Comín y Puig, en Bruselas.

El Boe catalán, el Diari Oficial de la Generalitat, aún en manos de Moncloa, no publicará el decreto de Torra hasta el lunes, día en el que Torra tiene previsto visitar a los presos, una gira en la que podría aprovechar para celebrar las "juras" de los antedichos Rull y Turull, que finalmente han hecho caso omiso de la recomendación de sus abogados. Torra ha empezado forzando la máquina y no parece que tenga la intención de poner freno a la estrategia de confrontación con el Estado, sino todo lo contrario.

Temas

En España

    0
    comentarios