Menú

El PP pacta con el Gobierno que Marchena presida el CGPJ y modifican el Tribunal que enjuiciará el golpe

El órgano contará con 11 miembros progresistas. Delgado y Catalá llevan negociando discretamente desde que Sánchez y Casado se vieron en Moncloa. 

0
Marchena, a la derecha, en una imagen de archivo. | EFE

Manuel Marchena sustituirá a Carlos Lesmes al frente del Poder Judicial. El Gobierno de Pedro Sánchez ha cedido al Partido Popular la elección del presidente del Tribunal Supremo, de un perfil ligeramente conservador, a cambio de la obtención de mayoría entre los vocales del CGPJ, que organiza a todos los altos cargos de la judicatura.

De los veinte vocales que componen el Consejo General del Poder Judicial, diez son propuestos por el Congreso y otros diez por el Senado. La ministra de Justicia socialista Dolores Delgado y su antecesor en la cartera Rafael Catalá han negociado la configuración del órgano pese a que Moncloa dijo romper relaciones con Pablo Casado.

Un acuerdo para la renovación de un CGPJ que, según la Ley Orgánica, incluye a 12 jueces/magistrados y 8 juristas de reconocida competencia (los nombres conocidos este lunes), además del presidente. Conversaciones sobre este asunto que fructifican rápidamente cada cuatro años con la mirada atónita de las asociaciones judiciales, que reclaman un papel importante en la elección de sus dirigentes que refuerce la autonomía del Poder Judicial.

El reparto es de once magistrados progresistas, de los cuales el PSOE dejó entre uno y cuatro a elección consensuada con Podemos, y nueve más conservadores. Ciudadanos ha renunciado porque no comparte el sistema de elección "a dedo". El mandato de los vocales en activo termina el 4 de diciembre. La proporción actual era de diez propuestos por el PP y siete por el PSOE; los otros tres, de CiU, PNV e IU.

Según fuentes del PP, la negociación se activó tras la reunión el dos de agosto entre Pablo Casado y Pedro Sánchez. Han sido cuatro meses de conversaciones discretas entre Delgado y Catalá, reuniones incluidas, en los que el PP siempre reclamó la presidencia de Marchena. En paralelo, Teodoro García Egea también despachó con Carmen Calvo. Finalmente, Génova cedió en el reparto de vocales (de 10-10, al de 11-9), teniendo en cuenta que la mayoría de los propuestos por el PSOE "no tienen un perfil radicalizado".

La conversación definitiva entre la titular de Justicia y Catalá se produjo el domingo por la noche, según las fuentes consultadas, "y los jefes dieron el ok". Sánchez y Casado no hablaron directamente. "El PSOE siempre se negó con Rajoy y Santamaría a Marchena y nosotros lo hemos conseguido", defendieron desde el lado del PP.

¿Quién es Marchena?

Manuel Marchena, nacido en 1959 en Las Palmas de Gran Canaria, presidirá el CGPJ y el Tribunal Supremo. Procedente de la carrera fiscal –ejerció en Las Palmas, en el Superior de Justicia de Madrid y en el Supremo–, accedió a la Sala Segunda del Alto Tribunal por el turno reservado a juristas de reconocida competencia en 2007.

Su salto a la presidencia del CGPJ y del Supremo produce una modificación relevante en el Tribunal que enjuiciará a los responsables del golpe en Cataluña que no están fugados como Oriol Junqueras, que se enfrenta a 25 años en el informe de la Fiscalía. El hasta ahora presidente de la Sala de lo Penal, sería también el presidente y el ponente de la sentencia que analizará los posibles delitos de rebelión o sedición y malversación de caudales públicos entre los dirigentes separatistas.

Los nuevos vocales del CGPJ designarán al sucesor de Marchena como presidente de la Sala II que, en principio, se incorporará al Tribunal del proceso. Aunque no está regulado de forma explícita, emplean habitualmente criterios de antigüedad además de afinidad ideológica. El claro favorito es Andrés Martínez Arrieta, de 63 años y con 20 de experiencia en el Supremo, de la asociación judicial Francisco de Vitoria.

Aunque contará con el aval del ala progresista, fuentes del Supremo hablan de un perfil moderado. No descartan que se atribuya al mismo magistrado la ponencia de la sentencia que recaía antes sobre Marchena. En cualquier caso, serán siete los magistrados que integren el Tribunal: además, Luciano Varela, Antonio del Moral, Juan Ramón Berdugo, Ana Ferrer y Andrés Palomo, quedando el último en el aire.

Marchena cuenta con un gran prestigio entre los miembros del Poder Judicial. De hecho, fuentes del Alto Tribunal destacan que su perfil no está ideologizado. Al hilo, explican que su carrera comenzó con el exfiscal general socialista Eligio Hernández.

El carácter firme de Marchena como presidente del Tribunal que juzgó a Francesc Homs por la consulta ilegal del 9N afloró cuando, durante un encontronazo con el fiscal Jaime Moreno el exconsejero catalán reprochó: "En mi casa me enseñaron que tenía uno que dejar que el otro acabara de hablar antes de empezar él". Marchena intervino entonces para la réplica: "Esta no es su casa, esto es el Tribunal Supremo".

Está en posesión de la Gran Cruz de San Raimundo de Peñafort, la condecoración judicial de mayor rango. Fue designado en 2012 por el Consejo de Ministros presidente de la Comisión para la redacción de un nuevo Código Procesal Penal.

Ya como miembro de la Sala de lo Penal instruyó la causa donde se investigó el cobro de los cursos de Nueva York impartidos por el exjuez Baltasar Garzón, al que imputó los delitos de prevaricación y cohecho. El instructor archivó finalmente la causa contra Garzón por prescripción de los hechos.

Composición del nuevo Consejo

Podemos ha alcanzado un acuerdo con el PSOE para la renovación de los vocales del CGPJ –disponen de 11 de los 20– a cambio de la promoción por parte del PP de Manuel Marchena como presidente. Entrará José Ricardo de Prada, amigo del juez inhabilitado Baltasar Garzón que redactó la parte de la sentencia del caso Gürtel que acreditaba la existencia de una caja B en la formación de Pablo Casado y precipitó la moción de censura contra Mariano Rajoy. También la juez exdiputada de Podemos Victoria Rosell y el magistrado progresista José María Fernández Seijo, tan crítico con la actual redacción de la ley hipotecaria que trasladó su disconformidad a Europa. Consiguió que condenase la normativa española por permitir cláusulas abusivas.

Tomaría otro asiento en el Consejo con el impulso de Podemos la presidenta de la Audiencia de Navarra Esther Erice, que aplaudió las manifestaciones masivas contra los jueces después de la publicación de la sentencia contra La Manada: "las mujeres deben estar satisfechas con la respuesta de la sociedad", dijo literalmente. Coordina la "comisión de violencia de género de Juezas y Jueces para la Democracia".

Por el turno de juristas de reconocida irán, a propuesta del PSOE, Carmen Sáez Lara, catedrática de Derecho del Trabajo y Seguridad Social de la Universidad de Córdoba, y Pilar Fernández Pérez, fiscal miembro de la Unión Progresista de Fiscales. También Luis Martín Contreras, letrado de la administración de justicia en el Tribunal Supremo y fundador de la Unión Progresista dentro de ese cuerpo de funcionarios, y Bernando Fernández Pérez, presidente del Consejo Consultivo de Asturias.

A propuesta del PP, Manuel Altava, magistrado y actual presidente de la Comisión de Justicia del Senado; José Miguel Castillo, abogado también exdiputado, y Rosa Rubio, miembro de la Asociación de Fiscales y del Consejo Fiscal.

Estarán 3 magistrados de la Sala III del Supremo, de lo Contencioso-Administrativo, protagonista en las últimas semanas por el caso del impuesto de las hipotecas. Se trata de Ángel Arozamena, José María del Riego y José Antonio Montero. También se da por hecha la presencia de María Tardón, recientemente elegida magistrada de la Audiencia Nacional y avalada por Francisco de Vitoria, y de Gema Espinosa, esposa del juez Pablo Llarena y exdirectora de la Escuela Judicial. Fue la candidata que más avales reunió de sus compañeros en el momento de presentar las candidaturas.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco