Menú

El hundimiento del PP da a Sánchez una victoria suficiente para gobernar

Victoria del PSOE, descalabro sin precedentes del PP. Sólo Albert Rivera despunta en el centro-derecha ante unos flojos resultados de Vox.

Libertad Digital
0
El hundimiento del PP da a Sánchez una victoria suficiente para gobernar
Euforia en Ferraz | EFE

Victoria contundente del bloque de izquierdas y hundimiento sin precedentes del PP. Con el 98,23% escrutado, Pedro Sánchez consigue el triunfo para el PSOE once años después. De 82 escaños pasa a tener 123. Los gritos en la sede de Ferraz sonaron con fuerza: "¡Con Rivera no!", le ordenaban los suyos en plena celebración por el triunfo.

A Sánchez le bastará llegar a un acuerdo con Iglesias. No va a ser necesario ni siquiera el apoyo explícito de los separatistas, ya que en la segunda votación para la investidura se requiere únicamente una mayoría simple: PSOE y Podemos suman 165 y PP, Cs y Vox sólo 146. Es decir, valdría con la abstención del separatismo para sacar adelante la investidura. Así, Sánchez pasa de estar al borde del sorpasso en 2016, que finalmente no se produjo por muy poco, a doblar ampliamente en diputados a la formación de Pablo Iglesias, y formar gobierno cómodamente.

Podemos sufre un descalabro con respecto a las últimas elecciones generales de 2016. De los 71 escaños que obtuvo entonces, saca ahora 42. Se deja nada más y nada menos que 29 diputados. Pero la recuperación de la última semana insufla oxígeno a Pablo Iglesias, que será la clave para dar a los socialistas la llave de la Moncloa. Así, sin muchos rodeos, lo dijo Iglesias en su primera rueda de prensa ante los medios. Ya había hablado con Pedro Sánchez a quien le trasladó su voluntad de formar un gobierno de coalición, explicó. Lo harán con "discreción".

El otro gran ganador de estas elecciones es el PSC, uno de los principales artífices del triunfo de Pedro Sánchez: pasa de 7 escaños a 12, pisándole los talones a ERC, que se impone con claridad a los de Carles Puigdemont. La formación liderada por el preso Oriol Junqueras ha ganado por primera vez las elecciones en Cataluña y pasa de 9 escaños a 15.

En el Senado el PSOE consigue una victoria todavía más apabullante. Consigue 122 senadores por 55 del PP. Ciudadanos logra cuatro, los mismos que la coalición constitucionalista Navarra Suma, y Vox ninguno. La segunda fuerza en Senado será Esquerra con 11 senadores, seguido del PNV con 9.

Hundimiento del PP y decepcionante resultado de Vox

La derecha en global ha tenido un resultado muy malo, determinado por el descalabro sin precedentes del Partido Popular y el decepcionante resultado de Vox, muy pobre si lo comparamos con las expectativas que el propio partido se había fijado como objetivo. De hecho, el voto total del centroderecha, en contra de los que se esperaba, al haber más opciones entre las que elegir, apenas ha aumentado respecto 2016, a pesar de que la participación ha sido mucho más alta. PP y Cs tuvieron entonces 11.082.806 votos y este domingo PP, Cs y Vox han sumado 11.140.013.

Así, el PP de Pablo Casado, que venía ya de unos resultados en 2016 con Mariano Rajoy de candidato, considerados malos en aquel momento (un 33,01% y 137 escaños), se queda en un paupérrimo 16,69% y sólo 66 escaños. Lo que supone perder el 50% del voto de una tacada. Vox ha logrado 24 escaños con 10,26%, lo que podría verse como un gran resultado para un partido que carecía de representación parlamentaria y que hasta hace solo unos meses apenas tenía presencia mediática. Pero la realidad es que este resultado está lejos, muy lejos, de las expectativas que tenía el partido de Santiago Abascal, que se había fijado como objetivo los 60 escaños y superar a Ciudadanos para situarse como tercera fuerza. Al final han sido quintos, bastante lejos de los otros cuatro grandes partidos.

El único que puede sonreír, aunque sea pensando en términos partidistas, es Albert Rivera. Ciudadanos crece notablemente y se queda muy cerca del PP. Pasan de 32 escaños y un 13% del voto, a 57 escaños y casi un 16. Una pequeña victoria que está por ver en qué se traduce, ya que Sánchez tiene muy fácil formar Gobierno con Podemos y no parece que la opción de llegar a un acuerdo con Rivera esté encima de la mesa. En cualquier caso el político catalán es el único que sale reforzado del bloque de centro derecha y con resultados como el de la Comunidad de Madrid, donde supera al PP, se sitúa en muy buena posición para afrontar las ya inminentes elecciones autonómicas y municipales.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation