Menú

Trapero justifica que los Mossos no intervinieran en el 20-S porque la situación "se podía escapar de las manos"

Trapero ha negado que mantuviese "una relación estrecha" con el entonces presidente catalán, Carles Puigdemont.

0

José Luis Trapero ha justificado que los Mossos d'Esquadra no intervinieran durante el asedio a la Consejería de Economía del 20 de septiembre de 2017 y en el resto de concentraciones porque la situación "se podía escapar de las manos". "Fue nuestra opción", añadía un Trapero que defendía que su intención fue siempre la de "ayudar a la Guardia Civil" y que "aquella jornada transcurriera dentro de un cierto orden". Trapero está siendo interrogado por el fiscal Miguel Ángel Carballo.

El Ministerio Público ha anunciado que mantendrá la acusación por un delito de rebelión por la que solicita 11 años de prisión para el exmayor de los Mossos hasta el final del juicio. "La Fiscalía es consciente de la sentencia dictada por el Tribunal Supremo y en el momento oportuno se considerará la conveniencia de cambiar la tipificación, pero este no es el momento procesal oportuno. No es legalmente procedente", aseguraba el fiscal Carballo.

Trapero ha comenzado su declaración detallando su trayectoria profesional y el funcionamiento de la policía autonómica catalana. Sobre su ascenso a la categoría de mayor de los Mossos, ha afirmado que la propuesta de contar con este puesto es de enero de 2016 y ha negado que en esa fecha mantuviese una "relación estrecha" con el entonces presidente catalán, Carles Puigdemont.

Al ser preguntado sobre el asalto a la Consejería de Economía del 20 de septiembre de 2017, Trapero ha asegurado que los Mossos apenas contaban con "14 o 16 unidades" y que pidieron refuerzos a otras provincias catalanas. Además, ha afirmado que mantuvo "contactos profesionales" con el entonces presidente de la ANC, Jordi Sánchez. También ha explicado que el entonces consejero de Interior, Joaquim Forn, le llamó para comunicarle que Sánchez se ofrecería para mediar.

El exmayor de los Mossos ha reconocido que intercambió una veintena de llamadas telefónicas con el entonces presidente de la ANC, pero ha negado conocer que Jordi Sánchez había hecho un llamamiento con un megáfono para "parar la Gran Vía" de Barcelona". "Una persona que representa una entidad no pone condiciones a la policía. No pasa nunca y tampoco en aquella ocasión", añadía.

Trapero ha insistido en que los Mossos no supieron que la secretaria judicial que acudió a la Consejería de Economía había acabado sus diligencias hasta que los mismos agentes del cuerpo fueron a hablar con ella. Por último, ha asegurado que fue la propia secretaria judicial la que renunció a salir por la puerta principal de la sede de Economia.

Trapero ha defendido que no tenían los efectivos necesarios para satisfacer las peticiones de la Guardia Civil, que habían solicitado varios cordones policiales y ha asegurado que incluso tuvieron que retirar efectivos de orden público en prevención del terrorismo.

Póngase en contacto con nosotros en investigacion@libertaddigital.com

En España

    0
    comentarios

    Servicios