Menú

Un juez dice que pedir protección contra el coronavirus para policías es servir a "intereses para desgastar al Gobierno"

El titular del Juzgado de lo Social nº 34 de Madrid, Antonio Seoane, rechaza las medidas cautelarísimas para suministrar protección a la Policía.

0
El titular del Juzgado de lo Social nº 34 de Madrid, Antonio Seoane, rechaza las medidas cautelarísimas para suministrar protección a la Policía.

El titular del Juzgado de lo Social nº 34 de Madrid, Antonio Seoane García, ha rechazado las medidas cautelarísimas (sin escuchar a las partes), para que la Dirección General de la Policía suministrara material de protección urgentemente a los agentes que luchan contra la pandemia del coronavirus. Dicha solicitud había sido cursada por el Sindicato Unificado de Policía (SUP).

El auto del juez Seoane ha levantado una gran polémica en las últimas horas, no por rechazar la solicitud plantada por el SUP, sino por las afirmaciones del magistrado. Según fuentes jurídicas consultadas por Libertad Digital, el juez Seoane podría ser denunciado ante el Consejo General del Poder Judicial CGPJ, por "exceso de jurisdicción" o "desprecio a los demandantes".

Las afirmaciones del juez Seoane recogidas en su auto judicial de ayer las resumimos a continuación:

  1. "Las medidas cautelares no tienen como finalidad el salvamento de la Humanidad o el Universo, ya nos gustaría, sino el mucho más modesto de asegurar anticipadamente lo resuelto en un procedimiento judicial".
  2. "No es imaginable que en situación de guerra los Sindicatos pidan judicialmente que se construyan refugios antiaéreos u hospitales de campaña o que se proporcionen balas a los soldados para evitar más muertes".
  3. "Malamente podemos concluir la concurrencia del boni iuris fumus, cuando se nos oculta en qué ha consistido la vulneración que se imputa a la Dirección General de la Policía, si se ha cometido por dolo o por negligencia y qué derechos constitucionales se invocan".
  4. "Diríase a partir de la solicitud que el problema sólo existe respecto de los Policías ya que nada se dice del resto de los colectivos en riesgo, incluso en riesgo mayor que los policías. Se habla del riesgo de los Policías en abstracto como si todos los policías realizaran las mismas funciones y sufrieran la misma exposición. O necesitaran los mismos equipos de protección".
  5. "Entendemos que lo que se está haciendo, también por los demandantes es impugnar resoluciones administrativas del Gobierno o imponer al Gobierno decisiones administrativas, por la puerta de atrás. Es decir, mediante la utilización de unas reclamaciones judiciales huecas, carentes de cualquier contenido".
  6. "Y sorprende igualmente que no sean los Sindicatos de clase mayoritarios del país, los más representativos y aquéllos que posiblemente representen a más trabajadores en esta deficiente situación los que planteen tales medidas sino Sindicatos, legítimos, "de franja" defensores de los intereses corporativos, alguno de ellos con unas cuotas de representación minoritaria en sus respectivos cuerpos funcionariales, otros con opciones ideológicas, igualmente legítimas, en clara oposición al color del Gobierno. Incluso Sindicatos corporativos que otrora defendían la Sanidad privada, los recortes a la Sanidad Pública y la compatibilidad de los sanitarios de la Pública con la Privada".
  7. Todo ello nos hace sospechar que pudiéramos estar dispendiando servicios esenciales en atender solicitudes apodícticas, imposibles e inútiles para que determinados Sindicatos den satisfacción a su electorado real o posible, para utilizarlos como arma propagandística o incluso para servir a intereses políticos de desgastar al Gobierno en tan crítica situación, pasando por alto que en estas situaciones calamitosas es necesaria la unidad de dirección y que tras el que dirige hemos de situarnos todos sin reservas ni conjunciones adversativas o locuciones adversativas. En ello radica el auténtico patriotismo.
  8. Unicamente recordar que en situación de guerra, en la que afortunadamente no estamos, los "quintacolumnistas", los desinformadores, los que desmoralizan y desmotivan a la población civil son condenados por traición a las más graves penas por connivencia con el enemigo.
  9. Porque no es función de los Tribunales de Justicia tejer cuadros de macramé para su exhibición en los salones de las casas de los ciudadanos.
  10. En esa situación cabría preguntarse qué utilidad tendría el pronunciamiento judicial. Y la respuesta es obvia: ninguna, porque esos pronunciamientos se han obtenido sin considerar las circunstancias concretas ni los derechos de otros trabajadores quizás más necesitados. Esa es la inhumanidad de los corporativismos, creer que el cuerpo al que uno pertenece merece más que los demás.

Póngase en contacto con nosotros en investigacion@libertaddigital.com

En España

    0
    comentarios

    Servicios