Menú

El Cercle d'Economia se da cuenta ahora de que Aragonès y Colau llevan a Cataluña a la ruina

La entidad que apoyó los indultos y la formación de otro gobierno autonómico separatista se muestra decepcionada con la Generalidad.

0
La entidad que apoyó los indultos y la formación de otro gobierno autonómico separatista se muestra decepcionada con la Generalidad.
Ada Colau y Pere Aragonès. | Archivo

El Cercle d’Economia que a comienzos del verano mostró un apoyo entusiasta a los indultos y al nuevo gobierno separatista de la Generalidad se siente ahora decepcionado. Sus distinguidos miembros se han dado cuenta de Pere Aragonès, con la inestimable colaboración de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, están agudizando la deriva de Cataluña hacia la ruina.

Así, la entidad que presionó a favor de los indultos a los golpistas que provocaron el éxodo empresarial de 2017 dice que "quiere denunciar que hoy ni Barcelona ni Cataluña disponen de un modelo de prosperidad compartido y que cuente con la complicidad de todos los agentes. Por lo tanto, nuestra capital y nuestro país están arriesgando el futuro de todos: podemos quedar atrapados en una espiral de irrelevancia económica, de lenta pero inexorable decadencia".

Son palabras insertas en una nota de opinión de la organización económica en la que se manifiesta una notable decepción con el Govern de la Generalidad tras admitir que "en julio de 2020 reclamamos que Cataluña se centrara en la recuperación social y económica. Finalmente, con mucho retraso, se formó gobierno. Y el Cercle le dio la bienvenida con esperanza. Felicitamos a Pere Aragonès en nuestra reunión anual, de junio de este año, en Barcelona, y fuimos la primera institución civil económica de Cataluña en manifestar públicamente nuestro apoyo a los indultos. Y lo hicimos porque creíamos, y lo continuamos creyendo, que eran parte de la solución, puesto que la estabilidad política es imprescindible para la estabilidad económica. En definitiva, era un primer paso para un modelo compartido de prosperidad y para generar la complicidad necesaria entre las administraciones y la sociedad civil. El Cercle también se ha manifestado reiteradamente en defensa de una financiación más justa para Cataluña y de una inversión efectiva en infraestructuras mucho más importante".

Sin embargo, constatan después de unos pocos meses que "ninguna de las dos instituciones más importantes del país (Generalidad y Ayuntamiento de Barcelona) tiene definido un modelo de prosperidad que pueda ser compartido por la gran mayoría de ciudadanos, sociedad civil y empresariado".

La entidad pone como ejemplos de prosperidad a Alemania, Francia y Portugal. Al respecto de Alemania afirma que "el socialdemócrata Olaf Scholz y su partido, el SPD, han ganado las elecciones en Alemania. Todavía no sabemos quién formará parte de la coalición de gobierno, pero algo es seguro: la estabilidad está garantizada y el modelo alemán compartido de prosperidad continuará. Con matices, seguro, pero Alemania seguirá gobernada desde la centralidad, sin estar condicionada por los extremos minoritarios".

Una fábrica en Alemania

También detalla en una velada alusión al fiasco de la ampliación del aeropuerto de El Prat que las autoridades germanas "han autorizado cerca de Berlín una planta de Tesla de 600.000 m². El proyecto ha sido controvertido por sus efectos sobre el medio ambiente, con denuncias de grupos ecologistas y la paralización temporal por parte de los tribunales administrativos. La polémica se centró en la tala de 97 hectáreas de pinos en Grunheide, sede de la fábrica. Finalmente, el alto tribunal administrativo de Berlín-Brandeburgo autorizó el proyecto sin oposición ciudadana ni civil relevante. Todo el mundo es consciente de que la fábrica de Tesla, que generará 12.000 puestos de trabajo en una zona deprimida de la desaparecida Alemania del Este, forma parte de esta prosperidad compartida. Y es que, en relación con el cambio climático, el SPD manifiesta que las aparentes contradicciones entre la economía y el clima se tienen que combinar con responsabilidad social en vez de enfrentarlas".

Elogios a Anne Hidalgo

La nota de opinión alude también a la ampliación del aeropuerto de Roterdam o al caso de la capital francesa, del que señala en una nada velada alusión al caso de Colau y sus destrozos en Barcelona: "Un tercer ejemplo es París, con una alcaldesa socialista, con buen apoyo electoral y hoy candidata a la presidencia de Francia. París también tiene claro su modelo: ciudad abierta al visitante (de hecho continúa abriendo hoteles), será la sede de los JJ. OO. de 2024 y está preparando la red de metro más ambiciosa de Europa. París, después de momentos difíciles a raíz de los disturbios de los «chalecos amarillos», los atentados y la pandemia, ha recuperado su vitalidad. La prosperidad compartida pasa por ser una ciudad abierta al mundo, con una apuesta decidida por la cultura, el turismo de alto nivel y la comunidad emprendedora, todo rodeado de infraestructuras extraordinarias. En la capital francesa nadie habla de decrecimiento. Dentro de este marco de crecimiento sostenible, la alcaldesa Hidalgo propicia la transformación de la ciudad reduciendo el tráfico: una ciudad más amable, verde y policéntrica, la ciudad de los quince minutos".

El único Estado de los catalanes

El texto del Cercle propone un rediseño del modelo turístico barcelonés, una apuesta por la digitalización, la investigación y la innovación científica y tecnológica, la transición hacia un nuevo modelo energético y más vaguedades en torno a la industria y las ciencias de la salud. Además, piden a Aragonès y Colau "normalidad" y "realismo" porque "el futuro de Cataluña pide una política de Estado, y, por lo tanto, volver a tener presencia e influencia catalana en España, el único Estado realmente existente que tenemos los catalanes".

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia