Menú

El Tribunal de Cuentas acuerda un 100% de teletrabajo para "comprar el silencio de los sindicatos" en plena purga

En un escrito, al que ha tenido acceso LD, la Comisión de Gobierno del Tribunal de Cuentas declara "preferente" el trabajo no presencial por la covid.

El Tribunal de Cuentas acuerda un 100% de teletrabajo para "comprar el silencio de los sindicatos" en plena purga
Reunión en la sede del Tribunal de Cuentas con la presidenta Enriqueta Chicano. | Tribunal de Cuentas.

El Tribunal de Cuentas ha acordado un 100% de teletrabajo para el personal del tribunal en plena purga de la institución para "comprar el silencio de los sindicatos". Desde que el pasado mes de noviembre PSOE y PP pactaran su renovación y Enriqueta Chicano fuera designada presidenta a propuesta de los socialistas, se han producido más de 70 ceses en la institución.

En un escrito, al que ha tenido acceso Libertad Digital, la Comisión de Gobierno del Tribunal de Cuentas integrada por la presidenta Enriqueta Chicano, la presidenta de la Sección de Fiscalización del PSOE, Dolores Genaro, y la presidenta de la Sección de Enjuiciamiento a propuesta del PP, Rebeca Laliga, decidían declarar "preferente" el trabajo no presencial para todo el tribunal como consecuencia de la pandemia de la covid-19, salvo algunas excepciones. La medida fue acordada el pasado 3 de enero y entró en vigor el pasado lunes día 10.

Según el escrito, "durante la vigencia del presente Acuerdo y como modalidad preferente de prestación del servicio, la jornada de trabajo del personal al servicio del Tribunal de Cuentas se realizará a distancia, a través de las herramientas y sistemas de comunicación que vienen siendo utilizadas en el ámbito de esta Institución, de tal forma que la totalidad de las jornadas de trabajo se realice mediante la modalidad no presencial. No obstante, quienes de forma voluntaria quieran seguir acudiendo a su centro de trabajo los días en que les corresponda presencialidad podrán hacerlo, por decisión propia".

"La modalidad preferente de prestación del servicio mediante los sistemas de teletrabajo", añade, "se utilizará siempre que las funciones del puesto de trabajo sean susceptibles de prestarse a distancia y de acuerdo con las instrucciones de los directores técnicos o asimilados".

"El presente Acuerdo, que será publicado en la Intranet del Tribunal de Cuentas para general conocimiento, entrará en vigor el día 10 de enero de 2022 y mantendrá su vigencia hasta la fecha que determine la Comisión de Gobierno en función de las circunstancias que concurran en cada momento", concluye el escrito.

Fuentes del Tribunal de Cuentas consultadas por LD aseguran que "no es casual" que se haya adoptado este medida en plena purga: "No tiene sentido que se acuerde ahora como preferente el trabajo no presencial cuando están abiertos los colegios y se trata de recuperar la normalidad. Esta decisión sólo se tomó previamente cuando el Gobierno impuso el confinamiento al comienzo de la pandemia en toda España. El objetivo de este acuerdo impulsado por Chicano y Genaro, al que no se habría opuesto Laliga, es comprar el silencio de los sindicatos UGT y Comisiones Obreras".

"Si todos los trabajadores están en casa, están felices y, por tanto, se evitan movilizaciones o protestas internas mientras se ultima la purga del personal con discreción y se finaliza la reestructuración del tribunal para ponerlo al servicio del PSOE. Durante el anterior mandato, los sindicatos protagonizaron muchos conflictos en el tribunal", añaden.

Más de 70 ceses y un "super departamento"

Tal y como desvelo este diario, la presidenta del Tribunal de Cuentas, Enriqueta Chicano, "está reestructurando el tribunal para ponerlo al servicio del PSOE". Desde noviembre se ha cesado a un 10% de la plantilla, principalmente a los auditores y letrados encargados de las fiscalizaciones. Los funcionarios más afectados por la purga son los de los Cuerpos de otras Administraciones que trabajan en el Tribunal de Cuentas y entre los que existe una gran indignación. Algunos departamentos han sido reestructurados al 90% y se ha eliminado uno, pasando de 7 a 6 con el objetivo de concentrar todo el poder.

Tras la purga en el Tribunal de Cuentas, el PSOE pasa a controlar en el tribunal la cuenta General del Estado, es decir la del Gobierno de Pedro Sánchez. También la Seguridad Social, los Ministerios económicos y se ha creado un super departamento de Presidencia de Fiscalización que está en manos de la otra consejera que ha mantenido el PSOE, Dolores Genaro. Además, la fiscalización de las Comunidades Autónomas ha quedado en manos del consejero propuesto por Podemos Luis Antonio de Padua Ortiz de Mendivil Zorrilla.

Póngase en contacto con nosotros en investigacion@libertaddigital.com

Temas

En España

    0
    comentarios