Menú

Así repartirá Defensa los 4.900 millones para gran armamento: NH-90, Eurofighter, FCAS ó F-100

Industria también incluye en sus cuentas 1.600 millones de euros de adelanto para empresas que participan en programas de modernización de las FAS.

Industria también incluye en sus cuentas 1.600 millones de euros de adelanto para empresas que participan en programas de modernización de las FAS.
Algunos de los Programas Especiales de Modernización (PEM) de las Fuerzas Armadas | LD

El Ministerio de Hacienda ha hecho público este jueves el libro rojo del proyecto de Presupuestos Generales para 2023, un compendio con 25 tomos en el que se va desglosando departamento por departamento en qué se va a gastar el dinero. Uno de los protagonistas, obviamente, es el Ministerio de Defensa, que tendrá un aumento del 25 por ciento respecto al año pasado, elevando el montante económico a su disposición hasta los 12.300 millones de euros.

Una de las cuestiones más destacables es que eleva más de un 70 por ciento el dinero destinado a los principales programas de modernización de las Fuerzas Armadas, que hasta ahora recibían el nombre de Programas Especiales de Armamento (PEAs) y que con la llegada de Margarita Robles al departamento han pasado a llamarse Programas Especiales de Modernización (PEM). De los 2.848 millones que se invirtieron en 2022 se pasa a 4.900 millones para 2023.

Según queda reflejado en el programa 122B de los presupuestos de Defensa, la mayor cuantía irá destinada a los programas destinados al helicóptero multipropósito NH-90, que se llevarán un total de 624,6 millones de euros. La versión estándar, que recibirán el Ejército de Tierra y el del Aire y el Espacio recibirá 444,6 millones de euros, mientras que la versión navalizada, que recibirá la Armada, tendrá disponibles 180 millones de euros.

El segundo programa en recursos económicos será el del cazas de combate Eurofighter Typhoon del Ejército del Aire y el Espacio. Un total de 619,9 millones de euros destinados a modernizar una parte de las unidades de las Tranches 2 y 3 en servicio, para tener nuevas y mejores capacidades. Relacionadas con el Eurofighter también podrían estar otras dos partidas que suman 220 millones de euros, aunque una de ellas no está tan claro.

Una primera de 130 millones denominada "avión sustituto del C-15M" haría alusión al Programa Halcón, firmado este mismo año, para sustituir a los casi obsoletos cazas F-18 Hornet que están desplegados en la base aérea de Gando (Gran Canaria). Serán de la Tranche 4, la más moderna. Y otra partida de 90 millones denominada "avión sustituto del AV-8B y C-15M", que hace alusión a cazas Harrier de la Armada (que solo puede ser sustituido por el F-35B) y el F-18, que no está claro a qué van destinados realmente.

El proyecto de caza de combate del futuro, el conocido como FCAS, será el tercer programa que contará con más dinero. España trabaja junto a Francia y Alemania para desarrollar un caza de sexta generación que sustituya a partir de 2040 a los Eurofighter Typhoon y Dassault Rafale que están actualmente en servicio, aunque las diferencias entre galos y germanos llevan meses poniendo en peligro el proyecto. A él irán destinado 525,6 millones de euros.

Las fragatas F-110 de la Armada, destinadas a sustituir en unos años a las actuales fragatas F-80 de la clase Santa María, serán el cuarto proyecto en envergadura para el próximo año. Se destinarán 488,6 millones de euros. Tras él, aparecen los aviones multipropósito de reabastecimiento en vuelo (MRTT), contratado a Airbus y que tiene como base aviones de segunda mano comprados a Iberia y reconvertidos. Se lleva un montante económico de 270 millones de euros.

El avión de transporte A400M para el Ejército del Aire es el siguiente programa en inversión. A él se destinan 268,3 millones de euros. Está previsto que este año se recepcione el decimocuarto y último avión de los comprados para su uso. Aquí hay un problema importante, y es que se comprometió la compra de otras 13 unidades que nuestras Fuerzas Armadas no necesitan ni pueden operar para que la fábrica se instalase en España y todavía no se sabe qué va a pasar con ese tema.

Los submarinos S-80 de la Armada, uno de los más controvertidos de los últimos años por los retrasos y sobrecostes que ha ido acumulando, es el octavo programa que más dinero recibe, con una cantidad de 200 millones de euros. Tras él, el siguiente en inversión es el programa de blindados 8x8 Dragón del Ejército de Tierra, que recibe 189,5 millones.

Otros programas que figuran en este apartado 122B

  • Aviones de vigilancia marítima para el Ejército del Aire, que todo parece indicar que consistiría en la compra de cuatro aviones C295W (170 millones)
  • Aviones de vigilancia marítima D-4-Vigma (153 millones)
  • Modernización del CH47 Chinook del Ejército de Tierra (137,1 millones)
  • Misil contra carro 2ª fase (119,9 millones)
  • Modernización de las fragatas F-100 de la Armada (104 millones)
  • RPAS de largo alcance SIRTAR (101 millones)
  • Sistema conjunto de radio táctica SCRT (80 millones)
  • Helicópteros de ataque Tigre del Ejército de Tierra (71,9 millones) + modernización a MKIII (29,3 millones)
  • BAM de salvamento marítimo de la Armada (69,8 millones)
  • Vehículo de infantería Pizarro del Ejército de Tierra (58,2 millones)
  • Carro de combate Leopardo del Ejército de Tierra (51,3 millones)
  • Buques hidrográficos de la Armada (40 millones)
  • Proyecto europeo de dron Euromale (38,6 millones)
  • Helicóptero H-135 (38 millones)
  • Mortero embarcado (35 millones)
  • Plan de Mando y Control (30,6 millones)
  • Lanzacohetes de alta movilidad SILAM (22 millones)

Otros 1.600 millones en el Ministerio de Industria

Pero la inversión en programas de armamento no que limita únicamente a lo que aparece reflejado en el programa 122B de los presupuestos del Ministerio de Defensa. En Ministerio de Industria también suele destinar dinero en forma de adelanto para I+D+i a las empresas que están desarrollando programas relacionados con la Defensa. Un dinero, eso sí, que las empresas deben devolver una vez que el proyecto ha salido adelante y empiezan a recibir pagos desde Defensa.

Esos adelantos aparecen reflejados en el apartado 464B, denominado "Apoyo a la innovación tecnológica en el sector de la Defensa" y que para 2023 tendrá un montante económico de 1.600 millones de euros.

Los programas de armamento que se verán beneficiados, sin que haya de momento especificación de la cuantía que irá a cada uno, son fragata F110 de la Armada, blindado 8x8 Dragón del Ejército de Tierra, modernización MKIII del helicóptero de combate Tigre del Ejército de Tierra, Programa Halcón (cazas Eurofighter para Canarias), dron europeo Euromale y modernización de los Eurofighter Typhoon en servicio.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso