Menú

La versión del detenido por el asesinato del niño de Ceuta "no cuadra con el informe médico forense"

"Las lesiones que presentaba el cuerpo no se corresponden con lo que él dijo que había pasado", aseguran fuentes cercanas al caso a LD.

"Las lesiones que presentaba el cuerpo no se corresponden con lo que él dijo que había pasado", aseguran fuentes cercanas al caso a LD.
Traslado del féretro del pequeño Mohamed al cementerio musulmán Sidi Embarek, en Ceuta. | EUROPA PRESS

Los habitantes de Ceuta aún tienen el susto en el cuerpo. El miércoles 18 de enero, la Policía Nacional detenía a un vecino del barrio de Los Rosales acusado del asesinato de Mohamed Abdeselam, el niño de 8 años que fue encontrado muerto el 19 de diciembre en un terraplén próximo a su domicilio. Nadie podía imaginar que quien había cometido el atroz crimen estaba tan cerca.

Les pilló desprevenidos. Algunos ceutís con los que ha podido hablar Libertad Digital aseguran que pensaban que "el asesino no era de aquí" y que -en todo caso- "se habría ido lejos". Cabe recordar que en el momento del arresto había pasado justo un mes desde la desaparición del menor. Los investigadores no tienen duda de su participación en el fallecimiento del pequeño.

Las grabaciones de las cámaras de seguridad le sitúan en el lugar de los hechos y él mismo terminó reconociéndolo en sede policial. Ante la contundencia de las pruebas que había contra él, confesó. Eso sí, sólo en parte. Admitió que estaba allí y también la muerte accidental del pequeño, pero no que él lo mató. Dio una serie de detalles que resultan rocambolescos.

La excusa que ofreció para explicar que el niño estuviera desnudo de cintura para abajo es que "le agarró de los pantalones para evitar que se cayera, como si se tratara de un barranco". Pero, lo que es más importante, "las lesiones que presentaba el cuerpo no se corresponden con lo que él dijo que había pasado". "Su versión de los hechos no cuadra con el informe médico forense", aseveran fuentes cercanas al caso a LD.

El menor "fue golpeado con un objeto contundente y romo en la cabeza", eso es lo que dice la autopsia. Para esto, Cristian no tenía explicación. Todo su afán era demostrar que -aunque estaba allí- no quiso hacerle daño, más bien lo contrario. Sabe que se podría tener que enfrentar a una pena de prisión permanente revisable. De hecho, se acogió a su derecho a no declarar en sede judicial.

A día de hoy, se mantiene el secreto del sumario. Pero se prevé que pudiera levantarse el próximo jueves, cuando el arrestado ha sido citado para la ratificación de la prisión provisional, comunicada y sin fianza que ordenó el Juzgado de Instrucción Nº5, en funciones de guardia, para "el detenido como presunto autor de la muerte de un menor de edad", a petición de la Fiscalía y la acusación particular.

La desaparición de Mohamed

El menor salió de casa el domingo 18 de diciembre por la tarde para jugar al fútbol con unos amigos. En ese momento, el mundo entero miraba a Qatar donde Francia y Argentina se disputaban la copa del Mundial. Pasadas las 19:30 horas, viendo que el pequeño -el menor de cuatro hermanos- no regresaba, su padre salió a buscarle. No lo encontró.

Alrededor de la una de la madrugada, ante la ausencia de noticias de Mohamed, su familia acudió a las dependencias de la Jefatura Superior de Policía para poner la denuncia por desaparición. Inmediatamente la policía activó la búsqueda, pero no fue hasta las ocho de la mañana del lunes, con la luz del día, cuando encontraron su cadáver.

Estaba semioculto, entre la maleza, en una zona poco iluminada ubicada bajo una pendiente que hay tras el polideportivo donde el pequeño solía jugar al fútbol. El cuerpo del niño presentaba magulladuras y un golpe en la cabeza. Además estaba desnudo "de cintura abajo", por lo que desde el principio se trabajó con la hipótesis de la agresión sexual.

Temas

En España

    0
    comentarios