Menú

La Guardia Civil estalla: "Nos ataca Sánchez por su Tito Berni y pasamos horas sin compañero por falta de personal"

Jucil y APROGC creen que el Gobierno trata de centrar el caso sobre el Instituto Armado para que no salpique de lleno al PSOE.

Jucil y APROGC creen que el Gobierno trata de centrar el caso sobre el Instituto Armado para que no salpique de lleno al PSOE.
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, junto a la directora de la Guardia Civil, María Gámez, en un acto del PSOE | EFE

La Guardia Civil ha denunciado la maniobra del Gobierno intentando responsabilizar a la Benemérita del caso del Tito Berni. La asociación profesional APROGC ha remitido un comunicado en el que denuncia las maniobras del Gobierno y carga contra la falta de defensa de la Benemérita de la actual directora, María Gámez, mano derecha del ministro Fernando Grande-Marlaska.

Ahora es JUCIL la asociación que denuncia las mismas prácticas y señala la verdadera situación del cuerpo: "Nos ataca Sánchez por su Tito Berni y pasamos horas sin compañero por falta de personal". La denuncia alude a un problema clásico pero que se ha agravado con la falta de medios. Y es que los guardias tienen que acudir conduciendo solos en innumerables ocasiones, durante periodos de hasta media hora, desde su cuartel para recoger a sus compañeros en otro puesto. Y durante todo ese tiempo o kilómetros, la seguridad de los guardias está comprometida al encontrarse sin compañero.

Libertad Digital ya ha informado de las quejas internas de la Guardia Civil ante "la maniobra del Gobierno de Pedro Sánchez para intentar centrar el foco del caso Tito Berni en la propia Benemérita", tal y como señalan los guardias. Uno de los principales implicados en el caso Mediador que investiga la titular del Juzgado de Instrucción nº 4 de Tenerife, María de los Ángeles Lorenzo-Cáceres, es el general de la Guardia Civil ya retirado, Francisco Espinosa, el único investigado que continúa en prisión provisional. Pero durante el tiempo que se investiga por presunta corrupción no dependía de la Guardia Civil sino de la Fundación Internacional Iberoamericana integrada en el Gobierno de Pedro Sánchez.

Caso Cuarteles

Pese a ello, el Gobierno ha intentado ya mezclar este caso con una investigación por supuestas comisiones en la construcción de cuarteles de la Guardia Civil con el fin de dar la sensación de que el foco de corrupción no estaba en el Gobierno o el PSOE —Tito Berni y el resto de diputados implicados lo eran por el PSOE— sino en la Benemérita.

Ahora JUCIL denuncia que, mientras reciben este ataque la situación de los guardias abarca desde "la falsa equiparación salarial", pasando por "una cotización parcial que les genera una pensión menor que al resto de los funcionarios", hasta llegar a la falta, incluso, de seguridad personal por la realización de desplazamientos sin compañero "por la falta de personal". JUCIL ha pedido ya que "se evalúe si se aumenta el riesgo de los guardias civiles en las patrullas mixtas". Estas patrullas son las que incorporan a guardias de distintos destinos, con lo que, uno de ellos tiene que desplazarse en solitario para recoger al otro. Y durante ese tiempo, obviamente, uno de los agentes viaja solo.

La asociación profesional cree que la falta de estudio no se puede fundamentar "en una baja casuística, ya que la gravedad de los daños pudiera ser letal". Pese a ello, JUCIL no considera que sea tan baja esa probabilidad. Al revés, cree que se trata de una práctica que se ha instalado con la falta de recursos.

La asociación profesional JUCIL ha logrado que la Dirección General de la Guardia Civil se comprometa a iniciar ese estudio de evaluación de los riesgos laborales que supone la formación de patrullas mixtas. JUCIL ha solicitado, además, "protocolos claros de actuación, así como la evaluación de riesgos laborales por agresión física o cualquier otro que pueda afectar y establecer medidas preventivas, ya que no evaluar dichas situaciones, no se puede fundamentar en la baja casuística porque la gravedad del daño pudiera ser letal".

Lo cierto es que la Guardia Civil no aguanta más. Y la última maniobra del Gobierno intentando responsabilizar a la Benemérita del caso del Tito Berni ha terminado de crispar a los guardias.

La asociación APROGC ha saltado igualmente ante lo que considera un ataque deliberado y una posición de indefensión a la que no responde la directora política del cuerpo impuesta por Grande-Marlaska. Su comunicado señala lo siguiente: "No nos toca a nosotros defender ni juzgar a ningún compañero, máxime cuando, en teoría, eso se está haciendo en el contexto de un procedimiento judicial". "Pero como asociación", prosigue el texto, "sí nos toca defender la honorabilidad de la Guardia Civil y de los guardias civiles".

Su texto de su denuncia añade: "Hemos sido testigos de que ocurre lo contrario con partidos políticos y otros actores sociales, cuyos esfuerzos, desde el principio del escándalo, ha consistido en evitar desde todos que la crisis les arrastre, sin más escrúpulos. Y ahí tenemos que reconocer que son maestros. Son conocedores de que un escándalo tapa a otro escándalo. Y saben que, a la Guardia Civil no se le tapa, se le atrapa".

Las quejas de los guardias se centran en su directora: María Gámez, de la que considera que no se ha esforzado en defender al cuerpo en medio de una situación de utilización política de la información para dar la sensación de que el problema del Tito Berni radica en los controles de la Guardia Civil.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro