Menú

¿El asesino confeso de Elisa Abruñedo cometió también el crimen sexual de Socorro Pérez?

Los responsables del caso de la vecina de Lavandeira investigan la posible implicación de su asesino en otros crímenes sexuales sin resolver.

Los responsables del caso de la vecina de Lavandeira investigan la posible implicación de su asesino en otros crímenes sexuales sin resolver.
Se investiga si Roger Serafín pudo violar y asesinar a Socorro Pérez en 2015. | FACEBOOK/EUROPA PRESS

La Guardia Civil arrestaba el pasado martes a un vecino de Nervión como presunto autor de la violación y asesinato de Elisa Abruñedo, el 1 de septiembre de 2013. Y, tras un intenso interrogatorio, el varón acababa confesando los hechos ante los agentes. La víctima -de 46 años y madre de dos hijos- salió a dar un paseo y se encontró con su verdugo en una zona boscosa de la aldea de Lavandeira (en el municipio coruñés de Cabanas), a unos 200 metros de su casa.

Allí mismo la agredió sexualmente, acabó con su vida asestándole varias puñaladas y arrastró su cadáver para ocultarlo entre unas zarzas. El arrestado dejó sus restos biológicos en la escena del crimen, pero en ese momento no sirvieron para identificarle. No estaba en la base de datos porque no tenía antecedentes. Pero hace dos años se realizó un cribado de ADN masivo en la comarca de Ferrolterra que les dio la clave para resolver el caso.

Un pariente del asesino se presentó voluntario y esto les permitió acotar en qué familia debían buscar al responsable, que -ya sabían, por las muestras recogidas- tenía que ser pelirrojo. Ahora que el autor del crimen tiene nombre y apellidos, Roger Serafín Rodríguez Vázquez, los responsables de la investigación analizan su posible implicación en otros casos sin resolver. Algo que ha sido confirmado por el delegado del Gobierno, Pedro Blanco.

El crimen de Socorro Pérez

"Hay abiertas varias líneas de investigación", ha señalado al ser preguntado en concreto por el crimen sexual de Socorro Pérez. Una mujer de 43 años que fue violada y asesinada el 1 de mayo de 2015 en Orense. Aquel día, comió en casa de sus padres (como solía hacer), se fue a su domicilio, se echó una siesta y salió a correr. En el trayecto se topó con su asesino, que la agredió sexualmente y la mató de un golpe en la cabeza con una piedra.

Estuvo un mes desaparecida. Su cadáver no fue encontrado hasta el 6 de junio de ese mismo año -oculto entre la maleza y en avanzado estado de descomposición- por unos cazadores que, alertados por los cuervos, intuyeron una desgracia y acudieron al lugar. Socorro era una persona responsable, metódica y disciplinada. Su casa estaba perfectamente ordenada cuando se le perdió la pista. Y su familia siempre tuvo muy claro que no se había marchado voluntariamente.

¿La asesinó Roger?

Los investigadores siempre pensaron que los casos de Elisa Abruñedo y Socorro Pérez estaban conectados. Se trataba de dos crímenes sexuales, de mujeres de edades similares y en circunstancias prácticamente idénticas, a 200 kilómetros de distancia el uno del otro. Ambas fueron violadas y asesinadas en parajes boscosos. Y sus cuerpos fueron encontrados entre la maleza. Había demasiadas coincidencias.

roger-serafin-asesino-confeso-elisa-abrunedo-3-201023.jpg
Su afición a la caza podría situarle en la escena del crimen de Socorro Pérez.

Tanto es así que se ha investigado en varias ocasiones la posible relación entre los dos asesinatos. Pero los responsables de las pesquisas no encontraron ningún elemento de peso que conectara los dos crímenes. Sin embargo, ahora que sabemos quién es el responsable del primero (Roger se ha declarado culpable ante la Guardia Civil) encontramos aún más elementos coincidentes.

La pista de la caza

El cadáver de la orensana Socorro Pérez se encontró en una zona frecuentada por cazadores, y Roger lo es. La principal hipótesis de los investigadores es que el asesino no conocía a la víctima. Es decir, que pasaba por allí, se la encontró y vio la oportunidad de hacerlo sin ser visto. La eligió al azar.

Es perfectamente factible que el asesino confeso de Elisa se viese en esa situación -dos años después de cometer el crimen, creyéndose impune- y decidiera hacerlo otra vez. Durante toda una década, Roger ha estado haciendo una vida absolutamente normal. Es muy aficionado a la caza y en su perfil de Facebook solía publicar sus presas como trofeo. Llama la atención que lo hiciera el 7 de septiembre de 2013, tan sólo unos días después de violar y asesinar a la vecina de Lavandeira.

En el caso de Socorro no se halló ADN que permitiera identificar a su asesino como se ha hecho con el de Elisa Abruñedo. Pero quizás haya otros elementos relacionados con esta actividad que apasionaba a Roger que sí puedan ser clave para la investigación, dado que los agentes requisaron las escopetas y armas blancas que había en su vivienda durante el registro domiciliario.

Temas

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro