Menú

Rajoy ve "fuera de toda duda" la honradez de Mato tras forzar su salida

Propone la renovación de los órganos de los partidos cada cuatro años y que el Congreso controle los indultos. Muchas medidas ya se conocían.

101

"¡España no está corrompida! Tiene algunos corruptos que, afortunadamente, estamos sacando a la luz. El resto, está sano". El presidente reconoció que la corrupción se ha convertido en noticia cotidiana "de primera página", que es un problema "peligroso" y que hay que actuar contra él con determinación. Pero se afanó en rechazar que la lacra esté "generalizada" en las distintas estructuras del Estado: "me importa mucho la injusticia. No puedo aceptar que se extienda la sospecha de corrupción a todos los políticos".

rnrn

Ése era el mensaje que quería trasladar Mariano Rajoy en el pleno extraordinario sobre la corrupción que se vivió en el Congreso de los Diputados. Sin embargo, la forzada marcha de Ana Mato -presuntamente vinculada con el caso Gürtel- centraba el debate político. El escaño de la titular de Sanidad quedó vacío y él optó por no nombrarla en su discurso inicial. Lo más que dijo al principio sobre las tramas que afectan al PP es que "todo el mundo sabe que han aparecido corruptos en mi partido; personas que habían sido merecedoras de mi confianza o la de mi formación política". Y recordó: "he pedido perdón por ello".

rnrn

En privado, altos cargos del Ejecutivo trataban de defender que el caso de Mato es especial. "Es que no está imputada", se insistió, no sin recordar "el calvario" que para ella fue su matrimonio con Jesús Sepúlveda. Pero, pese a ello, al más alto nivel se consideraba que no había otra salida que fuera su marcha -era ella o el presidente-, decidida en la Moncloa a pocas horas del pleno.

rnrn

Ya en la réplica, y después de que prácticamente toda la oposición utilizara a Mato para azuzarle, Rajoy empezó haciendo una excepción en su máxima de no hablar "ni de listas, ni de nombres, ni de partidos políticos" -que después incumpliría también para atizar a Pedro Sánchez-. "Voy a mencionar un nombre", afirmó, para defender a su exministra con los mismos argumentos que la propia Mato le dio en la reunión en la Moncloa que precipitó su caída. No está imputada y el propio juez Ruz dice que ignoraba "la existencia de comisión delictiva". Rajoy se afanó por explicar la figura del partícipe a título lucrativo, y volvió a poner encima de la mesa: "queda fuera de toda duda" que el magistrado "ha considerado que no ha participado en delitos".

rnrn

"Si el presidente del Gobierno quiere ser justo tiene la obligación de citar al juez", concluyó este apartado. Rajoy no añadió nada más de quien ha sido su leal amiga en el partido y, después, en el Consejo de Ministros. Llevaba preparada la respuesta: "con lo que afirma Ruz basta", según su entorno, muy crítico con el magistrado y su manejo de los tiempos. Aunque, eso sí, también reconoció que "ha habido problemas serios" en el PP.

rnrn

La corrupción no es generalizada

rnrn

En su discurso, Rajoy intentó sacar pecho de lucha contra la corrupción. "Sé que si afloran hoy tantos casos es porque se están combatiendo y las instituciones funcionan", y de ahí que reiterara que puede entender la irritación ciudadana y su desconfianza pero "ni lo uno ni lo otro justifica que se generalice la culpabilidad". La mayoría de representantes, afirmó recibiendo el primer aplauso de su bancada, "son personas decentes".

rnrn

"Si se nos reclama, con razón, que acabemos con la parte enferma, es porque se trata de una parte, y una parte pequeña, en un todo que está sano. Estamos aquí para perseguir la corrupción real, y no al fantasma que construye la maledicencia, que éste, si tenemos éxito, se irá sólo", insistió el jefe del Gobierno. Añadir "a la corrupción el infundio" es peligroso porque daña al propio sistema, y fue entonces cuando se refirió sin citar expresamente al efecto Podemos : "a partir de ahí, no queda más que para los salva-patrias de las escobas, cuyo único programa político consiste en barrer, con las consecuencias por todos conocidas".

rnrn

Otra idea cardinal de la intervención de Rajoy es que no se parte de cero; que el Gobierno lleva desde el inicio de la legislatura trabajando, aunque no se le reconozca. Puso ejemplos: la reducción de subvenciones a partidos y fundaciones o la limitación de donaciones. "España ya no funciona como cuando llegamos al Gobierno. Hoy están suprimidas las cesantías, limitados los sueldos y las indemnizaciones, hoy es delito la simulación o el falseamiento de las cuentas públicas…", continuó a la defensiva.

rnrn

Las medidas del Gobierno

rnrn

En suma, "ni hemos permanecido impasibles ni hemos iniciado esta mañana la lucha contra la corrupción", en palabras del presidente, que se declaró molesto porque no se reconozca. "Hoy es ya más difícil corromperse en España que antes de que nos confiaran el Gobierno". Pero, pese a ello, hay que ir a más. Y de ahí que desgranara los proyectos ya anunciados con anterioridad: el de control económico financiero de los partidos, la ley reguladora del ejercicio del alto cargo de la administración general del Estado y las modificaciones de la ley de enjuiciamiento criminal, del régimen de las administraciones y los contratos del sector público.

rnrn

"Es preciso que ninguna decisión económica pueda tomarse a media luz. La vida pública y, en especial, el empleo del dinero de todos, debe hacerse en la plaza pública, a la vista de todos", defendió. Y pasó al detalle de las medidas, si bien la mayoría ya se habían esbozado. En todo caso, llamó la atención que Rajoy por fin hable de una mayor participación de los militantes "mediante congresos asambleas y otras formas de participación", que los estatutos de las formaciones vayan a incluir un procedimiento de expulsión o que en esos estatutos se incluya un plazo máximo de cuatro años para la renovación de sus órganos de dirección. Todo por ley.

rnrn

La suspensión de militancia se producirá en caso de que se abra juicio oral, por poner otro ejemplo. A los altos cargos se les vigilará mucho más y no podrán tener antecedentes penales por determinados delitos. Sobre los indultos, novedades: se hará partícipe al Congreso y comparecerá en pleno el ministro de Justicia. Además, habrá 100 nuevas plazas para jueces y fiscales y más recursos económicos.

rnrn

"Es una reforma ambiciosa", se defendió Rajoy. "No pretende salir al paso de escándalos coyunturales. No se conforma con adoptar un puñado de medidas aisladas", continuó para, a renglón seguido, proclamar que se modifica "nuestra estructura legislativa" añadiendo severidad contra los corruptos. Se buscará consenso pero, en caso de no encontrarlo, se actuará. La dureza con la que Alfonso Alonso (PP) reprendió a la muy crítica oposición deja bien claro que el margen es más bien ninguno.

rnrn

"Esta es la hora de poner a prueba esa voluntad de rectificación que tanto proclamamos cada vez que un nuevo escándalo sacude a la opinión pública", dijo a la Cámara el presidente. Pero, recalcó, "es preciso hacer algo de pedagogía social y política para no contribuir a que se extienda la impresión de que todo, absolutamente todo, está corrompido en nuestro país, en nuestra clase política y en nuestros servidores públicos". Rajoy prometió ser ejemplar para recuperar la confianza ciudadana, pero acabó recurriendo al y tú más pese a su resistencia inicial para contestar a Sánchez: su lucha contra la corrupción, le acusó, "tiene un límite muy claro en Despeñaperros".

rn

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation