Menú

El PSOE ya piensa en las elecciones: "Estamos preparados para pedir la confianza de la gente"

En un acto con alcaldes y concejales, Sánchez y Page han hablado abiertamente de la cita, cada vez más probable, del 10-N.

LD/Agencias
0
En un acto con alcaldes y concejales, Sánchez y Page han hablado abiertamente de la cita, cada vez más probable, del 10-N.
Pedro Sánchez, en un acto del PSOE en Toledo | EFE

El presidente del Gobierno en funciones y líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha exhibido este sábado desde Toledo el apoyo con el que cuenta dentro de su partido para enfrentarse a una repetición de las elecciones el 10 de noviembre después de que el Gobierno haya confirmado que un sí de Podemos no les es suficiente. En palabras de Isabel Celaá, sería un "rincón oscuro".

En una intervención ante centenares de alcaldes, concejales y representantes municipales del PSOE congregados en el Palacio El Greco, Sánchez ha cargado sobre la formación de Pablo Iglesias toda la responsabilidad de evitar la repetición de los comicios.

"Tenemos los votos (...), los escaños, el programa común progresista. Lo único que necesitamos, y es a lo que invito a Podemos, a que dé un paso al frente, desbloquee y tengamos una investidura para una legislatura progresista y gobierno progresista", ha reclamado.

Sánchez no sólo busca que Podemos le permita superar la investidura, sino que se comprometa a garantizar la estabilidad de su gobierno, de ahí que le haya ofrecido acordar un programa común con 370 medidas que, dicen los socialistas, están dispuestos a pactar, pese a que se lo han dado ya muy definido. Antes que conformar un Ejecutivo inestable que se vea abocado a convocar elecciones en seis meses o un año, la cúpula del PSOE traslada que es preferible repetir las elecciones ahora. Es decir: al PSOE no le basta el sí de Podemos sino que le exige su apoyo durante los cuatro años de legislatura.

Esta convicción, extendida en el seno del partido y que por tanto trasciende al entorno más próximo a Sánchez, se encargó de verbalizarla el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que ha agradecido a Sánchez no estar pensando en "mañana", sino en "pasado mañana".

"La gente hoy valora que no quieras ser presidente de cualquier manera y a cualquier precio", ha subrayado García-Page, que asegura que los socialistas no quieren repetir unas elecciones que ya ganaron ni dar "segundas oportunidades para la extrema derecha". "Lo que queremos es normalidad institucional y una agenda progresista" que el PSOE, ha dicho, está dispuesto a pactar con otros partidos.

Ahora bien, García-Page también ha dejado claro que el PSOE, aunque no quiera elecciones, "siempre está preparado si hay que pedir de nuevo la confianza de la gente". "Deseamos que mantengas esta seguridad. No investidura a cualquier precio", ha reiterado a Sánchez.

El líder del PSOE, que intervino después de García-Page, no tardó en recoger el guante lanzado por su compañero castellanomanchego. "Yo tengo envidia, no sé si sana, Emiliano, siempre se dice que la envidia nunca es sana, pero claro, os veo que después del 26 de mayo estáis gobernando con plenas capacidades y yo desde el 28 de abril...", ha señalado Sánchez, explotando el papel de víctima.

La culpa, de los otros

Para el jefe del Ejecutivo, la "clave" del bloqueo político que está impidiendo la formación de un nuevo Gobierno y que hace hablar del "riesgo cierto" de que haya nuevas elecciones el 10 de noviembre es que los partidos no han asumido "su responsabilidad ni su resultado electoral" salvo el PSOE, que admite "compartir programa" con otras fuerzas políticas.

De la derecha, ha lamentado que se niegue a una "abstención técnica", limitada a permitir a Sánchez superar la investidura y formar gobierno. De la derecha, ha reconocido, ya "no espera nada", pues siempre que está en la oposición aplica el principio del exministro Cristóbal Montoro, que dijo aquello de "que caiga España, que ya la levantaremos nosotros". Pero también ha responsabilizado del bloqueo a Podemos, por insistir en la fórmula de la coalición, bajo el argumento de que no se fía del PSOE.

Para desmontar ese argumento de los morados, Sánchez ha recordado que algunas medidas de su Gobierno como la subida a 900 euros del Salario Mínimo Interprofesional, la reversión de los recortes educativos, o las medidas de lucha contra la violencia doméstica se consiguieron con el "apoyo" de Unidas Podemos, lo que les ha agradecido.

Y si esa cooperación fue posible sumando juntos 151 escaños antes del 28 de abril, les ha pedido que imaginen lo que podrían hacer los próximos cuatro años ahora que representan 166 asientos de la Cámara Baja. "¿Qué justifica que estemos bloqueados?", se ha preguntado ante un auditorio compuesto por 800 cargos públicos y orgánicos socialistas.

Sánchez también ha señalado a Podemos que la distancia que hoy les separa del PSOE es mucho mayor que antes del 28 de abril: 81 escaños de diferencia frente a los 13 de la legislatura pasada. Por lo que ha urgido a los de Pablo Iglesias a asumir sus "resultados" electorales y ponerse "a trabajar ya".

El dirigente socialista ha enumerado algunas de las urgencias sociales del país, como el impulso de la atención a las personas dependientes, la derogación de los aspectos más lesivos de la reforma laboral, la financiación de la política de igualdad o la aprobación de una nueva ley educativa y de la regulación de la eutanasia, entre otras.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation