Menú

Madrid

Ayuso se planta y vuelve a enfurecer a la izquierda: "Están a un paso de acusarnos de genocidio y no lo voy a tolerar"

La presidenta retomó la polémica cuatro días después ante un auditorio que guardó un escrupuloso silencio.

La presidenta retomó la polémica cuatro días después ante un auditorio que guardó un escrupuloso silencio.
Isabel Díaz Ayuso este lunes durante el desayuno de 'Nueva Economía Forum'. | CAM

Isabel Díaz Ayuso abandonó el pleno del pasado jueves y, después de asistir a una inauguración, puso rumbo a Galicia para apoyar al candidato popular, Alfonso Rueda, en la recta final de la campaña en Galicia. Tras de sí dejó abierta una agria polémica a cuenta de sus palabras sobre lo ocurrido con las residencias de ancianos durante la pandemia.

"Mucha gente mayor cuando iba a los hospitales también fallecía porque cuando una persona mayor está gravemente enferma con el Covid, con la carga viral que había entonces, no se salvaba en ningún sitio (…)", afirmó la presidenta en un momento de su intervención en la Asamblea. A partir de entonces se inicia una brutal campaña contra ella en la que participan activamente destacados dirigentes socialistas y miembros del Gobierno de Pedro Sánchez, como Pilar Alegría o Mónica García.

En ese momento la jefa del Ejecutivo regional se encuentra ya en Vigo y muchos de sus consejeros intervienen públicamente para tratar de atajar la situación así que ya este lunes, durante su participación en un desayuno informativo de Nueva Economía Forum, Ayuso no quiso obviar lo ocurrido la pasada semana.

"Creo que es sabido que no rehúyo los debates y mucho más cuando lo que se está diciendo estos días es un insulto a la verdad y para tantas personas afectadas, para médicos, para geriatras, para enfermeras, policías, bomberos, funcionarios, incluso miembros de mi propio gobierno que trabajaron durante la pandemia hasta la extenuación en las condiciones más paupérrimas imaginables", comenzó diciendo en medio de un silencio sepulcral.

"Sí -afirmó tajante-, hablo de ese debate que la izquierda ha abierto sobre los fallecidos en las residencias de mayores durante la pandemia, solo en Madrid por el hecho de haber perdido 19 veces en los tribunales, la última vez la semana pasada", continuó. Para Ayuso, "la izquierda judicializa la política y cuando pierde ante el juez se echa al monte".

"La izquierda y el Gobierno de Sánchez comenzaron por no reconocer el esfuerzo que se hizo en Madrid, tampoco por actuar después de meses de alerta sanitaria internacional; después, nos acusaron de negligencia, extremo que están negando todos los jueces y hoy, en esa carrera hacia la excentricidad, están a un paso de acusarnos de genocidio", afirmó. "Y no lo voy a tolerar". El silencio en el Hotel Ritz de Madrid era en esos momentos atronador.

Ayuso volvió a reafirmarse en lo dicho el jueves durante la sesión de control. "En Madrid se hizo lo imposible para salvar cada una de las vidas de los mayores quienes, como en todas partes, fallecieron en las residencias, en domicilios y hospitales. El traslado de los enfermos no garantizaba la supervivencia, como demuestran las cifras". Algo que también apuntó, por cierto, la Audiencia Provincial, en su auto de la pasada semana: "No consta que una derivación hubiera dado lugar a un resultado distinto pues, como se ha señalado, los hospitales se encontraban colapsados y posiblemente su atención era más adecuada en los servicios médicos de las residencias en las que se encontraban".

Además, la presidenta negó la mayor: no fue una decisión política sino médica: "Los traslados, que fueron por miles, eran decididos por médicos y por geriatras y no por políticos como se está diciendo. Mienten". "He llegado a oír que nuestros mayores fallecieron acompañados en los hospitales y abandonados en las residencias", algo que dejó caer, por ejemplo, el delgado del Gobierno, Francisco Martín, "o que se elegía entre dejar vivir o morir, según el volumen de sus carteras". Para Ayuso, "no se puede caer más bajo". "Eso es un insulto a las personas fallecidas, a sus familiares y a los profesionales que cuidaron de ellos".

La presidenta se dirigió a su antigua rival, Mónica García, a quien acusó de tener una "rabieta política" por perder en las urnas contra ella y huir después de la Asamblea. "Y la actuación del resto de la izquierda pasa por lo mismo: los madrileños nos dieron casi tres veces más escaños que a cualquiera de ellos y no lo soportan". "La izquierda no abre este debate pensando que se pudieron evitar las muertes, ellos eran además los responsables en las residencias y no hicieron nada. Ni siquiera nos dejaron comprar mascarillas durante las primeras semanas, ni cerraron Barajas, ni nos preguntaron cómo ayudar ni nos tendieron la mano. Estaban muy ocupados boicoteando hospitales y que las farmacias no pudieran dispensar test o mascarillas de calidad. La izquierda abre este debate porque es inhumana, no tiene corazón y es excéntrica", lanzó.

La izquierda y Vox en su contra

Minutos después todos los grupos en la Asamblea contestaron durante la rueda de prensa posterior a la Junta de Portavoces. Desde Vox a Más Madrid mantuvieron una postura similar con matices solo en las formas. "Creemos que la transparencia es algo necesario, en la Comunidad de Madrid cada vez brilla más por su ausencia, y a nosotros eso nos parece mal", señaló Íñigo Henríquez de Luna que instó al Gobierno madrileño a sacar a luz las actas que la Policía Municipal redactó sobre las residencias. "Si no tiene nada que ocultar, no tiene nada que temer a que todas las informaciones de lo que pasó en pandemia salgan a la luz", lanzó.

"Niego la mayor, que nosotros queramos atacar a la presidenta de la Comunidad. Oiga no, nosotros lo que hacemos es nuestro trabajo, que es fiscalizar lo que hace el Gobierno autonómico", dijo por su parte el socialista que avanzó que pedirán información a la Puerta del Sol sobre el incendio de este fin de semana en una residencia en la que fallecieron tres personas y que, al parecer, pudo tener su origen en un cargador de móvil defectuoso. "Vamos a seguir exigiendo que se sepa la verdad y que se sepa la verdad es que se conozcan estas actas", afirmó Juan Lobato. "Fiscalización, control, denuncia sobre lo que no ha hecho Ayuso y la opacidad con la quiere ocultar la verdad de lo que pasó y, además, alternativa sobre cómo debemos que debe gestionarse el modelo de residencias".

Por último, la portavoz de Más Madrid, quien se molestó mucho por que la presidenta dijera que están a un paso de acusarles de genocidio. "Yo no sé qué se va a inventar la señora Ayuso para seguir frivolizando con 7.291 muertes", se quejó Manuela Bergerot para acto seguido añadir que "nosotras sí creemos que es responsable política de lo ocurrido en las residencias".

Temas

En España

    0
    comentarios