Menú

Chávez alerta con "un baño de sangre" en Honduras y arremete contra EEUU

En su acostumbrada injerencia en países de Latinoamérica, Hugo Chávez ha alertado de que en Honduras "está a punto de ocurrir un baño de sangre" por la reacción "popular" a la salida de Zelaya. Aprovechó para criticar a EEUU por "blandengue" y acusó al país, no a Obama, de apoyar a Micheletti.

0

La respuesta del "Gobierno de Estados Unidos han sido blandengue... ¡defínete: eres molusco o eres calamar!", manifestó Chávez, durante su programa de radio y televisión nocturno "Aló Presidente teórico".

Este mismo jueves, el depuesto presidente Zelaya dijo en Panamá que la respuesta condenatoria del golpe militar en su contra por parte del presidente estadounidense, Barak Obama, había sido incluso más enérgica que la de Chávez, al defender al mandatario venezolano de las acusaciones de supuesta injerencia en Honduras. "El presidente Obama se pronunció con más energía que el presidente Chávez", aseguró Zelaya al ser preguntado por la prensa sobre la polémica en torno a las actuaciones del gobernante venezolano frente a la crisis hondureña.

Respecto a la situación en las calles de Honduras, Chávez vaticinó un "baño de sangre" con el argumento de que "a estas alturas" las autoridades de ese país "no van a poder frenar al pueblo", que, sostuvo, defiende el retorno de Zelaya. A su juicio, se trata de una "lucha de clases" entre "el pueblo pobre y los ricos", por lo que calificó de "vergonzoso" que los soldados hondureños, que vienen del "pueblo pobre" hayan dejado a un lado su "patriotismo" y apoyen a la "oligarquía" que asumió el poder.

Olvidando sus últimas actuaciones en otros países de Latinoamérica, Chávez dijo que le gustaría hacer más en Honduras pero que deben respetar su "soberanía" y "estamos obligados a respetarla" ya que "no somos un gobierno intervencionista".

El mandatario venezolano añadió que el Gobierno "revolucionario" que lidera desde hace una década, lo mismo que el resto de la región y la Organización de Estados Americanos (OEA) están "haciendo todo" lo posible para "lograr evitar un baño de sangre en Honduras". "Pero está allí (el supuesto baño de sangre), está a punto de ocurrir, que Dios no lo quiera", declaró. "Quisiera hacer más" para ayudar a la restitución de Zelaya como gobernante legítimo de Honduras, dijo Chávez, pero aclaró que su Gobierno "no es intervencionista". "Está de por medio la soberanía de aquel país, que estamos obligados a respetarla", sostuvo.

Roberto Micheletti, designado por el Parlamento hondureño como nuevo presidente del país, ha acusado al gobernante venezolano de ser el responsable de la crisis que vive la nación centroamericana debido a su "clara y definida intervención" en el Ejecutivo del depuesto Zelaya.

Al insistir en la solicitud de los gobiernos del continente en que Zelaya debe ser restituido en el cargo, Chávez repudió el plan de Micheletti de un posible adelanto de las elecciones generales, previstas en noviembre próximo, como vía para solventar la crisis que vive el país. "La estrategia es enfriar esto hasta noviembre y lavarse la cara con elecciones (...) en ese escenario nosotros tampoco reconoceríamos un Gobierno surgido de unas elecciones montadas sobre un golpe de Estado. ¡No se puede reconocer tampoco!", expresó Chávez.

En Internacional

    0
    comentarios
    Acceda a los 20 comentarios guardados

    Servicios