Menú

Zapatero antepone la deuda española a los derechos humanos

China es uno de los principales compradores de deuda pública española y eso parece pesar más en el gobierno de Zapatero que la defensa de los Derechos Humanos. El presidente no va a pedir expresamente la liberación del Nobel chino Liu Xiaobo como si han hecho su admirado Obama y Sarkozy, entre otros.

ld/agencias
0

Zapatero gusta mucho de presentarse como el mayor defensor de la paz, los derechos humanos y las causas benéficas. Una impostura que ya había quedado en evidencia con su apoyo decidido a regímenes como el de Chávez o la dictadura de los Castro.

Ahora con la concesión del Nobel de la paz al disidente chino Liu Xiaobo la hipocresía de Zapatero es más visible que nunca. El Gobierno se ha limitado a felicitar al premiado y en un escueto comunicado dice defender su "libertad de expresión". Pero evita pedir expresamente su liberación como sí han hecho EEUU, el propio Obama en persona y Reino Unido, Alemania, y Francia, a título individual. Sin embargo, como es habitual, la UE se ha mostrado mucho más tibia y el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso no ha querido importunar al socio chino, y elude pedir la liberación de Liu Xiaobo. Moncloa, en su raquítico comunicado, se adhiere al posicionamiento de Barroso.

China es el segundo comprador de deuda española y uno de los principales socios económicos de la UE. El Gobierno chino advirtió de que las relaciones de Pekín con Noruega y con el Comité del Premio Nobel sufrirán las consecuencias, y poco después convocó al embajador noruego en Pekín para expresarle su descontento. El ministro noruego de Asuntos Exteriores, Jonas Gahr Støre, tuvo que salir al paso de las amenazas de China al asegurar que "hay una clara línea entre un comité independiente y el Gobierno noruego. Deben entender que así funciona nuestra sociedad". Asimismo, las autoridades chinas detuvieron a una veintena de disidentes que celebraban la concesión del prestigioso galardón a Liu Xiaobo.

La esposa del disidente galardonado, la poetisa Liu Xia, en arresto domiciliario, pidió a la comunidad internacional que aproveche esta oportunidad para presionar por la liberación de su marido, que cumple una condena de 11 años de cárcel. Liu Xiaobo es "una piedra en el zapato" del Gobierno de Pekín, afirmó en Madrid el también Premio Nobel de la Paz y ex presidente de Costa Rica, Óscar Arias, al comentar la furiosa reacción china.

En contraste con la reacción de Pekín, gobiernos, instituciones internacionales y organizaciones pro derechos humanos expresaron su satisfacción por la concesión del premio al disidente chino.

El presidente de EEUU, Barack Obama, reclamó a China que ponga en libertad a Liu Xiaobo, a quien calificó de "portavoz elocuente y valeroso en favor de los valores universales". Obama, quien recibió el Nobel de la Paz en 2009, indicó que cuando aceptó el galardón advirtió de que "muchos otros que lo han recibido han sacrificado muchas más cosas que yo. Esta lista ahora incluye al señor Liu, quien ha sacrificado su libertad por sus creencias".

La Alta Comisionada de Derechos Humanos de Naciones Unidas, Navi Pillay, subrayó que la concesión del Nobel a Liu Xiaobo es un reconocimiento a la labor de los defensores de los derechos humanos en China.

"Liu Xibao es un prominente defensor de los derechos humanos. Saludo el reconocimiento del rol importantísimo que juegan en China los defensores de los derechos humanos", señaló Pillay.

El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, felicitó a Liu Xiaobo y afirmó que el premio "es un fuerte mensaje de apoyo para todos aquellos que están luchando por la libertad y por los derechos humanos en el mundo, a veces con un gran sacrificio personal".

Por su parte, el ministro francés de Asuntos Exteriores, Bernard Kouchner, aprovechó para reiterar la petición de puesta en libertad y subrayó que "Francia, como la Unión Europea, ha expresado su preocupación desde su detención".

El Gobierno alemán también felicitó a Liu Xiaobo, a quien considera un "gran defensor de los derechos humanos en su país" y "un hombre valiente que lleva adelante una lucha pacífica".

El escritor peruano, Mario Vargas Llosa, quien el jueves recibió el Nobel de Literatura, calificó de "magnifica noticia" la concesión del premio a Liu Xiaobo y manifestó que "muchas veces se olvida" que China "sigue siendo una dictadura y bastante monolítica en lo que se refiere a la política".

En Internacional

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 3 comentarios guardados

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco